El capitulo más triste en la vida de Carolina Ramírez, la reina del Flow

En su adolescencia, mientras quería ser bailarina del ballet de París, sufrió de anorexia. La actuación la salvo y ahora domina el Rating del país

Por:
Julio 19, 2018
El capitulo más triste en la vida de Carolina Ramírez, la reina del Flow

Creyó que iba a ser bailarina. Aunque nació más pequeña de la normal y con una mata de pelo inusual, Carolina Ramírez, acostumbrada desde niña al ejercicio, pronto se convirtió en una adolescente delgada. Venía de una familia de deportistas. Su papá, el habilidoso Hernando “Melo” Ramírez, formó parte del Deportivo Cali de 1977, dirigido por Carlos Salvador Bilardo, subcampeón de la Copa Libertadores. Siempre estuvo rodeada de primos y, como un animal salvaje y tierno a la vez se divertía trepándose las copas de los árboles más altos.

Obsesiva por ser parte del Ballet de la Ópera de París llegó a tener problemas de salud por perseguir su sueño. Quería cuidar su cuerpo. Era obsesiva con el tema. Creía que si se mantenía delgada podía ejecutar mejor sus pasos. Intentaba, a punta de trabajo, lograr lo imposible: parecerse a una de las largas y elegantes bailarinas parisinas. Para lograrlo escogió un método muy duro, drástico.Cada vez que comía su mamá empezó a darse cuenta que Carolina iba para el baño. Vomitaba todo lo que tragaba. A los trece años una siquiatra de Cali le diagnosticó anorexia nerviosa.

Le tuvieron que bajarle a la exigencia. Carolina tuvo que mentalizarse en otra cosa y esto sería la actuación. A los 15 años empezó a abandonar su sueño. Se tranquilizó, su salud mejoró y toda su energía la empezó a volcar en la actuación. Para eso tenía todo el talento del mundo. Ya no volvió a hacer dietas tan radicales y el triunfo absoluto lo obtendría protagonizando La hija del mariachi hace ya una década. Después vendría su éxito más sonado, La Pola, que la terminaría de consagrar.

Por esa época, 2010, Carolina vivió su momento más dulce. En plena presentación de los Premios India Catalina de ese año, La reina del flow conoció al argentino Mariano Bacaleinik. A diferencia de otras parejas suyas como Jimmy Vasquez, Mariano no pertenecía al gremio actoral. Él no sabía muy bien quien era ella cuando en la noche que se conocieron una turba de sus admiradores los hicieron poner en estampida en unas cuantas cuadras en la Heróica. Esa noche bailaron tres vallenatos y fueron felices. Desde esa época están juntos hasta el punto de que Mariano ya dejó sus negocios en el su país y se instaló en Bogotá junto a la caleña.

Ahora Carolina sigue reinventándose. Después de no pasarla demasiado bien en el cine, en donde debutó con la película Ciudad delirio demostrando sus dotes para el baile, tuvo un parate de varios años hasta que reapareció con todo en La reina del Flow, la novela sensación del momento, la única que ha logrado superar en los últimos cinco años los 15 puntos de rating. Ella sigue siendo igual, hermosa y fresca, inmune a los halagos que la persiguen sin parar. El éxito para una diva como Carolina Ramírez es algo natura. Por eso todo el país se rinde a los pies de la Reina del Flow

 

 

-Publicidad-
0
15479
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Santrich en relax. Video

Santrich en relax. Video

El hombre detrás de la mejor hamburguesa de Bogotá abre su cocina

El hombre detrás de la mejor hamburguesa de Bogotá abre su cocina

El chamán Saúl nos limpió del reggetón y todas las malas energías

El chamán Saúl nos limpió del reggetón y todas las malas energías

La última oportunidad para ver el milagro de Caifanes

La última oportunidad para ver el milagro de Caifanes