Opinión

Dos años de Ayotzinapa

Los 43 jóvenes de la Normal Rural de Ayotzinapa siguen desaparecidos, incinerados; hechos carbón, ceniza, polvo. Cadáveres que el Estado se niega a encontrar, porque ayudó a morirlos

Por:
Octubre 13, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

“Como en un ritual bárbaro, prepararon una inmensa pira en aquel basurero. Sobre una cama de piedras circular, apiñaron primero una capa de neumáticos y luego otra de leña. Ahí encima colocaron los cadáveres. Los rociaron de gasolina y diesel”.

Dicen las estadísticas públicas que estos pagos del estado de Guerrero, son de lo más pobre que hay en el tercero más pobre de los que conforman la nación mexicana. Y también, que ahí se concentra el 98% de la producción de amapola, cuyos derivados se destinan a satisfacer la creciente demanda de los lucrativos mercados de Estados Unidos y Europa.

Tampoco pasan por alto las estadísticas de México y las de organismos mundiales de probada solvencia en el tema, que Guerrero es el estado más violento de cuantos conforman el vasto territorio del “México lindo y querido”, tan lejano de esa significativa como legendaria emoción.

Y tan próximo al doloroso de México “narco” y herido, al que lo lleva a velocidad de crucero la acción intrépida de los carteles del narcotráfico y las alianzas siniestras de políticos, empresarios, gobiernos, Policía y justicia, con sus jefes.

Con la masacre de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, urdida y ejecutada, hace ya dos años, por la alianza siniestra de los poderosos carteles del narcotráfico, la corrupción política y la institucionalidad mexicana, no es que haya tocado fondo el problema de la capacidad de absoluto dominio y sometimiento que tiene el narcotráfico sobre la sociedad mexicana.

No.

Con ese acto de barbarie y de reafirmación de la impunidad, cuanto ha quedado demostrado y tocado fondo es la insolvencia del Estado y su aparato judicial, militar y de policía, para combatir de manera radical el poder de disolución social, institucional y político que hoy tiene y representa el narcotráfico en la cada vez más insolvente democracia mexicana.

La fragilidad y vulnerabilidad del Estado es reiterativa y creciente: en cada pulso al que lo somete el narcotráfico acaba por doblegarlo e imponerle condiciones que devienen en su favorabilidad y fortalecimiento. Y en el caso de Iguala, demostrativo: el presidente municipal y la policía conformaban un cartel con asiento, poder, fuerza, armas, dinero y aparatos de control, bajo su dominio y a su servicio sin límites.

Dos años después de su “desaparecimiento”, los 43 jóvenes de la Normal Rural de Ayotzinapa siguen desaparecidos, incinerados; hechos carbón, ceniza, polvo.

Cadáveres que el Estado se niega a encontrar, porque ayudó a morirlos.

Y el basurero de Cocula, que sabe de y huele a cadáveres calcinados, tampoco puede decir adonde encontrarlos porque los devoró sin piedad.

Y los testigos que testiguaron haber visto, oído y olido todo, ya no pueden hablar de tanto torturarlos.

 

Y el Ejército, como en la masacre paramilitar de Chengue,
Montes de María, Colombia, que vio todo,
tampoco acá, en Cocula, México, el de acá, vio ni oyó nada

 

Y el Ejército, como en la masacre paramilitar de Chengue, Montes de María, Colombia, que vio todo, tampoco acá, en Cocula, México, el de acá, vio ni oyó nada. Ni percibió el olor a chamusquina de una pira avivada con los huesos campesinos de aquellos normalistas de Ayotzinapa.

Como en Chengue.

Todo es tan parecido a cuanto ha venido ocurriendo en Colombia con las bandas paramilitares surgidas de las alianzas entre narcotraficantes, empresarios, políticos, gobernantes, sectores de la fuerza pública y organismos judiciales, que es mejor no imaginar más allá de cuanto es solo imaginación.

En tiempo real, esta sucesión de masacres provocadas por la alianza macabra fraguada por el narcotráfico y sus aliados deja una lectura: Estado, territorio, poder y rentas, son cooptados por la mafia y puestos a su servicio para el macabro ejercicio de la barbarie y el despojo en sociedades proclives a la narcodemocracia.

Poeta
@CristoGarciaTap

-Publicidad-
0
229
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Cristo García Tapia

Reduccionismo simbólico

Reduccionismo simbólico

La nación inmóvil

La nación inmóvil

¡Pobres ventanas!

¡Pobres ventanas!

Restaurar la Universidad de Sucre

Restaurar la Universidad de Sucre

Lloren por Argentina

Lloren por Argentina

Memoria de Rojas Herazo

Memoria de Rojas Herazo

¿Y si el Gobierno convocara una minga?

¿Y si el Gobierno convocara una minga?

Como vamos, ¿vamos bien?

Como vamos, ¿vamos bien?