Opinión

El Cerrejón y la retórica de la Andi

El gobierno no ha querido obligar a Cerrejón a sentarse a negociar, la empresa simplemente calla y huye de la negociación, haciendo caso omiso de los manuales de la Andi

Por:
octubre 13, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El Cerrejón y la retórica de la Andi
El comportamiento de Cerrejón durante esta huelga está dejando muy mal parados a los empresarios  

Cómo es posible que después de 44 días de huelga la empresa Cerrejón S.A. parezca no tener el más mínimo interés en lograr un acuerdo para resolver su conflicto con Sintracarbón. Mientras esta organización sindical hace propuestas razonables y viables, la empresa se niega radicalmente a dialogar. Es evidente, que quién en este momento está afectando de manera grave las finanzas públicas, al pueblo guajiro y a los trabajadores es la administración de Cerrejón que actúa con toda arrogancia, irresponsabilidad y frialdad.

La empresa juega al desgaste del sindicato, pero no le está funcionando pues este conflicto laboral se está convirtiendo en un movimiento cívico de toda la Guajira en apoyo de sus trabajadores y de las comunidades víctimas de la mina con las que esa empresa también dejó de dialogar para la implementación de medidas ordenadas por la Corte Constitucional.

Este año la empresa ha estado sentada en dos procesos de negociación, que suman ya más de 100 días de conversaciones, sin proponer una fórmula de acuerdo, lo que demuestra que su intención es no negociar. En medio, y en un evidente acto de provocación, Cerrejón busca imponer de manera inconsulta, sin conversaciones previas como lo establece la doctrina de la OIT y la jurisprudencia de la Corte Constitucional, un cambio de turnos de trabajo, que con razón los trabajadores han denominado “el turno de la muerte”. Un modelo de jornadas laborales que reduciría drásticamente la seguridad, la vida, la salud, el espacio familiar, los ingresos y, sobre todo, en tiempos en que más necesitamos empleo, cerca de 1200 puestos de trabajo.

El Estado, a través del gobierno, no le ha hecho cumplir la Constitución al Cerrejón. Pues si bien es cierto en Colombia se garantiza la libertad de empresa y la propiedad privada, la misma debe tener una función social (Art. 333 de la CN) y las empresas deben darles participación a los trabajadores en su gestión (Art. 57). Es la “democratización” de la empresa que tanto se resisten a legitimar y a aceptar los empresarios del país, a quien este gobierno prorrico les obedece en todo y les protege su indolencia hacia los trabajadores. En concreto, el gobierno no ha querido obligar a Cerrejón a sentarse a negociar como lo ordenan los artículos 55 y 56 de la Constitución. Lo que deja claro que el Cerrejón y otras grandes empresas operan en Colombia con su propia constitución y su propia ley. Y mientras que nuestra carta superior, la jurisprudencia y las recomendaciones internacionales de la OIT conminan al diálogo de buena fe, aun durante la huelga, la empresa simplemente calla y huye de la negociación.

________________________________________________________________________________

Alberto Echavarría Saldarriaga, vicepresidente de la Andi, dice que “nunca se debe perder de vista que la finalidad de la huelga debe ser la de solucionar las diferencias entre las partes”

________________________________________________________________________________

Recientemente la Andi, el más reconocido sindicato de empresarios en el país, y el gremio que históricamente ha representado la voz de los empleadores colombianos ante la OIT, emitió su segundo “Manual sobre relaciones laborales colectivas” dedicado a la huelga. Creo que hay mensajes allí, que la administración de Cerrejón no ha querido leer y que, viniendo de la voz legitimada de los empleadores colombianos ante el mundo, valdría la pena aplicarlos en este conflicto. En la presentación de este trabajo, por ejemplo, Alberto Echavarría Saldarriaga, vicepresidente de la Andi, dice que “nunca se debe perder de vista que la finalidad de la huelga debe ser la de solucionar las diferencias entre las partes.” Y esto es lo que siempre han manifestado los trabajadores de Sintracarbón, su interés de negociar, de conciliar, aun cuando la empresa fue la que provocó el conflicto al imponer un tema, en el marco de la negociación, que no era parte del pliego de peticiones, y que terminó convirtiéndose en el punto central del diferendo laboral.

En el primer Manual de Relaciones Laborales Colectivas dedicado a la negociación colectiva, el presidente de la Andi, Bruce Mac Master, ya había dicho que: “El diálogo es la mejor y quizás la única forma de construir un escenario propicio para el trabajo decente...”

Pues bien, ni diálogo, ni nada es lo que está imperando en el conflicto colectivo en Cerrejón, pero tampoco en las relaciones laborales y en la vida política del país. Clara demostración de que las publicaciones de la Andi son pura retórica destinada a sus colegas empresarios en los organismos internacionales y a los anaqueles de las bibliotecas. El Cerrejón los está haciendo quedar muy mal al mostrar la realidad.

Ahora, ante la legítima huelga que adelantan con valentía los trabajadores sindicalizados de Sintracarbón, necesitamos expresiones concretas de solidaridad nacional e internacional. Llamados masivos al gobierno y a la empresa para solucionar la huelga. Boicots, ciberhuelgas y todas esas expresiones que ya nos empiezan a enseñar los trabajadores españoles, franceses, norteamericanos, canadienses y de otras partes del mundo que se resisten a pensar que la huelga es un asunto de arqueología jurídica, pues al fin y al cabo como lo advierte el maestro argentino Cesar Árese en su última obra, lo que se busca con la huelga es un acuerdo, sin “importar en definitiva si los medios van mutando conforme los tiempos”.

Es bueno que la administración de Cerrejón revise los manuales de la Andi, que dicen inspirar la visión de los empleadores del país ante el mundo. El comportamiento de esta empresa durante esta huelga está dejando muy mal parados a los empresarios y así lo vamos a seguir denunciando, así al Dr. Echeverria no le guste que vayamos a decirlo en los organismos internacionales.

 

Ratifico mi solidaridad con esta huelga y esperamos que pronto podamos celebrar un acuerdo.

 

El comportamiento de Cerrejón durante esta huelga está dejando muy mal parados a los empresarios

 

 

 

-.
0
1102
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Ligia Stella Chaves, viceministra del Trabajo: un caballo de Troya

Ligia Stella Chaves, viceministra del Trabajo: un caballo de Troya

La causa que nos une

La causa que nos une

Crecen los líos éticos en la cúpula de Ecopetrol

Crecen los líos éticos en la cúpula de Ecopetrol

El “Cuento de Navidad” en el Congreso

El “Cuento de Navidad” en el Congreso

¿Tenemos ministro del Trabajo?

¿Tenemos ministro del Trabajo?

La explotación laboral en las tiendas de “precios justos”

La explotación laboral en las tiendas de “precios justos”

El arribismo en el trabajo

El arribismo en el trabajo

La valla

La valla