Opinión

¡¡Declaración de Uribe!!

Más que su declaración de renta en ceros, lo que este país necesita es una declaración suya que contribuya a superar una historia que nos tiene a todos agotados

Por:
febrero 20, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡¡Declaración de Uribe!!
Al expresidente se le agota el tiempo y la convocatoria; al senador el fuero

Ahora es la declaración de renta de Álvaro Uribe (senador) la protagonista del debate. Igual que a diario acontece con sus trinos, los discursos, sus rabias, la nueva propuesta constitucional, la inconstitucional, la riña, el salario mínimo, el enredo judicial, aquellos testigos, desmovilizados, víctimas, abogados, protegidos, estado de opinión, los tiempos cuando gobernó, los que no gobernó, la corrupción, la anticorrupción, todo, absolutamente todo en y por Él.

¡¡Que plomo!! Nos hemos acostumbrado por impulso de la cotidianidad a hacer eco de su Yo mayestático. En cuerpo propio o irradiado en la familia, en su anillo de seguridad o en el círculo de leales, aquel Yo sobresaltado ha abrumado cada grieta, las costuras y cualquier intento de vuelo de la política del país en lo que corre de este siglo, ya de por sí largo.  Protagonista de la guerra y la paz.  Él es oposición, legislación, gobierno, justicia, verdad, silencio.  Presidente, congresista, caballista, conquistador. Uribe es noticia, agitación, contradicción o referencia cuando habla y resulta serlo más cuando calla.

No queda ninguna presa suelta. Incluso los caballos de Uribe son personajes de la ineludible tragicomedia, el Incitatus de Calígula. Sin huida en la línea del horizonte el día a día parece gobernado por la necesidad de referirnos a Él, igual que en otros tiempos se exigía a todos dirigirse a Stalin como “Gran comandante”, comandante que tutelaba omnipresente la mesa y hasta la conciencia orgásmica del pueblo. Todavía --y perdóneseme la asociación aleatoria-- a los pies de cualquiera de las gigantescas estatuas e iconografías de Kim Il-Sung en Corea del Norte acostumbran ir los recién casados para ofrendar flores en súplica hechicera de buena suerte, de algún toquecito de su incontrastable inmortalidad. Las mujeres viven obligadas llorar y los soldados a reír frente a la presencia Gran Líder y ante su nieto que hasta esta hora sigue gobernando.

________________________________________________________________________________

Su Yo sobresaltado ha abrumado cada grieta, las costuras y cualquier intento de vuelo de la política del país en lo que corre de este siglo

________________________________________________________________________________

En esas estamos. Nosotros, según ironizaba Galeano de los uruguayos, tenemos la tendencia a pensar que existimos. Así que hurgamos en Él, en Uribe, intentando atravesar el escudo que empuña con regocijo. Desde luego, no son pocas las veces en las que resultamos con sensación de tirar nada más que erizos de mar a una pared de hormigón, mientras Él toma aire, se inflama y fortalece la afección de autofonía que parece acompañarlo.

Desde hace un tiempo, cuando las cosas se ponen más tensas en el reeditado hábito de la violencia nacional, regreso al “antimonumento Fragmentos” a recuperar esperanza, a caminar sobre el piso elaborado con las armas desleídas de las Farc allí escucho el llamado de mujeres que padecieron horrores, afirmando con certidumbre que así como fue posible fundir ese montón de fierros letales también puede hacerse con los odios.

Puesto que la reciente historia política y su acaecer próximo transitan tan indisolublemente adheridos al Yo de Álvaro Uribe, a esa manera monárquico-democrática contemporánea de exponer la fórmula del Estado soy Yo, aunque resulte cándido esperar tal cosa, más que su declaración de renta en ceros, en diez o en un millón, este país necesita una declaración suya. No digamos siquiera una confesión, una aceptación o declinación.  Una declaración, en el sentido básico que implica exponer claridad sobre algún asunto o cuestión.

No hay marcha atrás. Al expresidente se le agota el tiempo y la convocatoria; al senador el fuero. Puede entonces declarar. Más allá de la renta y los ingresos del año pasado, podría contribuir de ese modo a superar una historia que, de orilla a orilla, tiene a todos agotados.

 

 

-Publicidad-
0
1500
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Tapabocas como censura

Tapabocas como censura

La bacteria del asunto Arias

La bacteria del asunto Arias

¡¡Corruptos ínfimos; gusanos gigantes!!

¡¡Corruptos ínfimos; gusanos gigantes!!

¡¡Permiso para existir!!

¡¡Permiso para existir!!

¡¡La máquina de decretar!!

¡¡La máquina de decretar!!

¡¡Cultura en días del miedo!!

¡¡Cultura en días del miedo!!

¡¡Memoria a sangre fría!!

¡¡Memoria a sangre fría!!

¿Qué puede contar Merlano?

¿Qué puede contar Merlano?