Dónde están las diferencias de los candidatos a la Cámara por los colombianos en el exterior

En los diversos debates de los se nota que hay unanimidad en ciertos temas y que están de acuerdo en lo fundamental, entonces cuáles son las disimilitudes

Por: Jose Angel Londoño Ortiz
febrero 23, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Dónde están las diferencias de los candidatos a la Cámara por los colombianos en el exterior
Foto: Wikicommons

Como decía Álvaro Gómez Hurtado, en su discurso de cierre de la Constituyente del 1991: “primó un acuerdo sobre lo fundamental”. Este silogismo viene de dos premisas importantes: poner por encima de todo el bien común de las persona y lograr una armonía en la sociedad. Como estadista está muy bien, pero en la práctica nuestra Constitución sufre grandes grietas.

En los diversos proyectos, planes y programas de legislatura de los candidatos a la Cámara por los colombianos en el exterior se pone de manifiesto que existe un acuerdo tácito entre todos los candidatos en cuatro puntos importantes, antes descritos en la nota del 14 de julio del año 2017, titulada ¿Cómo será la agenda política para los colombianos en el exterior?

Aquí es donde se marca la diferencia:

  • Pérdida de la segunda curul de Cámara de Representantes para los colombianos en el exterior

Algunos exponen la alternativa de generar la segunda curul y otros la figura de una curul por continente. Sin embargo, la realidad es que una lucha en una reforma política que beneficie a los colombianos en el exterior pasa por mejorar los indicadores de participación en elecciones.

Esto nunca se logrará si la Registraduría y la Cancillería no hacen gestión y abren más mesas de votación, donde haya al menos 300 colombianos aptos para votar. El mecanismo existe, es fácil, con solo nombrar cónsules honorarios por un periodo temporal y gestionar en las diferentes ciudades con las entidades estatales el apoyo en el sitio de votación basta.

Desafortunadamente, no hay voluntad política y el voto digital, visto lo visto y teniendo en cuenta lo débil de la seguridad vía internet, está muy lejos de ser una realidad.

  • Impuesto de timbre a todos los trámites de casi el 45% en los consulados

Se debe gestionar en una reforma tributaria, con un lobby impresionante, para ser capaces de derogar la Ley 2ª de 1976 y la Ley 14 de 1986. Sigo insistiendo en que este impuesto es arcaico, regresivo y seriamente lesivo para los colombianos en el exterior.

Si se llegase a logar este tema y colocar una tributación coherente, veraz y práctica, ya se estaría cumpliendo con la diáspora colombiana.

  • Mesa Nacional de la Sociedad Civil para las migraciones

Lograr que se estructure el Sistema Nacional de Migraciones acorde a la actualidad nacional. Este caballito de batalla consolidaría a la sociedad civil (así a la Dra. María Fernanda Cabal no crea en ella) como un componente activo de las políticas públicas migratorias, que ya llevan 20 años de retraso.

Algo mejor sería la presentación de una Ley General de Migración, Emigración y Retorno, como ley orgánica del Estado, para que sea de estricto cumplimiento y no como una ley propositiva que será solo papel mojado.

  • Presencia del Estado ante los connacionales en el exterior

Aquí es donde más he escuchado cosas incoherentes y que rayan la ficción. He oído la idea de que haya un servicio de salud en cada consulado (algo así como un Mobile Army Surgical Hospital - MASH), que con respeto a la señora candidata del Partido de la U que lo comentó, no tiene ni idea de lo que es el trabajo y servicio consular.

También he escuchado por enésima vez la idea fracasada de la tal Casa Colombia, con servicios y todas esas ideas que ya se vienen escuchando desde hace más de 15 años.

La casa natural del colombiano en el exterior debe ser el consulado; pero mejorando ostensiblemente la calidad de sus servicios y la reestructurando la Cancillería para mejorar el servicio consular colombiano y traer personal idóneo que conozca las realidades de los colombianos que vivimos y trabajamos en el exterior.

La presencia del Estado con sus connacionales parte de la premisa de poder ejercer su derecho al voto. El Estado lo ha negado en las últimas tres legislaturas y ninguno de los representantes ha luchado por mejorarla. Otra deuda histórica a la diáspora.

Ver: Los colombianos en el exterior no tienen quien los represente

Para cerrar

¿Dónde se encuentra la diferencia entre cada candidato y su propuesta?, ¿cómo se deben solucionar antes estos 4 puntos?

¿Dónde se encontrará el punto para que podamos estar bien representados, como lo han hecho países que sí valoran a sus migrantes, como Ecuador y Bolivia?

Algunos apuestan a la cultura, otros a los miedos, otros a la polarización del país.

Ojalá y lleguemos al final con un acuerdo sobre lo fundamental, los colombianos lo necesitamos.

Amanecerá el 12 de marzo y veremos cómo queda conformado el nuevo Congreso de la República.

-.
0
1675
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus