El coco, el fin de Iván y el caudillo

Una mirada a tres de los grandes temas que mueven al país en estos convulsos días

Por: Joan Ríos Quintero
abril 28, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
El coco, el fin de Iván y el caudillo

Acá confluyen tres cosas: la reforma tributaria, lo que se ve que viene para el presidente y la candidatura del delfín original (Tomás Uribe) a la presidencia.

1. La reforma tributaria, o como la llamen a través de eufemismos, a grandes rasgos es un coco gigante; pero no un coco creado con la finalidad de hacernos sufrir por sus consecuencias, sino por sus aparentes implicaciones. Es decir, lo pintan malvado, lleno de excesos, atropellador, etcétera, pero en realidad puede ser un sofisma que busca distraer de la realidad actual del gobierno y su muy pobre gestión. Todo esto con la finalidad de pensar en el corto plazo y no en el presidente actual, sino en el próximo. Una de las tan bien llamadas "jugaditas", que permita al victimario jugarse un papel audaz y peliculero de víctima. Ser arte y parte a la vez. Con algo tan nefasto en juego, solo de apariencia se defiende lo que va en contra de lo racional. La reforma tributaria no va a pasar y no por el tema del paro nacional (al cual apoyo); pero considero que es una forma de exacerbar los ánimos.

2. Aunque a Iván Duque le falten 466 en el poder, su fin político está cerca (tan cerca como el centro democrático quiera) y tan cerca como a los de los medios les convenga. El final del mandato de Iván Duque va a ser buscando amigos, con muchos enemigos y con su propio partido en contra. La razón: con él a la cabeza se logró establecer el límite al que puede llegar la sociedad colombiana (de descaro por parte de sus dirigentes, de maña, de mal manejo, de inconsciencia social, de retroceso, etcétera). Y más temprano que tarde le pasarán la cuenta de cobro: un abandono en masa, porque "él se desligó de los ideales del partido", un paria, un apátrida, que a diferencia de como pasó con Santos, no va a ser por voluntad propia, sino por su propia culpa. A Duque solo le quedará su familia para apoyarlo y uno que otro que no lea o no esté informado. Pero será a él a quien se le dedique la debacle del país y poco se hablará de que Álvaro Uribe lo vendió como el salvador del país, porque él lo domó, lo pulió y le hizo campaña. Iván pagará con creces todo lo que pasó en su gobierno. Una carga de tristeza acompañará su vida, pero, de esto estoy seguro, él sabía que eso podía pasar y estuvo de acuerdo.

3. Poco a poco se muestra que Tomás Uribe tiene intenciones de ser presidente (el papá le va a pasar la finca Colombia al hijo). En su primera entrevista dice que no, que él no será candidato (tonto no es para decir de una que sí; puesto que credenciales para el cargo no tiene); con esta renuncia anticipada se buscará que sea la gente, los dolientes de su partido político (es militante del CD) sean quienes lo convenzan y logren sacarle el ánimo para tan importante batalla. Por iniciativa propia no va a ser (y casi estoy seguro de que así será). Él será el salvador de Colombia, él será quien logre sacarnos del atolladero en el que el rebelde y desconectado Duque nos metió, él sí es más joven, más conocido y no tocará pintarle canas porque no se duda de su linaje, es el primogénito del Ubérrimo que viene cabalgando una yegua blanca, de paso, agitando la bandera de la libertad que tanto necesita este país que si no endereza el rumbo será como Venezuela. ¿Quién mejor que la copia sacada del original? Nadie. Porque ese no va a necesitar un curso intensivo de uribismo, lo vive. Él es el elegido real y con esto se cierra el ciclo.

Se crea algo tan imposible de vender (reforma tributaria), que toca abandonar al presidente y dejarlo a su suerte (porque perdió el norte del partido al que representa), este mismo partido, angustiado, acongojado, sin opciones, recurre a su líder único; quien mira en una repisita de su oficina una foto de su primogénito y recuerda con cariño esa primera vez en la que le demostró que era inteligente, con sus ocurrencias de niño logró darle solución a un problema complejo y de a poco recuerda su seguidilla de triunfos, como siendo un jovencito recién graduado logró hacer una fortuna a punta de manillitas, como logró sacar adelante un emprendimiento de zonas francas, otro de reciclajes y otro de unos humildes centros comerciales de apenas 100.000'000.000. ¡Ese es, ese es el llamado, el ungido, el esperado! Ese será quién enfrente en carne propia a la oposición.

Puede que este escrito parezca ciencia ficción o un cuentico, pero puede tener más cosas de real de lo que uno se imagina.

-.
0
2200
El sueño frustrado de Germán Vargas Lleras

El sueño frustrado de Germán Vargas Lleras

Un narco colombiano y un presidente paraguayo, los sospechosos del asesinato del fiscal Marcelo Pecci

Un narco colombiano y un presidente paraguayo, los sospechosos del asesinato del fiscal Marcelo Pecci

Estaba invicto y me pringaron de Covid

Estaba invicto y me pringaron de Covid

Enfrentarse a un papá militar: la valentía de Carlos Vargas, el más macho de la T.V

Enfrentarse a un papá militar: la valentía de Carlos Vargas, el más macho de la T.V

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus