El día en que Iván Lalinde perdió lo que más quería

En el 2010 su mejor amiga Lina Marulanda se suicidó. Aún no la olvida y honra su memoria todo el tiempo, sobre todo ahora que reemplazará a Jota Mario

Por:
Septiembre 11, 2018
El día en que Iván Lalinde perdió lo que más quería

El 22 de abril del 2010 en la tarde Lina Marulanda saltó del sexto piso del Antiguo Country Club en el Norte de Bogotá. Entre los más afectados estuvo Iván Lalinde. Beatriz Cuartas, la mamá de la presentadora, dijo pocas horas después de su suicidio: “Lina no tuvo apoyo de nadie. Ahora todos se quieren dar el título o la fama, como lo quieran llamar, sabiendo que ella no tenía amigos. El único amigo que ella tuvo fue Iván Lalinde. Pero de resto no tenía amigos, era la persona más sola del mundo”. A Lalinde todos los periodistas quisieron buscarlo en ese momento, preguntarle por detalles escabrosas de las posibles razones que habrían impulsado a tomar la decisión a Lina. Ella estaba separándose del empresario barranquillero Carlos Oñate, un amor de adolescencia que le ayudó a levantarse del primer divorcio que había sufrido con Felipe Chacón. Ni siquiera la llamada de Julio Sánchez Cristo en ese momento le hizo aflojar una sola palabra sobre Marielita, el nombre con el que llamaba a su mejor amiga.

A Lina la conoció un 25 de diciembre del 2003. En esa época Lalinde tenía 29 años y recién había llegado de Medellín. Graduado de comunicación social de la UPB, nunca le interesaron las secciones de farándula así su hermana María Teresa Lalinde, hubiera sido en la década del setenta una preciosa modelo dedicada a mostrar sus curvas hornadas en un Caribú. No, a él le gustaba era la fotografía. Duraba buena parte del día dentro del Cuarto Oscuro. Soñaba con ser un fotógrafo de la National Geographic pero otras puertas le abriría su destino.

Era el menor de diez hermanos. Sus papás ya tenían más de cuarenta años cuando lo tuvieron. En el barrio Laureles se crió, jugó a la lleva, tuvo su primer laboratorio fotográfico y fue moldeando un carácter de niño curioso que le servía para preguntarle a los amigos de sus hermanas mayores todo lo referente a su vida. “Ese niño va a ser como reportero”, le decían, y el vaticinio se cumplió a pesar de que ya tenía pequeños tesoros con los que quería coronarse como fotógrafo. Tenía pinta y carisma y en Teleantioquia consiguió sus primeros programas.

A Bogotá llegó a los 24 años, cuando recién se estaban afianzando los dos canales privados. Llegó a RCN, al noticiero, pero algunas decisiones que él juzgó amarillista, lo hicieron renunciar y recaer en Caracol, el lugar a donde fue su casa durante casi veinte años. Allí tuvo la libertad para hacer mucho más de lo que le pedían pedir por su cara bonita. En ese canal pudo darse el lujo de crear programas tan exitosos como Jack el despertador.

En Caracol conoció a su amiga Lina Marulanda. Era el 25 de diciembre del 2003. Llegó a Cali para cubrir la Feria de Cali de ese año. Lina era presentadora del Noticiero y tenía fama de malgeniada, de arisca, pero se cayeron bien, se amaron. Su amistad fue el último bálsamo que tuvo ella en los meses críticos, en los días en los que la depresión se la tragó como un monstruo.

A partir de ese día Lalinde hizo de su vida un continuo homenaje a su amada Marielita. En la franja de la tarde, con su presentación en El precio es correcto, se convirtió en el amor platónico de cientos de miles de señoras que suspiraban por ese paisa cuarentón.

En el 2016 dejó Caracol tras 12 años allí y se pasó a Canal 1 en su nuevo formato. Regresaría a RCN ya convertido en un monstruo de la Televisión. Es el nuevo director creativo de RCN y tuvo que escucharle la amargura a Jota Mario Valencia expresándole su renuncia al programa Muy buenos días. Sin saberlo Lalinde se convertiría en su reemplazo en El Desayuno, el programa que empezó repuntando. La honra se la da a Dios… y a Lina por supuesto.

Publicidad
0
44857
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La mala hora de Iván Lalinde

La mala hora de Iván Lalinde