Donald Trump, el gran problema que se ganó el Partido Republicano

La agrupación política le abrió las puertas a un personaje que manchó su legado y que la despojó de la sensatez de la que tanto se ufanaba

Por: Jamal Said
noviembre 23, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Donald Trump, el gran problema que se ganó el Partido Republicano

Quién iba a imaginar que unos comicios presidenciales en Estados Unidos iban a generar tanta polarización, hasta el punto de llevar a la gran nación norteamericana al borde de un colapso nervioso por la beligerancia que se promueve. Es que allá la democracia parecía funcionar como un relojito suizo, no dando motivos para que se dudara de ella y se desconociera la voluntad del elector. Sin embargo, esa seguridad electoral se ha menoscabado gracias a Donald Trump, quien acudiendo a mentiras y acusaciones indebidas se opone a que lo reemplacen en la Casa Blanca. Su partido, el republicano, sabe que una vez que deje el cargo el problema habrá quedado igualmente sembrado, porque lamentablemente se ha despertado el monstruo de la intolerancia que no reconoce la derrota.

Los republicanos más sensatos, esos que no se arrodillan al poder de Trump, saben que su mandatario se está comportando mal y que le está dejando al partido un entuerto difícil de afrontar: el del empoderamiento de la supremacía blanca disfrazada de gente de bien. Ellos no habían visto en décadas a tantos hombres armados marchar por unos ideales mal infundados, como si de verdad le hubiesen robado algo que legalmente les pertenece. Comprenden que el actual presidente seguirá tras bambalinas agitando a esta horda de intolerantes, y que va a generar una oposición que dista mucho de la caballerosidad que siempre se le ha visto a las toldas republicanas.

También saben que el partido le abrió las puertas a un loco rabioso, manchando el legado de los grandes presidentes que han hecho valer con sensatez el pensamiento republicano. En sí, se sienten apenados al ver cómo se han despedido funcionarios probos, simplemente porque han reconocido una victoria transparente de Biden, lo que da a entender que el hombre que llevaron a la presidencia no es otra cosa que un tirano. Por eso ahora deberán replantear los rumbos del partido, pensando en las próximas elecciones y buscando la tranquilidad de una nación que ha visto como se han abierto sus viejas heridas: la discriminación racial y la desigualdad social que se viven en algunos Estados en donde los republicanos son mayoría.

Con Joe Biden en la presidencia las cosas cambiarán en cuanto al trato que debe tener un gobernante para con sus gobernados. Eso está más que claro. Sin embargo, el pobre tendrá que lidiar con la mitad de un país inconforme, algo que a estas alturas del paseo él debe conocer bastante bien, porque para nadie es un secreto que le van a hacer la vida imposible al ser un hombre más cercano a las minorías. Tiene a su favor la experiencia que solamente posee un servidor público consagrado, por lo tanto capacidades no le faltan para promover un diálogo nacional. El problema radica en que el germen de Trump vivirá como un virus en la conciencia de los más brutos, y serán esos los más difíciles de convencer a la hora de hacerlos partícipes de un gobierno que se conduele de los más débiles.

-.
0
500
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
10 días de horror de la niña hondureña en un albergue

10 días de horror de la niña hondureña en un albergue

Nota Ciudadana
Los negacionistas

Los negacionistas

Trump se niega a perder las elecciones y genera caos en Estados Unidos

Trump se niega a perder las elecciones y genera caos en Estados Unidos

Nota Ciudadana
Trump, el amigo gringo de Maduro

Trump, el amigo gringo de Maduro