Carta abierta a mi hija desde el confinamiento

"Voy a hacer una versión mejorada, de mí mismo, pequeño en mi vanidad, e inmensurable en el amor, en el servicio, en el dar, y no voy a desaprovechar esta oportunidad"

Por: Carlos Arturo González Diaz
marzo 24, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Carta abierta a mi hija desde el confinamiento
Foto: Press Powerable

Querida hija, hemos entrado en confinamiento, a causa del virus, y como te podrás imaginar, ha sido un desorden total. Hay mucha información confusa, la gente tiene infinidad de ocurrencias, y hasta noto un exceso de paranoia. Nadie estaba preparado para este suceso, y como dicen por ahí, estamos aprendiendo. Se ha contagiado gente, de todas las clases sociales, sin tener en cuenta raza, edad, religión, sexo. Es de cuidado. Éste aislamiento, me ha hecho reflexionar sobre la vida, ¡cómo la vivimos! Aunque no estamos cerca de la muerte, a veces parecemos estar, por ese vórtice de comentarios en las redes sociales, donde cada uno parece ser un experto, en el manejo de epidemias, y si no lo sabes manejar, te confunde, y te hace la vida imposible en este encierro.

Hay quienes exponen, aseguran y hacen una exposición detallada de   teorías de la conspiración. Hasta llegaron a decir, que los virus andaban en las calles, como arrieras, persiguiendo a todo aquel que saliera, o esperando encontrar una puerta, o ventana abierta para invadir una casa. Algunas familias cerraron y aseguraron puertas y ventanas con clavos, y rellenaron de trapos y papel cuanto orificio vieran en la pared, con el único propósito de evitar, que tan indeseado huésped llegara a sus casas. <nada pierdo> dijo un vecino. Cada uno, le da un manejo a la situación, de acuerdo a sus creencias. Cada quien es dueño de sus propios miedos. Opte por ver solo noticieros, y hago llamadas a familiares y amigos, para saber cómo están. Las llamadas vienen y van, siendo parte de la rutina diaria supongo que, de todos. Hay que estar ocupados, para que estos momentos no se vuelvan tediosos.

El universo, tiene una extraña manera de convocarnos, y corregir el tejido social, deteriorado hace tiempo. Aunque es circunstancial, el sentimiento de solidaridad ha florecido, como jardín en primavera. Es hermoso ver, como las personas, y la sociedad en general, se está movilizando para que a nadie nos falte nada, el mínimo vital. El hombre es como la caja de pandora, en su interior guarda todos los sentimientos y valores, que lo enaltecen, y que, por una extraña razón, no los deja salir, necesita de circunstancias coyunturales, para demostrar lo grande que es.

El individuo no es malo por naturaleza, pienso que en su corazón hay mucho amor, nadie tiene el deseo implícito de hacer el mal, simplemente, se ha dejado contagiar de miedo. Ése miedo, disfrazado de fracaso, duda, celos, impotencia, envidia, pereza, ignorancia, y otros, como la inseguridad, la terquedad, la arrogancia, la codicia, que no lo dejan crecer. No se imagina el poder que hay en él, necesita creer en alguien, porque no cree poder solo. La verdadera pandemia. cariño, es el miedo, ese temor que lo paraliza y detiene en el tiempo, quitándole preciosos segundos, para disfrutar cada instante de lo que posee, en este universo perfecto.

Como te dije, he reflexionado mucho sobre la vida, hasta volví a leer mis<dramáticas cosas>, como solía llamar a mis escritos, cuando apenas era una niña.

La música, también ha sido un buen estimulante en estos momentos, te imaginas cuanta gracia me ha traído, escuchar mis melodías favoritas, son alimento para mi espíritu <por ti volaré, y vive ya, de Andrea Bocceli , somewhere over the rainbow de Israel IZ, y no podía faltar imagine de John Lennon ,we are the Word de Michael Jackson.

Releer los libros de mis autores preferidos, contribuyen, a pasar el día a día. La poesía de María Mercedes Carranza, García Márquez, Borges, Llosa, Hemingway, Tagore, Rulfo, Mutis, Kfka, y Jorge Icaza. Este último me trasladó a mi infancia, porque fue quizá, el primer autor que leí, con su obra Huasipungo.

Recuerdo haber leído en la internet, que esta pandemia era un castigo de Dios, es reiterativa ésta afirmación, yo me pregunto, a ¿cuál Dios se refieren?, porque el Dios que conozco, no censura, no espía, no castiga, no es inquisidor, no tiene rostro, y está inmerso en los corazones, es un Dios de amor, y el amor te permite todo. El Dios interno que llevamos dentro, debe ser parte de nuestra existencia, de nuestro ser, un Dios externo, no podrá hacer nada por nosotros.

