El Aquelarre, en La Candelaría, otro de los restaurantes damnificados por la pandemia

Laura Rubiano y Gregorio Fandiño, sus propietarios, seguirán dando la batalla desde sus fogones y a domicilio  

Por: Ricardo Rondón Chamorro
mayo 07, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El Aquelarre, en La Candelaría, otro de los restaurantes damnificados por la pandemia

Cuando apenas se asomaba la sombra siniestra del coronavirus en Colombia y la alcaldesa Claudia López programó el simulacro de cuarentena para Bogotá, los esposos Gregorio Fandiño y Laura Rubiano, propietarios de El Aquelarre Restaurante-Bar, en La Candelaria, Bogotá, intuyeron que la situación, para todos, se iba a complicar.

Decretada la cuarentena, Laura y Gregorio, atónitos ante la encrucijada pero con el espíritu de emprendimiento y resiliencia que los ha caracterizado, no se dejaron amilanar por el desastre económico que hoy tiene al borde de la quiebra a decenas de gestores y empresarios de los sectores de gastronomía, bares y entretenimiento.

Laura, santandereana de arraigo y tradición, con más de veinte años de experiencia en cocina y coctelería —fundadora con su señora madre Amparo Cediel del restaurante bar El Gato Gris, en la Plaza del Chorro de Quevedo, y del restaurante La Bruja, en el Convento de Las Clarisas, que tiempo después inspiró El Aquelarre—, sabe de las duras y las maduras de estos negocios, y con mayor razón en estos tiempos críticos de pandemia.

En consecuencia, Gregorio visualizó que la situación al límite que tiene reventados a los restauranteros va para largo. Ante la cruda realidad, con su cónyuge definieron que no les queda otra alternativa que entregar en cualquier momento la vieja casona de La Candelaria donde hace tres años funciona El Aquelarre, un proyecto de vida al que le apostaron capital, esfuerzos y desvelos a granel.

“No podemos sostenerla: $8.000.000 de arriendo, servicios, nómina y mantenimiento es para nosotros un despropósito en este momento. Por lo pronto, y hasta que Dios quiera todo vuelva a la normalidad, no sabemos cuándo, lo único que necesitamos es una cocina y una guarnición de mensajeros para despachar domicilios, con cobertura en toda la ciudad. No nos podemos quedar con los brazos cruzados”, puntualiza Fandiño.

A su vez, Laura Rubiano, que heredó de su abuela el carácter, la tenacidad y el liderazgo de su abuela Mariela Gómez, abanderada en su época de la mejor comida típica santandereana con su icónico restaurante Almuerzos donde Chela, en Bucaramanga, pone de manifiesto que el retorno de la vida social en Bogotá no será de la noche a la mañana, y que de las 150 y 200 personas (la mayoría extranjeros) que solían atender a diario, de jueves a domingo, en El Aquelarre, con su exquisita carta de cocina de autor, exóticos cócteles y música en vivo, ahora toma un nuevo rumbo, con la misma línea gastronómica y de bar, pero a domicilio.

El Aquelarre —agrega Rubiano— seguirá funcionando de puertas para dentro en lo que concierne a fogones, atentos al llamado de nuestros clientes, y de todos los que podamos multiplicar de aquí en adelante, para brindarles en sus hogares la atención que se merecen, con los protocolos de bioseguridad requeridos, y un personal calificado, confiable y profesional, capacitado por nuestra marca. Desde la oficina, Gregorio, mi esposo, que es el ideario inagotable en asuntos de marketing, logística, publicidad y control operativo, seguirá marcando la pauta para sacar adelante este nuevo proyecto”.

Y manos a la obra, con su equipo de colaboradores, Laura y Gregorio se dieron a la tarea de diseñar y promover dichas estrategias, con tarifas coherentes en tiempos de economía emergente, agregado a unos atractivos kits de coctelería, de fácil preparación en casa.

En este desafío a contracorriente, Laura y Gregorio se la están jugando  por salvar del naufragio su marca, que con tanto amor, esfuerzos y años de trabajo, consolidaron. Y entre lágrimas de dolor, entusiasmo y esperanza, están dando la batalla.

Para la celebración del Día de la Madre, el próximo domingo 10 de mayo, El Aquelarre anuncia un exquisito menú para compartir en familia, incluido el kit de mixturas de exótica y revolucionaria coctelería.

Ejemplos inspiradores como el de Laura y Gregorio, merecen la consideración y el reconocimiento ante esta inesperada vuelta de tuerca que tiene en vilo a la humanidad.

* Pedidos a domicilio: 3115681685 y 7455965. Cobertura en toda la ciudad.

-.
0
500
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus