Opinión

El Carnaval en las galerías de arte

Noticias de la otra orilla

Por:
Febrero 13, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

La primera gran exposición con tema de Carnaval que podamos recordar en la historia artística de Barranquilla, en décadas más o menos recientes, fue la del maestro Ángel Loochkartt, organizada a finales de los años 70, en el Salón Gastón Abello de la Cámara de Comercio de Barranquilla.

No dudo en calificar esa muestra como un evento plástico aún no superado. No dudo que hubiera habido alguna otra, o varias, en años anteriores. Seguramente sí.  Sabemos que Orlando Rivera “Figurita” y Alfonso Melo, pintores vinculados al mítico Grupo de Barranquilla, trabajaron temas del carnaval. Y no podríamos olvidar que Figurita era diseñador de disfraces y constructor de carrozas e ilustrador del tema para revistas y periódicos de la época; y que su propia muerte lo encontró disfrazado de Tulipán Negro, al caerse de una carroza que él mismo diseñó para una Batalla de Flores.

Portada de Alejandro Obregón inspirada en su cuadro La cumbia

Portada de Alejandro Obregón inspirada en su cuadro La cumbia

Pero de acuerdo a datos que me aporta nuestro amigo, el investigador Álvaro Suescún, Alejandro Obregón fue el primero en hacer una muestra individual con tema de Carnaval en la Biblioteca Departamental en Barranquilla, en el año de 1946. Este hecho se documenta en un ejemplar de la Revista Estampa, de Bogotá, que le dedica la portada a una de las obras de esta muestra, con una nota del periodista Bernardo Restrepo Maya.

Pero creo que lo que sí es indiscutible es que esos Congos del gran maestro barranquillero Angel Loochkartt, también vinculado al mismo grupo por algunas fuentes, son un referente principalísimo en la historia de la iconografía del carnaval. Además de que es la primera muestra que viaja a exhibirse en Bogotá y luego se expone en dos o tres galerías importantes en otros lugares del mundo.

Ángel Loochkartt, Congos pasando la juma

Ángel Loochkartt, Congos pasando la juma

En años posteriores, en la misma década de los 80, no hubo exposiciones importantes con esa temática y de ese nivel, pero se recuerdan, por ejemplo, casos como los del acuarelista Fernando Gómez en Cien años de Soledad; una exposición en la Galería Lincoln del Colombo Americano con los hermanos Loaiza, Gustavo Quintero e Inginio Caro. De este último, dice Suescún, es una obra emblemática del Carnaval como motivo artístico, que consiste en su versión del Dios Momo encarnado en un Niño Jesús disfrazado de Congo.

Se cuenta de un hermoso trabajo de Álvaro Barrios destinado a ser afiche de carnaval, pero que nunca se imprimió.

Un capítulo importante de esta iconografía del carnaval, a la que intentamos acercarnos la escribe el viejo Foto Club de la Alianza Colombo Francesa, integrado por numerosos fotógrafos de la ciudad que impulsaron la fotografía, y que ayudaron a desarrollar una preocupación iconográfica importante, especialmente con la intención de hacer una memoria cultural del carnaval. Y de esa memoria, de ese acervo de fotografías del carnaval y de sus personajes, empezaron a hacerse varias muchas exposiciones en esos años y en los siguientes.

Creo que ese fenómeno despertó de algún modo la necesidad y la intención en los artistas plásticos, especialmente en los pintores, de asumir el universo del carnaval, no como un motivo ni como una anécdota, sino como un lenguaje. Y ha sido así cómo a finales de esa década, y en todos los años posteriores, hasta la actualidad, se ha operado una verdadera eclosión de pintores y fotógrafos y diseñadores consagrados al tema del carnaval, o bien le han dado a ese tema parte importante de su interés creativo.

Los resultados no son siempre felices en términos artísticos, pero hay casos y cosas ciertamente respetables, cuando no extraordinarias. De todas formas el carnaval junta nombres de cultores de muy diversas generaciones, tendencias y facturas. A maestros como Obregón, Loochkartt, Melo y Figurita, se suman el maestro de la fotografía Enrique García, y a ellos se han  unido artistas, pintores y fotógrafos, como Rosario Heins, Inginio Caro, Eduardo Celis, Nithto Cecilio, Fernando Mercado, Juan Camilo Segura, Pedro Blanco, Flor María Bouhou, Carlos Thomen, Benedicto Arenas, Edgar Francisco, Yamil Cure, Jorge Martínez, Luis Alberto Rincón, Fabiana Flores, Haroldo Varela, entre otros muchos que son casi legión.

Pero el caso de Nithto Cecilio, vale la pena comentarlo. Su versatilidad para tratar el tema del carnaval es ciertamente asombrosa, desde los más disímiles formatos a las más diversas técnicas. Al óleo  sobre lienzo convencional, se suma el acrílico sobre distintos soportes. Y el dibujo puro y simple sobre papel. O cosas como aquel monumental relieve  escultórico elaborado en estructura metálica y cera patinada. La serie de toritos en metal y plata sobre granito natural. Y una verdadera joya de orfebrería: un congo en plata y oro con aplicaciones en piedras preciosas, expresiones que constituyen sin duda ademanes que sobrepasan el hecho estético mismo para ponernos a pensar en un mundo de posibilidades plásticas insospechadas, también relacionadas con el universo del Carnaval  nuestro.

A todos ellos se suman ahora, entre otros muchos, nuevos nombres como los de Arlington Suárez, César Rodríguez, Vinel González, Cristian Ríos y Carlos Benitez Romo, que también han empezado a ganar los espacios que sus obras reclaman.

-Publicidad-
0
658
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Miguel Iriarte Diazgranados

Esculturas en bronce de Jorge Correa

Esculturas en bronce de Jorge Correa

Las hojas de vida de Fernando Mercado

Las hojas de vida de Fernando Mercado

Deidades de la música vallenata

Deidades de la música vallenata