De Otálora a Negret ¿Una Defensoría para defender a los poderosos?

Andrés Gil analiza la cuestionada elección del secretario del Partido de la U en un cargo fundamental

Por: Andrés Gil
agosto 18, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
De Otálora a Negret ¿Una Defensoría para defender a los poderosos?

Luego de que Armando Otálora saliera de la Defensoría del Pueblo por el escándalo  que todos bien conocemos, el país esperaba un defensor con amplia experiencia en derechos humanos, trabajo con comunidades, preparado para los históricos retos del postacuerdo y ojalá que se nombrara una mujer, una Defensora del Pueblo. Pero no, la Cámara eligió por 146 votos de 147 a Carlos Negret, un político tradicional, secretario del Partido de la U y solo hubo un voto para la otra candidata. ¿Para qué una terna si ya todo estaba elegido? ¿Para qué siguen ternando mujeres a los órganos de control y altas cortes si no les dan opción de ser elegidas? ¿Solo buscan a las mujeres para que sean rellenos en las ternas?

Si ya decidieron que una institución como la Defensoría “le pertenece” a un partido (así, como si fuera un feudo o una mercancía) y si lo que importaba es que quien estuviera ahí les respondiera por los puestos y los contratos ¿Para qué hacen esta pantomima de votación? ¿Cómo así que tuvieron que repetir la votación porque les sobraron cuatro votos fantasma?

Al parecer en lo último en lo que se pensó en esta elección del Defensor del Pueblo fue en los derechos humanos. El representante Alirio Uribe dejó constancia de que ninguna de las tres personas de la terna cumplía con los requisitos y por otro lado Alejandra Barrios, directora de la MOE, manifestó que “la elección fue una farsa” ya que mientras Negret ya llevaba 6 meses fraguando su elección, a los demás candidatos les dijeron dos días antes que iban a ser parte de la terna.

Hay que recordar en este punto que Negret era el enlace entre el Congreso y la Defensoría del Pueblo, en otras palabras, tenía relación frecuente con todos los Congresistas por lo que tuvo todo el tiempo del mundo para convencer uno a uno y hacer los acuerdos del caso para asegurar su elección  ¿O ustedes creen que esos 146 de 147 votos en la Cámara de Representantes salieron de la nada? ¿Creen que frente a un presupuesto (o mejor, un botín) de casi 11 mil quinientos millones de pesos de la Defensoría, esos 146 votos son una elección espontánea y ejercicio democrático e independiente? No. Me explico mejor: lo que hubo en el Congreso fue un contubernio para que la Defensoría del Pueblo siga no defendiendo los derechos humanos de las víctimas como debiera, sino los intereses de los poderosos.

Primero que todo en esta elección de Defensor del Pueblo se les olvida en la Cámara de Representantes que Colombia es un país con un conflicto interno donde hay 6 millones de víctimas y desplazados, más de 20 mil desaparecidos y  más de 6 millones de hectáreas de tierra despojadas. Acá mueren de hambre niños de La Guajira, el Chocó y el Vaupés. Colombia ocupa el segundo lugar en el mundo en conflictos minero ambientales. Finalmente la ONG Somos Defensores acaba de publicar su informe, donde detalla el asesinato de 35 defensores de DD.HH en los últimos 6 meses. Es decir, si hablamos de derechos humanos no es exagerado decir que este es un país que vive una silenciosa e invisible crisis humanitaria.

En este contexto yo me pregunto ¿Si una persona como Carlos Negret, cuya experiencia se limita a asesorías legales y a gestiones jurídicas  en el sector financiero, está preparada para convertir a la Defensoría en una de las instituciones eje de todo lo que representa la construcción de la paz y del postacuerdo de un complejo conflicto de 50 años? ¿O más bien terminará siendo una institución con un rol accesorio, que se limitará  a “hacer presencia” pero no a ser decisoria a favor de los derechos humanos?

Por otro lado, Carlos Negret viene de los Negret Mosquera, unas de las más grandes familias terratenientes del Cauca. Para que nos entendamos, es una persona proveniente de una familia acostumbrada al acaparamiento de tierras ¿Sí tendrá la voluntad política de dirigir una institución para que favorezca la restitución de tierras a miles de víctimas a quienes las han despojado? ¿a dónde acudirán los desplazados a quienes a sangre y fuego les han quitado sus tierras, a una institución dirigida por un hijo de terratenientes? Para que los defensores públicos en todo el país intervengan y acompañan en los procesos y litigios de restitución de tierras es necesario que el director priorice y aplique mucha energía y recursos en esta dirección, la pregunta es ¿Este Defensor del Pueblo lo hará?