En estos momentos, las plegarias, rezos, oraciones o suplicas, deben ser una necesidad, no una obligación. Dice el Ramtha que la única manera cómo podemos identificar a Dios, es observar lo que Dios es en nosotros y  lo creo así.

Hija mía, somos el resultado de nuestros pensamientos, y de nosotros dependen si son buenos o malos, porque lo que suceda dentro de nosotros, sucederá por fuera también. Opte por pensar, que esta situación es pasajera, y que de ella vamos a salir bien librados, porque toda crisis, tiene tres cosas: Una solución, una caducidad, y una enseñanza para nuestras vidas. Cómo sociedad, nos necesitamos unos a otros, para seguir creciendo, en una mejora continua. Cómo individuos, jamás podremos transitar solos, sin que no necesitemos de alguien. Aún en los peores momentos, debemos ser agradecidos, agradecidos con la vida, y con lo que nos da el universo. Hay que ser agradecidos de las crisis, y de los tiempos difíciles, porque de ello aprendemos.

No creo en las casualidades, todo en el universo es causal, todo tiene su causa y efecto. Debemos ver la pandemia como un llamado de atención a nuestra realidad, es un ajuste a la sociedad. Una sociedad que prioriza más, el tener y el hacer que el ser. Una sociedad que va por caminos equivocados, dónde la escala de valores esta desordenada, fíjate que las personas, estaban más pendientes por las deudas y obligaciones, y no por lo primordial que es preservar la vida. Tenemos más que ganar que perder. En estos momentos de dificultad, de qué y para qué sirve la riqueza, si no tienes con quién compartirla, somos nosotros los que le damos el valor a las cosas. Decía mi abuelo, que necesitamos solo una pequeña cantidad de riqueza para vivir, de ahí en adelante es para presumir.

Yeyé, el universo nos da la oportunidad, de transformarnos a nosotros mismos. El sentirnos en peligro, o cerca de la muerte, nos hace darle más sentido a la vida, nos recuerda que tenemos los días contados, lo vulnerable que somos.

Para el universo, no existen las dificultades, las dificultades las ponemos nosotros. Sólo nosotros decidimos que pensamientos, experiencias, y personas entran a nuestra vida.

Esta es una situación, que amerita toda nuestra atención, y debemos afrontarla con responsabilidad. Creo que ciertos problemas de la vida, suceden porque no somos responsables, de lo que decimos, hacemos o pensamos. Cuántas catástrofes han sucedido a lo largo de la historia, y la vida no se ha extinguido. Cuantas personas han estado atrapadas en condiciones infrahumanas, en contra de su voluntad, para nombrar algunas: El holocausto judío, mineros en los socavones, y muchos de ellos salieron y se reinventaron. Por eso, cualquier pretexto que declaremos ahora, para no salir adelante, ya fue superada por muchas personas en la vida, y esa es una muestra de que las dificultades existen, porque creemos en ellas.

Mamita ya para despedirme, sólo quiero decirte que practica todo lo que lees en tu beneficio, porque tus metas no se van a lograr con la teoría. Acuérdate, que <la intención sin acción es igual a ilusión>

En lo que a mí respecta, voy a hacer una versión mejorada, de mí mismo, pequeño en mi vanidad, e inmensurable en el amor, en el servicio, en el dar, y no voy a desaprovechar esta oportunidad, que me da el universo, para resarcirme como criatura que soy. Prefiero estar del lado de los que creen, que la vida es una gran oportunidad para crecer, y disfrutar, no por eso deja de haber dificultades. Es ahí donde está el mérito, en transformar esas dificultades en oportunidades, porque el universo le pertenece a aquellos que lo confrontan y para ellos siempre habrá una oportunidad sobre la tierra.

Te quiero

Tu Papa

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
4200

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿La esposa de Duque viola la cuarentena para ganar fama en la Guajira?

¿La esposa de Duque viola la cuarentena para ganar fama en la Guajira?

Nota Ciudadana
Aplaudidos y menospreciados

Aplaudidos y menospreciados

Nota Ciudadana
Caricatura: Actitud positiva en tiempos de cuarentena 2

Caricatura: Actitud positiva en tiempos de cuarentena 2

Nota Ciudadana
Universidades, a empujar juntas contra el Coronavirus

Universidades, a empujar juntas contra el Coronavirus