¿Dónde están nuestros líderes?

¿Estamos subordinados al imperio del miedo y de la desesperanza?

Por: Fabian Camilo Doncel
Julio 13, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Dónde están nuestros líderes?
Foto: Pixabay

Jaime Garzón decía con gracia e ironía que la respuesta del colombiano ante las desgracias no era más que una carcajada. Tal vez por esto es que somos reconocidos dentro de los países más alegres del mundo. En la actualidad esto ha cambiado porque de la risa hemos pasado a la silenciosa contemplación y para una nación con cerca de cincuenta millones de habitantes es pasmosa la rápida asimilación de las tragedias pues, de alguna manera casi obscena, se escucha por todas partes una indignación general, más bien temporal, cuya consecuencia es la tímida queja y el cuestionamiento ligero sin que esto desemboque en una legítima exigencia y acción común para el cese de los desastres nacionales originados por la corrupción nacional histórica madre de todas nuestras desgracias.

Esta forma de enfrentar los problemas bien puede ser considerada como virtud y también como defecto. Virtud en la medida en la que nos permite seguir adelante a pesar de nuestros innumerables muertos y nuestro medio ambiente desollado, pero es un defecto porque nos hace indiferentes respecto a nuestros hermanos; porque separa los destinos individuales de los destinos de la nación y nos configura en traidores a la patria y a sus benefactores; y porque tenemos que ser seres malvados y perversos para no señalar y denunciar la injusticia cuando ésta se levanta y es evidente (Luther King).

Es aquí donde más son necesarios los verdaderos líderes, los que ponen su vida al servicio de la nación y son movidos por la fuerza de su espíritu en lugar de las aspiraciones políticas, económicas y el reconocimiento personal egocéntrico y egoísta. Las preguntas resuenan en el aire: ¿dónde están nuestros líderes?, ¿estamos subordinados al imperio del miedo y de la desesperanza?, ¿son el silencio y la apatía la fuerza rectora de la vida?

Si los que han intentado oponerse a la injusticia durante los largos años de nuestra historia han terminado bajo tierra no se puede ceder un milímetro en permitir que el olvido los asesine por segunda vez. Sabemos que ningún hombre entra vivo en los salones de la inmortalidad (Grillparzer) pero es imperativo demostrar, cuantas veces sea necesario, que la vida siempre le ha llevado una ventaja tenaz a la muerte (García Márquez), y que en la oposición activa y pacífica frente al silencio cómplice están las raíces de los futuros líderes para esa generación que aún no ha nacido.

¿Cuál será nuestra futura respuesta a nuestras perpetuas desdichas?

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
295

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus