El Catatumbo bajo el terror de Caracho, el reemplazo de Megateo

Un grupo de 150 hombres que trafican con el logo de la guerrilla del EPL sigue mandando en la zona selvática en la frontera venezolana

Por:
mayo 08, 2016
El Catatumbo bajo el terror de Caracho, el reemplazo de Megateo

Después de que un bombardeo lo despedazara a finales del año pasado y le quitara sus siete vidas, el Catatumbo entero se quedó sin dueño. Megateo, quien controlaba los municipios de Hacarí, La Playa de Belén, Ocaña, Ábrego, Convención, San Calixto y El Tarra, también iba por Teorama, Sardinata, El Carmen, Tibú y el Zulia: ninguna hoja se movería en esos 6.250 kilómetros de selva que unen a Colombia con Venezuela. Ese afán por controlarlo todo le dio demasiada notoriedad. El ejército iba por él. Primero fue un francotirador el que lo hirió, luego caería, desde el cielo, el misil que lo borró. La gente se acostumbró tanto a su presencia que afirman, cimentando aún más su leyenda, que pagó 1.500 millones de dólares para que lo dieran por muerto y así poder caminar tranquilo en alguna calle europea. Ni siquiera el hallazgo de su cadáver ha logrado callar los rumores que expanden los campesinos de la zona.

David León, jefe máximo del EPL, un ejército de 150 hombres que hace rato abandonaron sus ideales guerrilleros para convertirse en un cártel que tiene presencia solamente en Norte de Santander, meditó durante dos semanas antes de escoger un reemplazo para su hombre fuerte. La responsabilidad caería en Jader Navarro Barbosa, alias Caracho, un hombre nacido en San Pablo, vereda del municipio de Teorama, quien fue reclutado por esta guerrilla a los 20 años. Durante 15 años estuvo al lado de su líder Megateo y supo establecer un fortín en el municipio de San Calixto desde donde ordenaba la distribución de toneladas de cocaína y armas, ordenaba asesinatos, ataques a la fuerza pública y cobro de extorsiones.

A estas labores, ahora, Caracho suma las de contactar a los narcos con los que hacía los negocios Megateo pero no ha sido nada fácil reemplazar el carisma arrollador de un hombre que era considerado un Robin Hood, sobre todo por las dádivas que le entregaba a los que negociaban con él. Es por eso que después de su muerte los carteles de la droga ya no quieren la cocaína del EPL. Al parecer sus bodegas están rebosantes de polvo blanco y ni siquiera bajando su precio en un 30 por ciento han podido salir de ella. La plata, que circulaba a manos llenas cuando Megateo estaba vivo, ahora empieza a escasear.

La fórmula que tiene Caracho para hacer olvidar al bandolero asesinado es la del terror. Apoyado en alias”Pácora” y “Grillo”, sus dos hombres de confianza, están elaborando un plan de atentados y ataques contra el ejército y la policía que repercutirá directamente contra la población civil. Ya están apareciendo los primeros panfletos de la ofensiva en municipios como Tibú y Sardinata. Incluso se están empezando a encontrar personas asesinadas entre los matorrales que tendrían que ver con el afianzamiento de Caracho en la zona.

Una de las cosas que tenían en contra las autoridades para apresarlo era que no sabían cómo era su aspecto. Ahora le pusieron rostro a este fantasma: tienen una foto actualizada, aunque un poco borrosa, de su rostro. La foto la pasó un informante que, al parecer, camina al lado del guerrillero por la selva.

Caracho tiene dos problemas: mientras intenta ganarse la confianza de los narcos y afianzar las rutas de droga que heredó de Megateo, tiene que estar mirando todo el tiempo detrás de su hombro para comprobar que el ejército y la policía no le sigan el rastro.

-.
0
7596
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La sustitución de cultivos que proponen los campesinos del Catatumbo

La sustitución de cultivos que proponen los campesinos del Catatumbo

Los duros de la guerra se ponen de acuerdo sobre el conflicto

Los duros de la guerra se ponen de acuerdo sobre el conflicto

"Los grupos armados son la policía en la frontera" Informe HRW

Nota Ciudadana
‘No es justo comparar al Catatumbo con el Bronx’

‘No es justo comparar al Catatumbo con el Bronx’