Economía social y solidaria: Empresa-Estado-Academia

Dados los pobres indicadores socioeconómicos del país, este es un enfoque desde el discurso heterodoxo de la economía que puede contribuir a cambiar el panorama

Por: DUSTIN TAHISIN GÓMEZ RODRÍGUEZ
diciembre 09, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Economía social y solidaria: Empresa-Estado-Academia
Foto: Pixabay

Según el Índice Global de Innovación del año 2019, el Estado colombiano ocupó el puesto 67 entre 126 países. De igual manera, en promedio y tomando datos del Banco Mundial como de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), el país solo invirtió en los últimos años en investigación en relación con el PIB, el 0,29%, lo cual está muy por debajo de los países que conforman la OCDE (2,35%) y América Latina (0,73%). Si lo vemos desde la relación Estado, academia y empresa (el orden de los factores no altera el resultado en promedio), mientras que el aparato productivo de EE. UU. invierte en promedio en investigación 2.5 dólares por cada dólar del Estado, Japón y Corea 4.4 Colombia ni siquiera llega a un dólar, generado asimetrías fuertes entre el mercado interno y el externo sin olvidar los precarios niveles de competitividad del país.

De la misma forma, si se toman los resultados antes de la pandemia, donde el país ya exhibía desempleo mayor a dos dígitos, coeficientes de Gini mayores a 0.8 en concentración de la tierra, se refleja aún más la necesidad de buscar otras formas de entender la distribución, administración y producción de bienes y servicios. En virtud de la necesidad de utilizar otros derroteros, dados los pobres indicadores socioeconómicos que exhibe el país, un enfoque desde el discurso heterodoxo de la economía que puede contribuir con mejorar la calidad de vida de las personas como utilizar otras categorías y otros instrumentos es el de la economía social y solidaria.

En términos generales, la economía social y solidaria (ESS) tiene como eje articulador la horizontalidad entres sus integrantes desde los principios de la solidaridad y el apoyo mutuo. En efecto, la ESS fomenta redes de cooperación bajo la construcción de relaciones equitativas y justas entre sus miembros donde el medio ambiente como el ser humano son relevantes de por sí. De ahí que contemplen los mercados democráticos y solidarios. Asimismo, se identifican dos corriente fuentes a nivel mundial. Por un lado, la europea, que se canaliza en Canadá y la latinoamericana en cabeza de Argentina, Chile y Argentina. En Colombia, el ente rector es la Unidad Administrativa Especial de Organizaciones Solidarias (Uaeos). Entidad pública del orden nacional, adscrita al Ministerio de Trabajo desde el año 2011(año de su fundación). Que se sustenta jurídicamente con el Artículo 2, Ley 454 de 1998 que reza lo siguiente: “sistema socioeconómico, cultural y ambiental conformado por el conjunto de fuerzas sociales organizadas en formas asociativas identificadas por prácticas autogestionarias solidarias, democráticas y humanistas, sin ánimo de lucro para el desarrollo integral del ser humano como sujeto, actor y fin de la economía”

Un ejemplo de economía social y solidaria (ESS) como de tratar de solucionar lo antes descrito como la posibilidad de transformación del tejido social y empresarial es lo que está desarrollando desde este año la Unidad Administrativa Especial de Organizaciones Solidarias y la Universitaria Agustiniana en el macroproyecto titulado Análisis, desarrollo, fomento y gestión del talento humano en el municipio de Aracataca, Magdalena, desde la economía solidaria (2020-2022), cuya primera fase fue el microproyecto I (Analizar la categoría economía social y solidaridad, 2020) y la segunda fue el microproyecto II (Fomento y fortalecimiento de circuitos cortos de comercialización en el territorio de Aracataca, Magdalena, 2021).

Precisamente, la unión entre el Estado, la empresa y la academia debe de ser un trinomio perfecto para tratar de solucionar las problemáticas del presente en este caso en el territorio de Aracataca, Magdalena, cuna del premio nobel de literatura, Gabriel García Márquez. Aracataca es un territorio golpeado tanto por la pandemia como por años de corrupción que han dejado al municipio con indicadores socioeconómicos como socioambientales pobres. Solo con identificar, por ejemplo, la educación (más del 60% de los estudiantes genera deserción); la salud (solo existe un puesto de salud); y el empleo (más del 60% del ecosistema empresarial es informal y el resto se basa en más de un 50% en unidades económicas pequeñas, 25% agricultura,7% industria y el resto en otros). Los indicadores en desempeño municipal en promedio son mediocres ocupando los ultimo puestos y si se mira desde la violencia, ha sido azotado tanto por grupos por fuera de la ley de “izquierda” como de la “derecha”. Sin olvidar las relaciones simétricas entre a usurpación de tierras a los campesinos y la expansión del monocultivo de la palma de aceite.

Para terminar, una forma como se puede desarrollar y reactivar económicamente un territorio con tantos limitantes es con el diálogo entre diferentes actores. En particular, el proyecto presentado busca esta conversación a través de su línea argumentativa como la es la economía social y solidaria. En un primer momento, entre la Uaeos (como entidad del Estado colombiano, y, en segundo lugar, la academia con la Uniagustiniana. Para el próximo año si las variables no fluctúan tanto con el aparato productivo del municipio de Aracataca (Magdalena) que se relacione con los circuitos cortos de comercialización en aras de fortalecer la solidaridad, la empatía, la mejora de la calidad de vidas las personas (ampliación de los ingresos de los productores, empoderamiento de los productores, visualización de productos) y el desarrollo social y económico.

-.
0
100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El papá de Gabo, no fue solo el telegrafista de Aracataca sino un notable homeópata

El papá de Gabo, no fue solo el telegrafista de Aracataca sino un notable homeópata

Nota Ciudadana
Aracataca (Magdalena), más allá de Macondo

Aracataca (Magdalena), más allá de Macondo

Germán Vargas: un visionario de la buena literatura

Germán Vargas: un visionario de la buena literatura

Nota Ciudadana
Casa Botica, patrimonio cultural de Aracataca, fue destruida para construir una casa de dos pisos

Casa Botica, patrimonio cultural de Aracataca, fue destruida para construir una casa de dos pisos