Opinión

De calidad, se sabe poco

Por:
diciembre 06, 2013
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.

Con la noticia de que nos rajamos en las pruebas PISA, el tema de la calidad de la educación volvió a salir al tablero. Colombia no solo no ha logrado cobertura plena en la educación básica, como se busca hace varias décadas, sino que parece estancada en la mejoraría de la calidad, en todos sus niveles, para no tocar la superior que este año ha dado tantos dolores de cabeza al gobierno.

Se sabe ahora que la formación de competencias en las áreas de lenguaje, matemáticas y ciencias es pobre en comparación con otros países. Esta son las áreas que analiza el estudio PISA realizado cada tres años. Es decir, debemos repensar cómo estamos educando para el desarrollo adecuado del lenguaje en sus expresiones escrita, hablada y leída, para un buen racionamiento abstracto y un adecuado manejo de las áreas sociales.

Pero la realidad de la calidad escolar va mucho más allá de adquirir estas competencias. Mientras no enfrentemos esa verdad pura y dura de que nuestros jóvenes se aburren como una ostra en los colegios, hoy llamado instituciones educativas, no mejoraremos un ápice esos niveles de calidad. Cuando no se encuentra sentido a estar allí calentando pupitre, cuando las redes sociales virtuales son preferidas a la interacción física, cuando la escuela es un lugar hostil y se prefiere cualquier calle por sucia y peligrosa que sea al salón de clase, las soluciones a la calidad están todavía por inventarse.

La deserción escolar es muy grande así el gobierno diga que la redujo del 4,9% al 4,53% el año pasado. Esa no-matrícula, es decir estudiantes que año tras año no regresan a completar la primaria o la secundaria es alarmante en ciertas regiones, en especial campesinas y marginadas.

Cuando un estudiante se va quedando atrasado se produce además el factor de perder a su grupo y quedar en medio de otro que no responde a sus intereses, en lo que se conoce como extraedad, que es otro factor de aburrimiento y abandono escolar, así como lo son la pobreza y la violencia.

La educación de calidad debe ser aquella que atrae al estudiante, que le hace agradable estar en la institución, le produce interés por lo que allí se aprende. Pero la verdad es que eso no sucede en la mayoría de las instituciones colombianas.

La educación de calidad debe tener docentes que aman enseñar, que se capacitan en forma continua, no para alcanzar puntos en el escalafón, sino para crecer en sus propias competencias, entre ellas la competencia docente. Pero no nos digamos mentiras: nuestro personal docente también se aburre enseñando, se capacita poco y lucha casi exclusivamente por sus propias reivindicaciones laborales, no por la calidad de la educación.

La educación de calidad también debe generar interés por el aprendizaje, sed de conocimiento, deseos de investigación, curiosidad por la ciencia. Pero la verdad es que muy pocas instituciones se preocupan por ofrecer espacios de investigación gratos, que motiven, que generen curiosidad, por dotar sus laboratorios, sus bibliotecas, sus salas inteligentes o por crear espacios amigables para el conocimiento.

La educación de calidad debe ser aquella que genere una mejor sociedad, más incluyente, más tolerante, más solidaria. En esto, como en todo lo anterior también nos rajamos. En nuestras instituciones crece el matoneo, se fomenta el arribismo, el consumismo y la intolerancia.

Es fin, no sé por qué nos asustamos con los resultados de las pruebas PISA si llevamos más de dos décadas empeñados en el tema de la cobertura y nada más. Este énfasis en la cantidad le está pasando la cuenta a la calidad. Llegó la hora de hacer un verdadero esfuerzo por una mejoría real en la calidad, que por supuesto no es solo saber mucho.

 

www.margaritalondono.com
http://blogs.elespectador.com/sisifus/

-.
0
188
El poderoso Flower Rojas la mano turbia de Jorge Iván Ospina en el concejo de Cali

El poderoso Flower Rojas la mano turbia de Jorge Iván Ospina en el concejo de Cali

La angustiante espera en Colombia de la esposa de Javier Hernández Bonnet

La angustiante espera en Colombia de la esposa de Javier Hernández Bonnet

Los contratos del cuñado de Claudia López con la alcaldía de Bogotá

Los contratos del cuñado de Claudia López con la alcaldía de Bogotá

El condenado por un saqueo de $47.000 millones que el alcalde de Cali reencauchó

El condenado por un saqueo de $47.000 millones que el alcalde de Cali reencauchó

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus