El desprecio de Martha Lucía Ramírez por las sicólogas colombianas

“No puede ser que, mientras en el mundo civilizado se busca darle importancia y cubrimiento a la salud mental, la vicepresidenta dice que hay demasiadas sicólogas en Colombia”

Por: Miguel Rengifo
febrero 14, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El desprecio de Martha Lucía Ramírez por las sicólogas colombianas

El prejuicio del vicepresidente Martha Lucía Ramírez hacia las sicólogas de este país es parecido al que puede sentir una señora ignorante de ochenta años en un lugar bien apartado de Chocó. Para ellas un sicólogo no cura las enfermedades mentales simple y llanamente porque para ellos eso no existe, la depresión, que provoca miles de suicidios en Colombia, sólo son ganas de joder, embelecos de niñas malcriadas. Incluso pensará aún que no existe esquizofrénicos sino poseídos por el demonio que no necesitan de la ciencia sino de la religión, de un exorcista que les expulse los demonios.

Es que la declaración que acaba de hacer en Medellín es escalofriante: “Tenemos demasiadas psicólogas, sociólogas, carreras que no les sirven para tener mejores ingresos, entonces queremos ver como involucramos a un porcentaje de niñas del departamento (de Antioquia), para entrar a estas carreras y vamos a promoverlas hacia las áreas del conocimiento donde el desarrollo profesional va ser más importante como su ingreso económico”, no voy a referirme a lo machista y clasista que puede sonar el “niñas” en esta señora de nariz respingda sino a lo desprotegidas que pueden sentirse los sicólogos de este país. En vez de estar intensificando, ampliando la cobertura de profesionales de la salud en el territorio, la señora Ramírez les baja el pulgar, también a las sociólogos,  sólo porque son profesiones que no dan plata. Tenaz la tecnocracia de una funcionaria como ella desprovista de cualquier tipo de humanidad. Para ella, como para este gobierno, las humanidades deberían ser extirpadas del pensum. Claro, un ingeniero recién egresado estaría muy ocupado buscando el empleo que lo volvería millonario y no estaría pensando que este es un maldito estado opresor. Al cerrar estas facultades se le quita un peso de encima al orden establecido.

Si fuera por ella mejor acabarían con literatos, marihuaneros mechudos que no hacen nada productivo y también los antropólogos. Ese es el espíritu del uribismo, desmontar la inteligencia, acabarla y convertir a todos los estudiantes colombianos en eficientes busca fortunas, emprendedores países echados para adelante que significa llevarse por delante al que se les atraviese.

Una vergüenza absoluta lo que pasó en Medellín y un llamado de atención a las estudiantes de sicología –además qué rabia y qué ignorancia creer que esta carrera solo es estudiada por mujeres- tienen que largarse de acá mientras esté el uribismo. El humanismo en la religión que inventó Uribe es una herejía tan terrible como puede ser la sociología.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
42600

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
“Uribe nos quiere mantener como corcho en remolino”: Humberto De La Calle

“Uribe nos quiere mantener como corcho en remolino”: Humberto De La Calle

Uribe se anticipa rabiosamente a posible fallo de la Corte Constitucional sobre JEP

Uribe se anticipa rabiosamente a posible fallo de la Corte Constitucional sobre JEP

Cinco minutos y una maleta

El museo más visitado de Colombia que quedaba en una zona roja de Medellín

El museo más visitado de Colombia que quedaba en una zona roja de Medellín