Opinión

De la tradición de vender niñas

No creo que todo lo que se rotule como tradición cultural o cultura indígena, sea territorio sagrado. Esas niñas wayuu son, sobre todo, sujetos de derechos. La venta de mujeres es un crimen

Por:
mayo 25, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
De la tradición de vender niñas
Entrevista, al aire, entre un “periodista” y un palabrero wayuu, en la que comentan los pormenores de las ventas de niñas en la Alta Guajira. Foto: captura de video

¡A cinco millones la niña! Virgen, con pelo allá abajo (¡toca civilizarla!, replica el vendedor), sabe tejer y cocinar, y se queda quietecita mientras el viejo que la compró se desahoga. “Se queda quietecita”, se dicen los señores haciéndose señas, que es una forma de asegurarse que se deja hacer sin protestar. Ahí les dejo el video (Ver al final del texto). Se trata de una entrevista, al aire, entre un “periodista” y un palabrero wayuu, en la que comentan los pormenores de las ventas de niñas en la Alta Guajira.

Esa entrevista me hizo recordar un hallazgo que me chocó hasta los huesos, en el curso de mi trabajo sobre reclutamiento de niñas, y son las peculiaridades de los contextos en los que las niñas indígenas son reclutadas. Distinto de otras, muchas niñas indígenas huyen de sus hogares y ven en los grupos armados ilegales la única manera de escapar de un matrimonio forzado. Otras escapan después de celebrado el “matrimonio”, y ven en su incorporación a estos grupos la única forma de defenderse o de vengarse por lo que les hicieron.

En esos matrimonios forzados concurren muchos males. Las obligan a parir como bestias, a trabajar como mulas, les niegan todo acceso al dinero, a los más elementales productos de cuidado personal, a la escuela, al gobierno comunitario, a alzar la voz, y generalmente las golpean (porque las entregan con la advertencia de que a las mujeres hay que enseñarles, a golpes, quien es el que manda).

El problema es que no se habla de eso, no se denuncia porque somos tan políticamente correctos, que es mejor callar porque está mal criticar las tradiciones indígenas. La prueba de que es así, es que la venta de niñas indígenas no es de ayer. Eso de los “matrimonios arreglados” no es más que un eufemismo guajiro para describir lo que en realidad es una muy antigua práctica de venta de niñas, es un hecho de toda la vida.

________________________________________________________________________________

Eso se llama, en todos los idiomas, esclavitud. Eso se llama violación y ultraje sexual. Eso, universalmente, es un tratamiento indigno e inhumano a unas niñas que no se pueden defender

_______________________________________________________________________________

El problema no es ni siquiera que sean culturas patriarcales. Nadie desconoce ni el valor ni los profundos contenidos de sus conocimientos y sus tradiciones. Pero vender niñas no es cultura. Eso se llama, en español y también en wayuu, tráfico de personas. Eso se llama, en todos los idiomas, esclavitud. Eso se llama violación y ultraje sexual. Eso, universalmente, es un tratamiento indigno e inhumano a unas niñas que no se pueden defender. ¿Y cómo las vamos a defender si nos da tanta pena señalar y denunciar la violencia que se disfraza de tradición indígena? ¿Qué vamos a hacer si hay tantas investigadoras colombianas denunciando la mutilación genital de las mujeres en el África, pero no se preguntan por la situación de la mujer indígena en nuestro país?

Pues aquí voy: Yo no creo que todo lo que se rotule como tradición cultural o cultura indígena, sea territorio sagrado, ni que haya que defenderlo. Tenemos la obligación de denunciar y de exigir la cesación de toda violación a los derechos humanos. Porque esas niñas podrán ser wayuu, pero son, sobre todo, sujetos de derechos. Son niñas. Son colombianas. Son nuestras hermanas, y lo que les hacen no es ninguna institución cultural. La venta de mujeres es un crimen.

--

-Publicidad-
0
2900
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Por qué no tenemos más remedio que volver a salir

Por qué no tenemos más remedio que volver a salir

¡Arriba las manos, esto es una reforma laboral!

¡Arriba las manos, esto es una reforma laboral!

¿Me divorcio o no me divorcio?: rupturas en los tiempos del coronavirus

¿Me divorcio o no me divorcio?: rupturas en los tiempos del coronavirus

¡No a los comparendos!

¡No a los comparendos!

Una carta (de advertencia) al Congreso

Una carta (de advertencia) al Congreso

¡Presidente, tome ya las medidas críticas estructurales!

¡Presidente, tome ya las medidas críticas estructurales!

Locas

Locas

El derecho de quitarle la vida a otro (en legítima defensa)

El derecho de quitarle la vida a otro (en legítima defensa)