El duro camino de Lorena Meritano antes de Pasión de Gavilanes

Llegar al papel de la desquiciada Dinora Rosales en la exitosa novela le costó a la argentina, más allá de las puertas que pudo abrirle su atractivo físico

Por:
octubre 06, 2020
El duro camino de Lorena Meritano antes de Pasión de Gavilanes

Lorena Meritano desde siempre ha cautivado a quienes la miran. Así lo hizo desde sus primeros años de vida. Sus atributos físicos de 1.80 metros de estatura, el contraste entre el azul de sus ojos, el rojo de su cabellera y sus facciones que van de lo fuerte a lo delicado en un mismo rostro, le ayudaron a llamar la atención en su natal Concordia, Argentina, desde que tenía 15 años. Un par de empresarios la descubrieron como modelo y la trasladaron a Buenos Aires. Las pasarelas la llevaron hasta el otro lado del mar, a Italia en dónde realizó campañas publicitarias siendo la más solicitada por agencias y fotógrafos.

No obstante. de aquellos tiempos no quedaron sino anécdotas como el régimen de pescado y limón para rebajar las libras que por simple contextura tiene o cuando otra modelo se lanzó arañarle la cara. Quien pudo haber sido otra Valeria Mazza prefirió retomar la vida con la disciplina aprendida en el pequeño pueblo de Concordia. Se lanzó con un  programa de televisión dónde hacía de productora, editora, directora, presentadora y cuánto  fuera necesario. Sus años de modelaje le dejaron una fobia a la capital argentina que a la hora de graduarse prefirió viajar a México, antes de buscar suerte en Buenos Aires.

Al D.F. llegó con un book en la mano y 600 dólares. Aquellos días en suelo azteca no fueron fáciles, recién bajada del avión tuvo que dormir en una oficina de un conocido para ahorrarse los costos de hotel. Afortunadamente para la joven Lorena otro amigo fotógrafo argentino la llevó a las agencias de modelaje en la capital mexicana y –como era de esperarse- no pasó desapercibida. Luego recorrió todo el país manito uniformada como promotora de una cerveza en las carreras de Fórmula 2 hasta que un día se entera de un casting para entrar a estudiar becada en el CEA de Televisa, escuela por excelencia de las grandes estrellas del gigante mexicano. Hace la fila, pasa el casting y en 1993 encarna a la villana de la telenovela Prisionera de Amor.

Lejos de estar orgullosa de su debut, quisiera comprar las copias originales del dramatizado para mandarlas a recoger de cualquier pantalla y quemarlas definitivamente porque según cuenta la propia Meritano, el resultado de su actuación fue desastroso. Aun así ese fue el primer papel de una carrera que se extendería por diversos países de Latinoamérica hasta Miami. A nuestro país llegó en 2001 por causa de EcoModa, aquél intento por extender el éxito de Betty la fea en el cual se necesitaba una mexicana para poder comercializar el proyecto en dicho mercado, y por su habilidad para dominar los acentos, la argentina fue la elegida.

Durante aquellos primeros años en nuestro país sobresalen La Lectora -trabajo que actoralmente considera como el mejor que ha hecho-, la desquiciada Dinora Rosales en Pasión de Gavilanes, personaje por el que aún se le recuerda en muchos países y el matrimonio con el productor colombiano Juan Maldonado, así como también la dura experiencia de un aborto involuntario que padeció por aquél entonces. Contrario a lo que la gente creía, luego del éxito de Pasión de Gavilanes a la argentina no le llovían ofertas y los nueve meses sin trabajo sumados a la crisis matrimonial fueron las razones que la llevaron a aceptar estar en La Isla de los Famosos de RCN a cambio de un sueldo mensual como si fuera una telenovela. “Sirvió mucho para despejar mi mente porque cuando el ser humano tiene hambre no puede pensar en nada más”.

Aunque no respondería a la violencia con violencia, es una mujer de carácter fuerte y cuando de hacerse respetar se trata nunca ha tenido problema en poner a quien corresponda en su lugar. Era usuaria activa de twitter mucho antes de ser diagnosticada con cáncer y desde entonces respondía cada mensaje que le enviaban. Es adicta a los libros y por las mismas redes sociales fue que en 2011 organizó un encuentro en el parque El Virrey el cual buscaba intercambiar libros por abrazos, junto a sus compañeros de grabación en Chepe Fortuna.

A Lorena Meritano le molesta terriblemente la mentira y la doble moral por eso no ha tenido problema en posar para diferentes revistas dejando muy poco a la imaginación, ni en escribir una columna para la revista SoHo reconociendo que ha realizado más fantasías sexuales que todas las que han podido realizar sus compañeras de colegio en su natal Concordia. Igualmente es enfática en que respeta la diversidad sexual y la libertad de pensamiento de cada quien. Actualmente los colombianos la pueden ver nuevamente en Pasión de Gavilanes representando a la malvada Dínora Rosales, una villana que hace de todo por enamorar a Juan Reyes. 17 años después de aquella novela, cuando la argentina está a punto de cumplir 50, Lorena Meritano se abraza a la vida. Sabe que está en su mejor momento.

-.
0
24301
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Los colombianos están felices con el machismo y la homofobia de Pasión de Gavilanes

Los colombianos están felices con el machismo y la homofobia de Pasión de Gavilanes

El final de Rafael Orozco no destronó el raiting de Pasión de Gavilanes

El final de Rafael Orozco no destronó el raiting de Pasión de Gavilanes

¿Qué fue de Zharick León después de Pasión de Gavilanes?

¿Qué fue de Zharick León después de Pasión de Gavilanes?

Pasión de gavilanes gana en la guerra de los refritos

Pasión de gavilanes gana en la guerra de los refritos