Opinión

Del SOFA a la #InternetLibre

Por:
Noviembre 27, 2013
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Tuve la grata oportunidad de ir al SOFA 2013, evento que reúne a entusiastas por los videojuegos, el anime-manga, la ciencia ficción, los deportes extremos y el Cosplay (arte de trasvestirse, casi al detalle, en algún personaje ficticio). La experiencia me hizo sentir parte de un universo donde los geeks podemos hablar un mismo idioma. Como primerizo me sorprendió la cantidad de asistentes, esta quinta versión logró su mayor afluencia histórica. Más de 80.000 personas.

Aunque esto parezca consecuencia del posicionamiento del evento en la insuficiente oferta cultural local, me pregunté, ¿qué hace que a tanta gente le puedan gustar estos temas? La respuesta es simple: Internet. Sin la red no tendríamos oportunidad de entrar en contacto con tantas series y personajes, o no hubiéramos llegado con la esperanza (frustrada al final) de ver el PS4. Cosas cotidianas para los que estábamos allí, que pueden parecer tontas y obvias, pero que desde Internet son las que nos han permitido construir una identidad.

Al esperar en la fila para el baño junto a Batman, me di cuenta que el SOFA encarna la peor pesadilla de cualquier obsesionado con la protección del derecho de autor. ¿Pensarán esos políticos que votaron por la Ley Lleras como encerrar a todos estos pillos, que pueden lucrarse al usar la imagen de un personaje, sobre la cual no poseen derechos? Con esta gran duda me vi no en un evento que promueve la cultura, sino en un enorme salón de la copia y la piratería. Imaginé la entrada de Vargas Lleras en helicóptero, camiones del Esmad lanzando gases. Ni siquiera la reproducción de las espadas del señor de los anillos (propiedad del organizador) podrían proteger a este cardumen de jóvenes insensibles que solo piensan en tomarse fotos y no en los derechos de autor de sus personajes favoritos.

Me puse a investigar y al parecer el Cosplay es efectivamente un campo de batalla del derecho de autor en Japón, Europa y Estados Unidos. ¿Cuál es exactamente la violación? ¿Esforzarse con devoción por confeccionar, diseñar e imitar al detalle algún personaje sin los permisos adecuados? En realidad el problema parece estar en ganar dinero con el disfraz aun cuando la mayoría lo haga por diversión. Stan Lee, creador de Marvel Comics defiende (quien sabe si sus abogados también) que cualquiera luzca un disfraz de Spiderman en eventos como este: publicidad gratis. Otras demandas son casos comerciales. Alguien se hace rico por vender orejitas de gato que otra empresa diseñó. O quien vende ropa de algún personajes sin permiso. La única preocupación: la plata.

En el SOFA compré un cuaderno de Shingeki No Kyojin. Una serie que conocí gracias a un amigo quien seguramente supo de ella por Internet. Del cuaderno, poco me importó si era importado de China, artesanal u original. Hacía parte de la oferta de souvenirs típica en estos encuentros que satisfacen una demanda desapercibida para la industria en Colombia, pero que es una oportunidad para muchos pequeños comerciantes jóvenes que no hacen parte de ninguna mafia ilegal.

No se si la vacuna que el SOFA paga a Sayco y Acinpro cubra “tanta infamia” contra el derecho de autor y puede que el ejemplo de la caza de Cosplays me lo desmonte cualquier abogado con algún detalle técnico. Sin embargo, no dejo de ver lo absurdo de los planes que intentan satanizar, muchas de las prácticas que hemos desarrollado gracias a Internet. No son prácticas “poco éticas” y potencialmente criminales. Son expresiones de nuestro desarrollo e intelecto. Así no seamos conscientes, todos nos hemos formado con algún referente cultural al cual hemos accedido por Internet: películas, libros, canciones. Por eso Tratados como el TPP o del TLC que negocian en forma restrictiva estos temas, son una amenaza para nuestra libertad.

En Japón, a quienes participan de la cultura del Cosplay, el Manga y el Anime, les preocupa la negociación del TPP, con este las supuestas infracciones al derecho de autor no necesitarían una denuncia de quien posea los derechos para su enjuiciamiento. Cualquiera podría hacerlo. Igualmente,  serían afectadas expresiones del manga permitidas por la ley como el Doujinshi, (usar personajes de alguna obra existente para recrear una historia nueva y venderla).

Seguramente este es un tema espinoso, por eso invito a prevenir, que se use como excusa la protección de los derechos de autor para restringir Internet y de paso afectar nuestras prácticas cotidianas y nuestros derechos. Esto es algo que busca la campaña #internetlibre, defender lo que hacemos en la red y que trasladamos a la vida como parte de nuestro ser. Piénsalo y participa, para evitar que las historias fantásticas del SOFA se vuelvan cuentos de terror con leyes aprobadas por debajo de cuerda y sin nuestro conocimiento, como ha sucedido con las semillas o la salud: Que no sea el turno de la fantasía.

@Fantom4s

RedPaTodos es un colectivo de organizaciones e individuos de la sociedad civil que promueve un uso incluyente de Internet y aboga por el respeto a los derechos fundamentales y las libertades civiles de todos los colombianos en el entorno digital.

http://redpatodos.co/

@redpato2

http://www.facebook.com/RedPaTodos

Este artículo está licenciado CC-BY-SA 2.5 Colombia. Usted puede copiar, distribuir, ejecutar y comunicar públicamente este artículo, incluso si el uso que hace es comercial, siempre y cuando de los créditos correspondientes. Puede hacer obras derivadas si la nueva obra es distribuida con una licencia idéntica a esta. Para conocer el texto completo de la licencia visite http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.5/co/

 

-Publicidad-
0
162
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Leonardo Guzmán

La generación de la cultura libre

El espíritu tecnonavideño