Diez mandamientos para consumir éxtasis

Después de la muerte de Andrea Cabrera no nos vendría mal estigmatizar la droga. Acá todo lo que debe saber para no morir en el intento

Por:
Febrero 12, 2018
Diez mandamientos para consumir éxtasis

Dominic Milton Trott’ es el autor de The Honest Drug Book, que documenta información de seguridad para 140 sustancias diferentes e incluye detallados informes de viaje para ilustrar experiencias de la vida real y sus riesgos potenciales. Incluye datos, información general, orientación sobre cuestiones legales, tablas de daños relativos, consejos sobre sobredosis, material de referencia y un diccionario de drogas.

Las personas están muriendo por ignorancia. Están muriendo porque la incesante propaganda les está negando información esencial sobre seguridad. Están muriendo porque los legisladores y los medios están censurando a la ciencia, y en su lugar, están despiadadamente propugnando una agenda ideológica. Están muriendo porque la primera víctima de la guerra es la verdad, y la guerra contra las drogas no es diferente.

Mi nuevo libro – The Honest Drug Book – fue un proyecto impulsado por el dolor. Me refiero no sólo al horror de presenciar el deterioro de un ser querido, sino a la sensación desgarradora que experimentaba cada vez que un compañero colaborador del foro de drogas desaparecía de repente, y un mensaje de correo posterior revelaba la razón.

A veces podía leer entre líneas y averiguar qué había salido mal. Solía ​​hacer eso a tal punto que encontré patrones: errores comunes y juicios erróneos. Descubrí que incluso podía categorizarlos. Me sentía impotente frente a este horror: ¿Qué podía hacer al respecto? ¿Podía hacer algo realmente?

Finalmente, encontré algo [que podía hacer]: podía escribir. Podía documentar mi propio modus operandi, mi propio viaje, y centrarme en lo que le importaba al usuario. Podía presentar ideas, procedimientos e información para reducir y mitigar los riesgos permanentes de sobredosis y adicción. Podía escribirlo en términos entendibles para los usuarios, y en igualdad de condiciones.

A continuación del tramo más reciente de histeria calculada de los culpables habituales según los tabloides, que acusaban a Facebook y a Twitter de facilitar la venta de drogas, mi libro fue considerado como “parafernalia” por Twitter y se prohibió su publicidad. Al mismo tiempo, Facebook desactivó un elevado número de grandes grupos de reducción de daños, incluido Sesh Safety, con la fuerza de sus 48.000 miembros.

El resultado neto de esto es claramente menos conocimiento, más ignorancia, más errores del usuario, más tragedia y más muertes. La propaganda fue tan efectiva como de costumbre. Sin embargo, todavía hay rutas alrededor de este tipo de hostilidad fuera de lugar. Existen foros fuera del control de las grandes corporaciones influenciadas por los medios, y el material escrito se puede difundir más directamente.

Se me ocurrió que un par de segmentos en la sección introductoria de mi libro son realmente fundamentales para la seguridad de cualquier persona que use drogas, y que estos podrían extraerse fácilmente y colocarse en el dominio público como guías de seguridad independientes, dado que no todos leen libros y no todos pueden permitirse comprarlos.

Así que aquí lo tenemos, mi régimen básico y de sentido común para el manejo seguro de las drogas: mis Diez Mandamientos de Uso Más Seguro de Drogas. Si prefiere leerlo en formato PDF, haga clic aquí.

Recuerde: la prohibición mata, la educación salva vidas. Nunca debemos dejar de educar.

MIS 10 MANDAMIENTOS DE USO MÁS SEGURO DE DROGAS

1. Investigue, investigue e investigue. Use Internet, consulte libros, pregunte a personas con experiencia y tómese su tiempo al respecto. No es imperativo apresurarse, pero sí es imperativo entender bien. Conozca tanto como le sea razonablemente posible sobre el producto químico o botánico que pretende utilizar mucho antes de hacerlo.

2. Cuide la procedencia. ¿Qué tan seguro está de que la sustancia es exactamente lo que espera que sea? ¿Es probable que haya sido combinada con algo indeseable? ¿Podría ser algo aproximado, pero no exactamente lo que ordenó? ¿Podría haber fallado algo durante la fabricación o el transporte? ¿Su proveedor tiene cierta reputación? Cuando haya obtenido la sustancia en sí, el proceso de seguridad apenas ha comenzado. No sucumba a la tentación de abreviar ninguno de los siguientes pasos.

3. Pruébelo*. Las pruebas de reactivos se pueden utilizar para identificar muchos productos químicos populares, y esto no es una gran ciencia para llevar a cabo. Los equipos de prueba se pueden comprar fácilmente en línea, y las guías básicas abundan. Vea la sección 1.1.2 (del libro) para una demostración de uso.

Una alternativa es usar un servicio de terceros, como WEDINOS, el Proyecto sobre Drogas Emergentes e Identificación de Nuevas Sustancias de Gales. Con un formulario generado en línea, las sustancias pueden enviarse anónimamente para pruebas de laboratorio gratuitas, y los resultados se publican y están a su disposición en el sitio web de WEDINOS.

Servicios similares son ahora provistos por organizaciones en varios países, utilizando una variedad de modelos operativos. Los ejemplos incluyen ecstasydata.org y energycontrol-international.org. Muchos festivales también ofrecen servicios de prueba en el sitio.

Si tiene menos del 100% de certeza con respecto al contenido o a la pureza de su sustancia, ponerla a prueba es absolutamente imprescindible.

4. Invierta en algunas balanzas de miligramos (0.001g) y úselas. Debería ser obvio que la dosificación es un tema central, y que muchos productos químicos son extremadamente sensibles a la dosis, incluso en niveles bajos. No debe escatimar ni eludir este aspecto bajo ninguna circunstancia.

