Demostremos de qué estamos hechos en Colombia

"Hoy tenemos una nueva oportunidad para mostrar que somos verracos, valientes, emprendedores, echados pa´lante, que hemos vivido episodios peores que este"

Por: Luis Fernando Jaramillo Higinio
marzo 24, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Demostremos de qué estamos hechos en Colombia

Los colombianos desde el mismo periodo colonial, más por costumbre a las tragedias y problemáticas sociales vividas de todo tipo, que por voluntades y esfuerzos políticos de aquellos quienes nos han mal gobernado, hemos superado hasta hoy diversas desventuras, lo que nos ha dado un reconocimiento y calificativo mundial de ser emprendedores, verracos, echados pa’lante, valientes, entre otros, y la verdad quizás ha sido por ese mismo orgullo propio, que aún sobrevivimos como sociedad.

Actualmente, nos enfrentamos a una de las pocas cosas que nos hacía falta, a una pandemia que a nivel mundial está arrebatando vidas a cántaros, y según nos dicen, la única esperanza de no salir lesionados de este invisible pero mortal enemigo es quedarse en casa, para acabar de completar, una solución bien compleja para los Colombianos que por esencia propia estamos acostumbrados es a las multitudes, a las montoneras de los servicios de transporte masivo, a compartir con cientos de habitantes de calle, a formar parte de extensas filas para solicitar una cita con médico general en cualquier EPS, a humillarnos mensualmente en conglomerado ante las sucursales bancarias para retirar el salario, a las marchas y protestas, solo por mencionar algunas que quizás son las que nos han mantenido las defensas altas, es decir, la única solución para mantenernos vivos es dejar de hacer aquello a lo que desde niños nos tocó, y todo porque nuestro gobierno no fue capaz de tomar las medidas y decisiones a tiempo que a bien si tuvieron otros países.

Pero con el pasar de los días, el único reto para nosotros no es el recogimiento ni aislamiento preventivo, también resulta una tarea enrevesada ver como empiezan a expedirse medidas y decretos por doquier en medio de la emergencia, donde muy seguramente con algunos de ellos los beneficiados sean los banqueros, los más grandes empresarios, los ricos del planeta y cuando las grandes mayorías salgamos de nuevo a las calles, nos daremos cuenta que la pandemia y emergencia sanitaria la tendremos que pagar el mismo pueblo damnificado de siempre con espesas gotas de sudor deslizándose por nuestra frente.

Hoy, cuando al gobierno le resulta fácil decir “no salgan de sus casas”, desconociendo las cifras reveladas del desempleo en el país, desconociendo la cantidad de trabajadores informales que viven del día a día y del rebusque, desconociendo que para miles de colombianos la casa es la calle misma, no nos queda de otra sino que desde la figura y concepto que cada uno tenga de “casa” atender el llamado, mientras nos transmiten las noticias trágicas, para lo cual nuestros medios de comunicación son expertos, pero también, mientras observamos a otros colombianos hacer obras maravillosas como a nuestros estudiantes de las universidades públicas, a los mismos que por décadas los gobernantes insensatos los han tratado de vagos y revoltosos, diseñar propuestas de vida, demostrar que muy a pesar de trabajar con los escasos y miserables recursos asignados, son ellos los que terminan mostrando una luz al final del túnel en medio del desespero nacional.

Sea todo lo anterior, una lección más para este gobierno y todos los aspirantes al poder que están por nacer, que la inversión en educación si es importante y necesaria, que la inversión en salud es prioritaria, que la inversión en saneamiento básico es obligatoria, que los recursos naturales se deben cuidar y salvaguardar. Esperemos pues, pase rápido esta pesadilla y los colombianos volvamos a hacer los que mejor sabemos… estar en la calle sobreviviendo, y ante todo, hacer algo que también extrañamos, como darnos la mano, abrazarnos y compartir la vida en medio de las posibilidades y necesidades de cada quien; tengamos entonces mente positiva, que muy seguramente más temprano que tarde saldremos de esta como de muchas otras y al unísono gritaremos ¡TRIUNFAMOS! y otra vez por nuestros propios medios.

-.
0
1902
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Un llamado a los ricos de Colombia

Un llamado a los ricos de Colombia

La tragedia que vive Iván Lalinde por culpa del Coronavirus

La tragedia que vive Iván Lalinde por culpa del Coronavirus

Medios regionales reportan así el carro bomba en el municipio de Rosas, Cauca

Medios regionales reportan así el carro bomba en el municipio de Rosas, Cauca

20 años de cárcel para exmilitares gringos envueltos en

20 años de cárcel para exmilitares gringos envueltos en "Operación Gedeon" en Venezuela