Opinión

Diseñar el futuro

Dejar el pasado: la extrema derecha dejar de pensar cómo asesinar exguerrilleros o cerrarle el paso a Petro; la izquierda dejar de pensar en cómo diluir el uribismo

Por:
septiembre 26, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Diseñar el futuro
De los dirigentes se espera el diseño del modelo de economía social que los jóvenes exigen para que no solo reciban limosnas en forma de subsidios

Las oportunidades que crea la revolución digital favorecen el bienestar de la ciudadanía o lo perjudican según como se asuma. La responsabilidad de crear reglas de juego para que la nueva economía amortice los daños sobre el viejo modelo y mejore la distribución de la riqueza es de los movimientos sociales y de los dirigentes. Hasta ahora las plataformas se han impuesto desplazando a millones de trabajadores. Lo hacen aumentando la concentración de riqueza y, en consecuencia, las desigualdades, y sin respetar las normas de los estados, pagando pocos impuestos y amparados en que benefician al consumidor -lo que es cierto- y en que ofrecen oportunidades de ingresos a millones de trabajadores con una gran flexibilidad, -lo que también es cierto.

En muchos casos, las empresas de la economía gig desconocen las condiciones básicas de trabajo y cobran comisiones arbitrarias.  Si este comportamiento no se corrige y la sociedad no establece reglas para asegurar que el beneficio sea colectivo, el país va a perder una oportunidad cuando la pandemia produjo tantos cambios de consumo. Es indispensable regular, controlar y democratizar el rol de las plataformas para que se integren a la sociedad y contribuyan a su desarrollo en vez de imponerse para extraer más y más riqueza de los mercados.

A pesar de ser un tema decisivo, el debate del país omite esa urgencia para girar alrededor de la mecánica electoral, de las banalidades que permiten las redes sociales alimentando un pesimismo que estimula las pasiones. En los medios y en las redes se confunde y mezcla la necesidad de entretenimiento con la urgencia de un debate que ilustre a la ciudadanía. En ese ambiente, la sociedad hace tonterías en vez de permitir que los centros de pensamiento ayuden a tomar las mejores decisiones.

________________________________________________________________________________

El debate se concentra sobre los populismos, de derecha o de izquierda, o si conviene más un gobierno de centro así sea con programas nebulosos

_______________________________________________________________________________

El debate se concentra sobre los populismos, de derecha o de izquierda, o si conviene más un gobierno de centro así sea con programas nebulosos. Y se alimenta de falsedades y banalidades que distribuyen grupos de ciudadanos interesados en manipular, desinformar y producir comportamientos que favorezcan a los populismos. La ciencia, la razón y el sentido de dialogar para entender, desaparece en esa penumbra. La consecuencia es que los ciudadanos desencantados o desesperados porque el cambio digital los deja sin ingresos ni oportunidades de vida, creen en las promesas de redención que esos populistas gritan a todo pulmón.

La gente en la calle se ve cada día más agria, amargada, desesperanzada porque se exageran tanto los males que solo quedan las soluciones extremas. Es curioso que ese estado de desanimo ocurre cuando hay enormes oportunidades para diseñar un mejor futuro gracias a la revolución tecnológica y al fin del conflicto armado con las Farc. Sin duda, el que las instituciones democráticas estén desactualizadas sobre todo en la representación ciudadana fortalece las tendencias populistas que nos llevarán de vuelta al siglo pasado.

Debemos dejar atrás el pasado con sus temas anacrónicos. La extrema derecha debe dejar de planear como asesinar más exguerrilleros, en cómo evitar que se aplique el acuerdo de paz o en cómo cerrarle el paso a Petro para centrarse en ofrecer un futuro mejor; la izquierda debe dejar de pensar en como diluir el uribismo y quitarle plata a los ricos para distribuirla como ella quiera, y presentarse como una opción distinta a la que ofrecen Maduro u Ortega. Los ciudadanos necesitan que los dirigentes diseñen el modelo de economía social que los jóvenes exigen para que no reciban limosnas en forma de subsidios de un estado cada vez mas endeudado y pobre.

 

 

-.
0
1100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Las condenas implícitas

Las condenas implícitas

Dos líderes perfectamente obsoletos

Dos líderes perfectamente obsoletos

Reestructurar la visión

Reestructurar la visión