Opinión

De juicios y sentimientos

Juzgar a las personas por lo que nos hacen sentir. Es lo que suscita la historia del más grande de los héroes de Estados Unidos y su esclava Sally Hemings

Por:
diciembre 30, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
De juicios y sentimientos
Nadie sabe si lSally aceptó la relación con Jefferson porque se enamoró, por conveniencia o por miedo
“…Es que no deberíamos juzgar a las personas por lo que han hecho con sus vidas —por sus hazañas, sus títulos, o sus ingresos-. Más bien (…), deberíamos juzgar a las personas por lo que nos hacen sentir. Por lo que vemos que ellos mismos sienten. Y sobre todo, por el tipo de persona que aspiran a ser”.

Saqué estas líneas de una despedida que le hicieron a un colega.

Quien las pronunció parafraseaba algunos apartes de The Way of the Flesh (El Camino de la Carne), una novela escrita en 1903 cuyo fin era atacar la hipocresía de la era Victoriana.

Y aunque no lo leí, creo que lo que allí se trata de consignar, según el párrafo, es no solo cierto sino necesario.
Así lo entendí cuando buscando qué leer y con ganas de investigar más sobre figuras sobresalientes de la historia de los Estados Unidos, me puse a indagar sobre Thomas Jefferson. Un hombre para muchos impecable. Un héroe de la política norteamericana.

Fue el tercer Presidente de los Estados Unidos, fue el autor principal de la declaración de Independencia, fue vice-presidente, secretario de Estado, embajador de su país en Francia, gobernador y congresista. Fue arquitecto y era experto en mecánica, matemáticas y horticultura. También se le cataloga como músico, arqueólogo e inventor.
Además, fundó la Universidad de Virginia y escribió las Notas del Estado de Virginia considerado el libro norteamericano mas importante publicado antes de 1800.

Era un hombre alto, de casi dos metros de estatura, delgado pero de movimientos coordinados y tranquilos. Por su postura, decían algunos,  se le calificaba de imponente y majestuoso a pesar de ser sencillo y discreto.

 

No solo inspiraba respeto y una profunda admiración.
Era carismático y encantador.
Y así lo sentí hasta que me encontré con Sally Hemings.

 

 Y no solo inspiraba respeto y una profunda admiración. Era carismático y encantador.

Así lo sentí cuando leí algo de su historia, hasta que me encontré con Sally Hemings.

Sally fue una esclava que adquirió Jefferson del lote de 200 hombres y mujeres de color que aportó Martha Wayles Skelton a su unión matrimonial con el talentoso político.

Cuando se trasladó con su familia a Monticello, la famosa casa de los Jefferson ubicada en Charlottesville en el Estado de Virginia, Hemings era tan solo una menor.

Pero al cumplir los 14 años de edad fue enviada a Francia donde su tarea era asistir en el cuidado de los hijos del entonces embajador, que hacia tres años había perdido a su esposa tras el parto de su último hijo.

Hemings volvió a Estados Unidos a los 17 años embarazada, y según datos recientes su primer hijo y posiblemente los cinco posteriores eran de su amo y señor, Thomas Jefferson.

A pedido de su propia esposa en el lecho de muerte, Jefferson juró nunca volverse a casar. Martha no quería que sus seis hijos tuvieran madrastra.  Así, Sally se convirtió, según dicen, en su compañera de vida.

Por años se ha tratado de deslegitimar la historia argumentando falta de información científica que compruebe dicha relación. Algunos, por el contrario, trataron de romantizar la historia inventando cartas de amor e intercambios afectuosos que nadie ha podido descubrir.

Al día de hoy lo que se conoce son pruebas de ADN que han reafirmado la conexión genética de dos de los hijos de Hemings con Jefferson, algunos posibles testimonios de estos acerca de la relación de su madre con el ex presidente y una habitación en Monticello que según arqueólogos e investigadores, era de Sally. Hemings dicen, era la única esclava con este tipo de privilegio en la mansión.

De haber existido, nadie sabe si la mujer aceptó la relación por que se enamoró, por conveniencia o por miedo.
Lo que es cierto es que por la diferencia de edades, de color de piel y sobre todo el poder del entonces político norteamericano y la situación social de Sally no eran muchas las opciones que tenía la esclava.

Por eso el tema ha sido de difícil investigación. Nadie quiere humanizar a un hombre que por años ha representado los valores mas profundos y nobles de esta sociedad. Nadie quiere dañar a uno de los pocos héroes que parecen reales. Reales, hasta que, claro, no lo son.

Jefferson no era un héroe. Era un ser humano. Uno que marcó grandes hitos, que inspiró y que creó. Uno que sin duda, dejó una marca positiva e indeleble en la historia de este país y que con seguridad buscó siempre ser la inspiración para el cambio y el progreso.

Pero humano, imperfecto. Lleno de miedos e inseguridades, y posiblemente débil antes sus pasiones.
Por eso, repito lo que dijo mi amigo:

“…Es que no deberíamos juzgar a las personas por lo que han hecho con sus vidas—por sus hazañas, sus títulos, o sus ingresos-. Más bien (…), deberíamos juzgar a las personas por lo que nos hacen sentir. Por lo que vemos que ellos mismos sienten. Y sobre todo, por el tipo de persona que aspiran a ser”.

Publicada originalmente el 31 de diciembre de 2017

 

-Publicidad-
0
1951
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El gol de los cigarrillos electrónicos (II)

El gol de los cigarrillos electrónicos (II)

El golazo de los cigarrillos electrónicos

El golazo de los cigarrillos electrónicos

De musas e inspiraciones

De musas e inspiraciones

Penetrando el NO

Penetrando el NO

Un tóxico 2018

Un tóxico 2018

Del dicho al hecho en acoso laboral

Del dicho al hecho en acoso laboral

Nobel a la era del #Metoo

Nobel a la era del #Metoo

Belleza sin bikini

Belleza sin bikini