Me enteré hace poco que en las facultades de derecho de Colombia no se enseña derecho agrario. En otras palabras, hay una enorme carencia de acompañamiento jurídico en los procesos de restitución de tierras, vacío que bien podría suplir la Defensoría si se lo propusiera. Otra pregunta sería ¿Se lo propondrá? Además, la Defensoría bien podría trabajar de la mano de las universidades del país para que se abran cátedras de derecho agrario con enfoque en la restitución de tierras. La pregunta, de nuevo, es ¿Un hijo de terratenientes tendrá la motivación de hacerlo?

Ahora bien, el tema de la restitución de tierras pisa cayos, cayos que exigen un Defensor del Pueblo valiente y coherente porque habrá que tocar grandes intereses involucrados en el despojo de tierras o en la compra de tierras manchadas con sangre. ¿Carlos Negret será capaz de hacerlo si quienes lo eligieron (al igual que él mismo) defienden intereses de los grandes poseedores de tierra del país?

Colombia es un país donde reina la impunidad en el despojo de tierras. Recordemos que la multinacional Poligrow acaparó tierras mediante un fraude notarial quedándose con territorios que habían sido despojadas a campesinos luego de la masacre de Mapiripán y ahí sigue tan campante. Recordemos también que el mismo Germán Efromovich compró la hacienda Bellacruz en Cesar, tierras  que habían sido despojadas a campesinos a punta de asesinatos y amenazas. Efromovich  dijo ser el tenedor de buena fe y legal de estas tierras ya que (pese a tener los  mejores abogados del país) no se había dado cuenta de que habían sido despojadas a sangre y fuego. Al final tuvo que ser la misma Corte Constitucional la que le diera la razón a los campesinos reclamantes. Yo me pregunto, ¿Carlos Negret tendrá el talante y sobre todo la independencia para enfrentar a los grandes cacaos que están detrás del despojo de tierras en Colombia? No lo creo. Además, muchos de ellos tienen a sus representantes sentados en el mismo Congreso que lo eligió por abrumadora mayoría.

La verdad soy muy pesimista y temo que la Defensoría de Carlos Negret sea similar a la del “prudente" Volmar Pérez, Defensor del Pueblo durante los gobiernos de Uribe, quien guardó un asqueroso silencio mientras el ejercito asesinó mas de 6.000 campesinos que presentaba como “falsos positivos” y mientras el paramilitarismo ejecutaba aberrantes masacres para que luego políticos y empresarios despojaron de sus tierras a las familias víctimas sobrevivientes.

La verdad temo que Carlos Negret no será el Defensor del Pueblo que el país necesita para el posacuerdo, sino que terminará devolviendo los favores en puestos y contratos a los 146 representantes que lo votaron como hizo Otálora quien recibió una Defensoría con 1.200 funcionarios y la entregó con 2.000, pero quien además hizo un pésimo negocio (¿o buen negocio?) al comprar por 13.000 millones un edificio en la carrera 9 con 16 para la sede de la Defensoría del Pueblo donde la Institución no se quedó con las mejores locaciones sino la mandaron al sótano y a los pisos dos al once con ascensores viejos donde hoy los funcionarios trabajan hacinados.

Sin duda está será una de las Defensorías del Pueblo que tiene el reto de ser una la más importantes en la historia de esta institución. Deberá dejar de ser un apéndice del Procurador Ordóñez y  más bien estar presente en los diálogos de La Habana; deberá acompañar a decenas o mejor centenares de miles de víctimas a lo largo del país; deberá llenar el enorme vacío que hay que la restitución de tierras; afrontar la creciente violencia contra la mujer que ya toma tintes de crisis humanitaria en suma; deberá ser una de las instituciones lideres del posacuerdo que llevará al país hacia la paz. ¿Podrá con este reto un Defensor clientelista, terrateniente y amarrado por acuerdos e intereses?

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
3530

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El problema de Cartagena no es Aquarela, sino la pobreza y la inseguridad

El problema de Cartagena no es Aquarela, sino la pobreza y la inseguridad

Nota Ciudadana
La ciencia y la tecnología llegan a las manos de los pimenteros del Putumayo

La ciencia y la tecnología llegan a las manos de los pimenteros del Putumayo

Nota Ciudadana
Caricatura: Roy, el ilusionista

Caricatura: Roy, el ilusionista

Nota Ciudadana
Esperando al país nacional

Esperando al país nacional