El comunismo es el verdugo de los pobres

"Para la muestra, todos los padecimientos que cualquier persona haya tenido o vaya a tener como consecuencia del coronavirus tienen la impronta de China"

Por: Ariel Peña González
mayo 21, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El comunismo es el verdugo de los pobres
Foto: María Fernanda Padilla Quevedo

No solo la COVID-19 trae consecuencias catastróficas en la salubridad con millones de contagiados y cientos de miles de muertos, sino que en el aspecto social y económico va a aumentar significativamente la pobreza en el planeta, por la pérdida de más de 300 millones de empleos según la OIT (Organización Internacional del Trabajo). A lo anterior hay que sumarle la miseria absoluta a la que llegará gran parte de la población mundial, con lo que el porcentaje de hambrientos subirá en grado superlativo.

Toda esta calamidad, sin paragón en la historia de la humanidad, es responsabilidad única del partido comunista chino, cuya doctrina se fundamenta en el marxismo, que indiscutiblemente es el verdugo de los pobres. Así mismo, el dolor que un colombiano o colombiana tenga por culpa del coronavirus, al igual que cualquier ser humano en las diferentes partes de la tierra, es culpa de este.

De ahí que en las aflicciones que los habitantes en los diferentes países sufren por la plaga que nos está atacando —ya sea desde el punto de vista de salud, económico, cultural, deporte, estructura, esparcimiento, educación, trabajo, vivienda, etcétera— hay que mirar al generador de la calamidad, que, como ya dije, es el partido comunista chino. Este ocultó la información sobre el virus en su origen,  condenando toda la humanidad a una gran tribulación.

Así bien, a la deuda que tiene el comunismo —que desde su aparición con los sofismas del señor Karl Marx ha hecho apología a la violencia y al envilecimiento de las masas como condición sine qua non para que sus camarillas totalitarias conquisten el poder político o lo defiendan donde lo tienen (por eso es la organización que mayor número de genocidios ha cometido en la historia)— hay que sumarle la actual crisis y las que vengan derivadas.

Con eso claro, no se puede olvidar que, cuando sus élites han llegado a dirigir los destinos de una nación, el marxismo ha sido la mayor factoría de miseria. Además, ahora para completar la faena, esa doctrina diabólica le da como yapa a mujeres y hombres en la tierra la COVID-19. Esto para acabarlos de empobrecer y degradar, ya que el comunismo totalitario considera a las personas como simples objetos para buscar satisfacer las pasiones desenfrenadas y enfermizas que tienen sus dirigentes, a quienes no les importa si les toca gobernar sobre las cenizas (siendo los principales ejecutores de las desgracias y sufrimientos de la humanidad, como lo observamos en la actualidad).

Por los artificios comunistas acerca del coronavirus se olvida la génesis del mal, contando con los llamados grandes medios de comunicación, que en Colombia casi nunca hacen referencia a la incumbencia de China, país en donde se originó y propagó la plaga, como si con ello se pudiera paliar la peste. Acá hay que subrayar que decir la verdad sobre el tema sirve para concientizarnos de la situación tan dramática por la que atraviesa el planeta. Y no, eso no es pánico, pues hay un régimen responsable que en sana lógica tiene que indemnizar a las víctimas donde estén. De verdad, ya no se puede seguir aguantando a una doctrina criminal, como el marxismo, que en su aplicación práctica comete toda clases de fechorías ofendiendo a la especie humana.

Para cerrar, no olviden que todos los padecimientos que cualquier persona en el planeta haya tenido o vaya a tener como consecuencia del coronavirus tienen la impronta del partido comunista chino, ya que esa organización sigue los dogmas del marxismo-leninismo, que mediante sus enseñanzas desprecia la vida. En este caso, a los responsables no les importa que en la actual situación millones de personas puedan morir por cuenta suya, ya que lo que les interesa es el poder no sujeto a ley alguna, como lo dijo el sátrapa ruso Vladimir Ilich Lenin, por lo que indudablemente el comunismo es el verdugo de los pobres.

Adenda. El pasado 6 de abril, el papa Francisco dijo: “Defender al pobre no es ser comunista, es el centro del evangelio”. Frente a esas expresiones, hay que reafirmar que el comunismo nunca ha defendido a los pobres, por el contrario, lo que ha hecho es utilizarlos para hacer efectivos sus torvos fines burocráticos; por lo que desde el punto de vista cristiano se debe citar a la Biblia en el libro de Génesis 3:15, en donde Dios pone enemistad entre la serpiente que simboliza lo diabólico de la maldad y la mujer.

Con eso claor, hay que decir que el cristianismo debe de estar en las antípodas del marxismo, pues le ha causado de manera luciferina mucho daño a los seres humanos, así como lo estamos viendo con la COVID-19, convirtiéndose el comunismo en el verdugo de los pobres, que son los que más sufren con la pandemia.

-.
0
2003
Empresas europeas compradoras de un carbón manchado de sangre del Cesar

Empresas europeas compradoras de un carbón manchado de sangre del Cesar

Ser partera en el Parque Nacional: la difícil tarea de una emberá en Bogotá

Ser partera en el Parque Nacional: la difícil tarea de una emberá en Bogotá

Diego Trujillo: el actor que no se conformó con su minuto de fama en Los Reyes de RCN

Diego Trujillo: el actor que no se conformó con su minuto de fama en Los Reyes de RCN

El empresario venezolano que ha hecho de Harina P.A.N. un emporio en Colombia

El empresario venezolano que ha hecho de Harina P.A.N. un emporio en Colombia

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus