Diego Maradona: entre la drogadicción y el marxismo cultural

"Maradona con su drogadicción es el mejor representante de ese marxismo cultural, cuyo objetivo es lumpenizar a las masas para envilecerlas y volverlas más dúctiles"

Por: Ariel Peña González
agosto 09, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Diego Maradona: entre la drogadicción y el marxismo cultural
Foto: Taringa

“Estoy vestido de soldado para una Venezuela libre”, dijo el exfutbolista Maradona, ya sabemos bajo cuales efectos. Solamente un desequilibrado o tarifado puede hacer esas afirmaciones a favor de una dictadura genocida como la de Nicolás Maduro. Cuál Venezuela libre, cuando ese pobre país indiscutiblemente es una colonia cubana que está sometida a la férula de la monarquía de la isla.

El marxismo cultural fundado por la escuela de Fráncfort y recogido por el comunista italiano Antonio Gramsci, busca romper con los valores occidentales, basados en la moral, la tradición y las buenas costumbres, por ello un personaje como Diego Maradona confeso drogadicto es la expresión patética del desorden a donde los comunistas quieren conducir a los pueblos para dominarlos más fácilmente.

Maradona con su drogadicción es el mejor representante de ese marxismo cultural, cuyo objetivo es lumpenizar a las masas para envilecerlas y volverlas más dúctiles al poder político comunista y así manejarlas a su antojo, ante la pérdida de conciencia, carácter y dignidad de las personas; el ex-astro de fútbol argentino conocido por ser un vicioso aparte de los múltiples escándalos que ha protagonizado por su comportamiento lumpen, no es un referente para la juventud, así  haya sido uno de los mejores jugadores de fútbol en el mundo.

También de Maradona hay que decir que es un patológico admirador del fallecido sátrapa cubano Fidel Castro, quien hasta ahora ha sido el máximo genocida que conoce Latinoamérica en los dos últimos siglos, por eso las parodias chavistas actuando como un cipayo del exfubolista, responden a una ceguera  enfermiza cuando eructa sandeces a favor de la camarilla de Maduro.

Diego Maradona siguiendo aquello de que la ignorancia es atrevida, desconoce que el tirano de Fidel Castro junto con la URSS y el partido comunista argentino, apoyaron a la dictadura en el país gaucho de 1976 a 1983 inaugurada por  Rafael Videla, y que provocó miles de muertos y desaparecidos, subrayando que el Kremlin y Fidel Castro votaron en contra de varias resoluciones que buscaban condenar en la ONU a la dictadura argentina por violadora de los derechos humanos, además la URSS firmó doce convenios de colaboración con los dictadores Argentinos   los cuales Cuba también respaldo.

En ese orden de ideas es un verdadero contrasentido que Maradona y las madres y abuelas de la plaza de mayo, hayan abrazado y besuqueado al tirano de Fidel Castro, sabiendo de sus amistades  tormentosas con la dictadura Argentina, lo cual demuestra que las afirmaciones del ex-astro de fútbol son una afrenta al buen juicio en Latinoamérica, siendo además una provocación a la democracia y la libertad, resaltando además los términos groseros como se ha referido en algunos ocasiones a expresidentes de naciones latinoamericanas.

El exastro es un mal ejemplo para la juventud, siendo excluido como embajador de buena voluntad de la UNICEF, porque en el campeonato mundial de fútbol de USA en 1994 estuvo dopado cuando Argentina jugó un partido en contra de Nigeria que ganó 2 a 1, entonces Maradona no puede representar nada bueno para la convivencia y la paz. No se nos puede olvidar que en una entrevista radial realizada el 23 de enero de 2014 reconoció que Pablo Escobar le pagó por jugar un partido amistoso en 1991 en la cárcel la Catedral y, justifico los crímenes del capo diciendo que el presidente Bush de EE.UU., también había provocado miles de muertos en la invasión  a Iraq, o sea que este energúmeno justifica un crimen con otro, al mejor estilo gánster.

Diego Maradona en su estulticia supina no sabe que hace 69 años fue asesinado el caudillo liberal Jorge Eliecer Gaitán en Bogotá, y que todo apunta a que su admirado Fidel Castro tuvo que ver con ese magnicidio, pues el mundo estaba en plena guerra fría y en Colombia se instalaba la conferencia panamericana que dio origen a la OEA, y en la URSS estaba en el poder el genocida de Stalin, quien sin ningún miramiento mandó asesinar a León Trotski en México en 1940, con el agregado de que un principio marxista es el de la violencia partera de la historia y Mao Zedong decía que una chispa prende la pradera, por ello no sería extraño que esa chispa fuera el asesinato de Gaitán por  parte del comunismo internacional con Fidel Castro como uno de los protagonistas, para tomarse el poder en Colombia.

Hitler, Stalin, Lenin, Fidel Castro, Mussolini, Mao, Pol Pot, etc, utilizaban el arte, la cultura y el deporte para mediatizar a la población, llegando al colmo de que en la revolución cultural de China el régimen comunista asesinó a 60 millones de personas. Sin embargo, el teatro que montó la camarilla china no dejaba ver la tragedia, y  Maradona con su show apoyando a la dictadura venezolano de Maduro trata de descrestar a algunos tontos desconociendo la calamidad de la patria de Bolívar, pues con ese caradura argentino se puede pensar que así como fue tarifado por Pablo Escobar. No es extraño que también este pagado por la dictadura castrochavista venezolana, para decir semejantes barbaridades.

 

-.
0
3656
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El día en que Diego Maradona jugó un picaito en Cali

El día en que Diego Maradona jugó un picaito en Cali

Nota Ciudadana
La soledad de Maradona

La soledad de Maradona

Nota Ciudadana
Maradona, un fenómeno social y político

Maradona, un fenómeno social y político

Nota Ciudadana
Diego Maradona, un dios humano

Diego Maradona, un dios humano