¿Dónde están las riquezas saqueadas a los indígenas desde la Conquista?

'El chivo expiatorio sigue siendo el mismo: los españoles'

Por: JOSE ALVAREZ-CARRERO
octubre 14, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Dónde están las riquezas saqueadas a los indígenas desde la Conquista?
Foto: tomada de proyectosalonhogar.com

Revisar las redes sociales un 12 de octubre es un ejercido interesante para ver cómo muchos hispanoamericanos manifiestan su indignación  por lo que fue el inicio del exterminio de muchos pueblos indígenas, al ser esa la fecha del inicio de la invasión  de América por parte de los Europeos. Ahora bien, si se revisa con detalle cada uno de esos mensajes, se encuentra en ellos un patrón común: Todos ellos son mensajes de crítica, de odio y  rencor contra España, a quien aún hoy se le acusa desde el Rio Grande hasta la Patagonia de todos los males habidos y por haber, en el continente que alguna vez fue de Aztecas, Mayas, Muiscas, Incas etc.

Pareciera que en el imaginario de esos internautas y de millones de latinoamericanos, la mal llamada “Conquista y colonización” hubiera sido un proceso tan simple, que pudiera explicarse diciendo que los Españoles pasaban el Atlántico, asesinaban a unos cuantos centenares de indígenas, tomaban su oro, sus esmeraldas y su plata, las llevaban a un barco y de nuevo regresaban a Europa con el botín hurtado a los nativos americanos, y que ese proceso se hubiera repetido hasta 1810, cuando los valientes libertadores se enfrentaron a esos malvados españoles y los echaron de estas tierras para siempre.  Esa visión simplista de la historia ha llevado a que  dos siglos después de la “independencia” el Statu Quo creado hace medio milenio, siga intacto, mientras el chivo expiatorio sigue siendo el mismo, los españoles. Pocos reconocen que no fueron los ancestros de los actuales españoles los que se quedaron con las riquezas de que tenían las poblaciones indígenas antes de 1492;  pocos reconocen que fueron los antepasados de los actuales americanos, los responsables de las masacres, torturas y asesinatos  que se cometieron y se han cometido contra los indígenas después de 1492,  dado que el 99% de Españoles que cruzaban el atlántico nunca regresaban a Europa, y apellido como “Gonzales”, “Rodríguez”, “Pérez”, “Santos”, “Uribe”, “Lleras”, “Bolívar”, “Mosquera” etc  y el 95 % de apellidos en países como Colombia, no son precisamente los de Cuauhtémoc, Moctezuma,  Aquimín, Lautaro etc, sino que son apellidos españoles, que nos recuerdan que si bien tenemos ancestros indígenas, y somos  en parte descendientes de las víctimas de ese genocidio, por nuestras venas también corre la sangre de los victimarios, cosa que no podemos afirmar de los actuales españoles, cuyos antepasados quizá nunca salieron de Castilla o de Cataluña.

En cuanto a las riquezas, sería un absurdo negar que en 1492 inició el más grande saqueo de la historia, pero también es un absurdo no reconocer quienes se beneficiaron del mismo.  Con la conquista y posterior colonización, no todos los españoles que cruzaron el atlántico se volvieron ricos, pues muchos españoles pobres que llegaron a América si bien mejoraron en algo su calidad de vida,  en términos generales siguieron siendo pobres y sus descendientes hoy continúan siéndolo. Igualmente, un puñado de esos españoles, se enriquecieron o sencillamente acrecentaron sus riquezas en el Nuevo Mundo, donde  no solo fueron los beneficiados por la Corona para explotar minas, sino que recibieron grandes encomiendas de tierra y se enquistaron en los puestos de gobierno, continuando sus descendientes con esos privilegios siglo tras siglo.  Así es como gran parte de esa riqueza no quedó en manos de ningún español peninsular, ni siquiera de los españoles “de a pie” que viajaron a América, sino que quedó solo una pequeña porción  en manos de   un grupúsculo de comerciantes peninsulares  y en su gran mayoría, en manos de las castas americanas, descendientes de los primeros españoles que cruzaron el Atlántico y se quedaron en América,  siendo más que el oro y la plata, el dominio  sobre la tierra su principal fuente de poder, lo que explica que hoy en día en países como Colombia,  el 99% de tierras productivas  esté en manos de un 1% de su población, sin que esos dueños vivan en Madrid o en Barcelona, pero  sin que tampoco tengan apellidos indígenas como “Tocarruncho” o “Quinchanegua”.   Esas riquezas saqueadas a los pueblos originarios no desaparecieron y en su gran mayoría ni siquiera cruzaron el Atlántico,   solo pasaron a pocas manos y son las que soportan los privilegios de los grupúsculos que se hicieron al poder en América Latina desde hace medio milenio, son las mismas que han servido para patrocinar golpes de estado, para financiar campañas, para embrutecer a la población, para patrocinar guerras, comprar conciencias,  y para que se maneje por unos pocos el erario público como si fuera su “caja mayor”.

La independencia no alteró en nada ese viejo orden colonial y no podía hacerlo, pues la gran mayoría de  los “libertadores”  de 1810 a diferencia de los comuneros de 1781, no eran más que los descendientes  privilegiados de esos españoles ricos que cruzaron el Atlántico para acrecentar sus riquezas, quienes ahora se alzaban en armas para proteger sus privilegios, dando inicio a la segunda gran ola de saqueos y de exterminio vivida en América, donde el objetivo en los siguientes 200 años sería la apropiación de baldíos (para 1800 más del 80% del actual territorio colombiano aún lo era), de ejidos, del presupuesto público   y de los territorios comunales que pertenecían a los resguardos indígenas. Esas mismas castas que en adelante reemplazaron al comerciante peninsular por el inglés y luego el estadounidense, a la vez que exterminaban a pueblos indígenas por completo, como pasó en el siglo XIX con los Muiscas en Colombia, Los Patagones en la Argentina o con la Araucanía, el primer Estado Independiente de América (1642) anexado por Chile una vez se independizó. Por eso, esas castas en el poder,  en vez de asumir su responsabilidad histórica  por el expolio al que se sometió a la población americana, se encargaron de acomodar la historia, para que en adelante en el subconsciente de del pueblo llano, los responsables  fueran los “españoles” aludiendo a los actuales peninsulares o a sus ancestros, sin mayor crítica frente a quienes en realidad se quedaron con las riquezas de los indígenas.

Posdata.  Mientras muchos critican la “colonización”, a la vez  justifican la dura condena al preso político Feliciano Valencia, encarcelado injustamente  por defender la autonomía indígena ¿serán también los españoles los responsables de esa absurda pena?

@jalvarezcarrero

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
22627

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Los afro e indígenas exigen puesto en La Habana

Los afro e indígenas exigen puesto en La Habana

Nota Ciudadana
Caricatura: ¡Por suerte Duque no saló al América!

Caricatura: ¡Por suerte Duque no saló al América!

Nicole Regnier, la dura jugadora de la Selección Colombia que no le tiene miedo a nada

Nicole Regnier, la dura jugadora de la Selección Colombia que no le tiene miedo a nada

Nota Ciudadana
Así se han portado los presidentes de América con su gente y el coronavirus

Así se han portado los presidentes de América con su gente y el coronavirus