Tenga en cuenta aquí que la mayoría de las balanzas no son lo suficientemente precisas para pesar con exactitud a nivel de miligramo individual, pero tienden a ser razonables quizás para unidades de 10mg. Si la dosis deseada está en el rango de un miligramo, necesitará un conjunto de balanzas de alta calidad o un conjunto de balanzas de microgramos. Como alternativa, se usa comúnmente la dosificación volumétrica (esto es disolver una cantidad conocida en un líquido). (Más información sobre dosificación y balanzas se puede encontrar en el PDF aquí).

La precaución y la concentración son vitales. Tome todas las medidas prudentes cuando manipule productos químicos, preferentemente use guantes y protección ocular.

5. Considere la dosis en forma correcta y racional. Tome en cuenta su circunstancia y toda la información que haya reunido sobre la sustancia. Si se encuentra en un entorno social, no sucumba a la presión de los compañeros.

Recuerde siempre que puede tomar más si lo necesita, pero no puede deshacerse de lo que ya haya tomado. Esto es algo que [nunca] podré enfatizar lo suficiente.

Si esta es la primera vez que usa esta droga, [recuerde que] está introduciendo un nuevo químico en su cuerpo y no sabe cómo reaccionará. Una dosis baja por lo general reducirá riesgos para su seguridad personal y bienestar psicológico, [tales como] la posibilidad de tener una sobredosis o una mala experiencia.

Tómese su tiempo para explorar, vaya con cuidado y no tome decisiones apresuradas.

6. Realice pruebas de alergia. El riesgo aquí puede parecer pequeño, pero en algunos casos el impacto de una alergia seria podría ser fatal.

Mida la cantidad más pequeña que pueda de la sustancia. Luego divídala en cantidades más pequeñas. Coloque una parte de esto debajo o sobre su lengua. Si experimenta irritación, hinchazón o dolor, puede que sea alérgico. [Ante la necesidad de] más pruebas y de fiabilidad, no consuma la sustancia.

Tenga en cuenta que las pruebas de alergia también pueden ayudar a verificar que no haya contraído algo significativamente más potente de lo que esperaba.

7. Pregúntese si se siente bien. Es una pregunta seria. Si se siente mal, enfermo o no se encuentra bien de salud, estas condiciones pueden aumentar durante la experiencia, o pueden tener serias implicancias con respecto a la carga corporal. Si tiene alguna duda, no debe continuar.

Esto también se aplica a la salud mental. Algunas drogas pueden intensificar cualquier estado de ánimo, sentimiento o espacio psicológico que esté experimentando actualmente. [En términos anímicos y] en función de su estado mental actual, [estas drogas] pueden elevarlo o bajonearlo, y mantenerle allí. Esto puede extenderse por períodos incómodos con respecto al segundo [estado mencionado]. Esta manifestación potencial se aplica igualmente tanto a las drogas populares como a las no comunes.

Demore o abandone la experiencia si hay dudas o inquietudes.

8. Planifique la experiencia y sus parámetros, para que no tome decisiones precipitadas [estando] bajo su influencia. Después de haber tomado la dosis que haya elegido, sea paciente y no se apresure a inferir que no funcionó, en caso de que el inicio no se materialice. Un error común es la doble dosis, que puede tener consecuencias nefastas. Del mismo modo, a menos que – desde un principio – realmente tenga la intención de volver a dosificar, se sugiere que el resto del material sea colocado fuera del alcance inmediato. Si se tiene la intención de volver a administrar la dosis, quizás [sea aconsejable que] establezca un límite máximo teniendo a su disposición solamente una cantidad total predeterminada.

Considere cuidadosamente el escenario y el contexto: [es decir,] el lugar y las circunstancias bajo las cuales va a emprender la experiencia. Para los psicodélicos, esto a menudo determinará la naturaleza del viaje y, a veces, puede generar una experiencia mala o perjudicial. Considere el uso de un asistente de viaje si no tiene experiencia con esta clase particular de drogas.

Tenga a mano agua, comida o cualquier otro suministro o entretenimiento que vaya a necesitar.

Para todos los psicoactivos, tenga en cuenta que su juicio y su funcionalidad pueden verse seriamente afectados, lo que podría ser un factor importante si hay probabilidades de que se encuentre en un lugar público, o incluso en cualquier lugar en el que pueda estar expuesto a riesgos o peligros.

9. Tenga a mano los datos de contacto de los servicios de ayuda en caso de necesidad urgente. Escriba lo que está dosificando y coloque la nota en un lugar visible de su persona. En el peor de los casos, esto puede ayudar a los servicios de emergencia.

Si está llevando a cabo la experiencia en grupo, designe a un individuo para que se abstenga, en caso de que se necesite ayuda y racionalidad objetiva.

10. Dele a su cuerpo suficiente tiempo para recuperarse y a su mente el debido tiempo para asimilar la experiencia. En otras palabras, si usted es un usuario regular de drogas, tome un descanso entre sesiones psicoactivas y un descanso prolongado entre sesiones en las que se utilizan sustancias de la misma clase.

*Publicado originalmente en talkingdrugs.org

**Texto traducido por Cristina Vignolo Córica

Publicidad
0
8084
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Superman, la nueva droga que amenaza a Colombia

Superman, la nueva droga que amenaza a Colombia

El dealer más duro del Extasis en Bogotá

El dealer más duro del Extasis en Bogotá

El mundo de un expendedor de drogas

El mundo de un expendedor de drogas

Cómo y por qué asesinaron a Andrea Cabrera

Cómo y por qué asesinaron a Andrea Cabrera