Educación ambiental, un asunto relegado

“Enseñar para la vida consiste en formar seres humanos comprometidos con su entorno y la mejor manera es empezar desde los más pequeños”

Por: Camilo Andrés Polo Herázo
Enero 12, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Educación ambiental, un asunto relegado

La conformación de la tierra es una amalgama de sistemas que interactúan con un aparente caos pero con una armonía general que hacen de ella el lugar donde vivimos y somos lo que hoy hemos forjado desde los inicios de la historia. La tierra siendo nuestro hogar debe ser escuchada y entendida cuando manifiesta los males que le estamos causando, hoy lo que se creía un fenómeno lejano y borroso para muchos gobiernos y para el mas despistado de los ciudadanos como es el cambio climático, es la prioridad en la mayoría de los países, pero primero afectará a los países más pobres y expuestos a las circunstancias de la naturaleza, porque son ellos quienes no tienen el musculo financiero para implementar políticas preventivas y también para sobrellevar los fenómenos naturales.

Para hacer ver la magnitud de lo que estamos hablando, debemos entender el problema y conocer nuestra situación como país ecuatorial. Para ello el periódico El Tiempo publicó un estudio hecho por la comisión sobre Polución y Salud de la revista The Lancet. Este informe deja ver que la contaminación causa pérdidas en la productividad y en consecuencia reduce el PIB de los países hasta un 2%. Continúa diciendo que en Colombia la contaminación ambiental generó gastos por 35,2 billones de pesos, equivalentes al 4,1% del PIB del 2015. Esta cifra es cercana al presupuesto de la educación en este año, es decir gastamos más en solventar las consecuencias de una mala política ambiental que en educar a una generación para que sea consciente del peligro y aprenda a valorar su entorno, porque es allí donde el ser humano puede actuar y pensar de mejor manera.

Con este panorama nada alentador en uno de los países con una gran biodiversidad es contradictorio y lamentable el estado en que están por ejemplo muchos de nuestros ríos, hoy somos el segundo país que más libera mercurio al ambiente. ¡Dato aterrador! El compromiso del Estado debe ser integral para ofrecerles un mejor futuro a generaciones futuras, hacerse el de la vista gorda como lo hace el presidente Donald Trump es un error inadmisible. Enseñar para la vida consiste en formar seres humanos comprometidos con su entorno y la mejor manera es empezar desde los más pequeños.

Teniendo en cuenta lo anterior es obligatorio preguntarse: ¿cómo enseñar a niños y jóvenes la importancia de la educación ambiental, y como hacer de ella un factor determinante en la sociedad? El Ministerio de Educación Nacional (MEN) mediante el Decreto 1743 de 1994 hizo un adelanto importante para hacer obligatoria la educación ambiental. Las leyes cumplen su función cuando lo dictado allí es palpable en la transformación de la sociedad, porque es ella la beneficiaria si sus integrantes se comportan de acuerdo a los retos pide el momento, no está demás decir que la educación es un sector tan importante que se requiere evolucionar constantemente para no quedar rezagados.

Enseñar a los más pequeños según Rousseau viene ser algo así como reescribir la historia de la humanidad, y concluye en que, “si se cierran las puertas al vicio y el error, el corazón del humano será bueno por naturaleza”; recordemos que Rousseau es partidario de una educación negativa, es decir una educación que no proporciona virtudes, pero previene vicios y preserva del error. Si bien se está enseñando desde muy pequeños la educación ambiental, debe haber un compromiso de toda la comunidad educativa (Docentes, Padres, directivos, gobierno y sociedad) para que los niños sean conscientes de la realidad en que nos encontramos, comenzando desde tareas y eventos sencillos que los niños puedan asimilar.

La mejor manera de que los niños puedan comprender la importancia de la educación ambiental es entender en qué etapa de formación se encuentran, por eso la teoría sociocultural de Vygotsky sería una buena base para comenzar. Esta teoría concibe el aprendizaje como una construcción colectiva de estudiantes, docente y ambiente. Por eso las salidas de campo, las lecturas colectivas y los trabajos en equipo son métodos didácticos que incentivan la participación activa de los estudiantes, además hacen del tema de estudio un proceso enriquecedor en cuanto a participaciones y lluvias de ideas que se ocurrirán a los estudiantes a medida que aprenden al ritmo de las orientaciones que hace el docente.

Otro documento importante es la Política Nacional de Educación Ambiental SINA, como logro de esta política son los Proyectos Ambientales Escolares (PRAES) quienes dieron origen a los grupos ecológicos, el servicio obligatorio para grados superiores y bachilleratos técnicos en agropecuaria, todos ellos trabajando en coordinación con los Proyectos Ciudadanos  de Educación Ambiental (PROCEDA) con el objetivo de ser partícipes en problemáticas sociales. Esta idea de sacar a los colegios del recinto y participar en la comunidad es un requisito no del gobierno sino de la sociedad, porque los estudiantes con su entusiasmo por trabajar serán ejemplo y veedores de su buena implementación.

Los aportes no se quedan solo allí, por ejemplo la política con los grupos étnicos es un avance para su reconocimiento como pueblos ancestrales, aunque en otros aspectos como la financiación  y la seguridad es una tarea pendiente, el primero por que priorizan otros sectores y el segundo porque atravesamos un época compleja. Otro aporte fue la organización de entidades regionales y corporaciones de Desarrollo Sostenible para impulsar el manejo integral de residuos sólidos y aprovechamientos de recursos naturales, todo esto dirigido por el SINA. Todos estos aportes hacen de que la política ambiental una prioridad en los centros educativos. ¿Qué hacer? Insistir para cada alumno apropie cada uno de los elementos que harán de ellos buenos ciudadanos.

Colombia posee una posición geográfica estratégica y la palabra vanguardia e innovación es una necesidad de la academia porque debe priorizar el cambio de pensamiento y de actuar en las personas para mejorar la calidad de vida. La tarea recae en los profesores y el tema debe ser abordado transversalmente con valores de responsabilidad y trabajo en equipo para cultivar hábitos ambientales positivos. Soy consiente en que para progresar hay que innovar, por eso la política educativa debe reevaluar los avances alcanzados durante los últimos años y fomentar la investigación para hacer de la naturaleza un sector que jalone la economía del siglo XXI.

Bibliografía:

Carlos Fernández y Ronny Suarez. La contaminación le cuesta a Colombia el 4,1% del PIB. Periódico EL TIEMPO. 22 octubre 2017.

Decreto 1743 de 1994. Ministerio de Educación Nacional. Bogotá.

Juan Gossaín. Colombia: subcampeón mundial en el mercurio de la minería ilegal. Periódico EL TIEMPO. 9 Mayo 2017.

Política Nacional de Educación Ambiental SINA. Ministerio del Medio Ambiente y Ministerio de Educación Nacional. Bogotá. 2002.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
579

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus