Opinión

De amores, libros y mudanzas

Los amores contrariados y los libros no dan razones cuando son obligados a exiliarse en lugares que nunca imaginaron

Por:
septiembre 10, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Por estos días me he preguntado si, igual que se dispersan los libros en una mudanza, el amor también es susceptible de dispersarse; de ir de un lugar para otro, desgastarse y volverse vaga memoria en los anaqueles del corazón.

Adonde van a parar el objeto/sujeto amado o los libros que, de uno en uno hemos acumulado en toda una vida de privaciones o abundancia, es de esas frivolidades del pensar que suelen atacarnos con una carga de nostalgia y sentimentalismo, casi culpa, que acabamos llorando.

Si al menos percibiéramos si los que nos abandonan, el amor o los libros, también sienten la pérdida de nosotros, la dispersión o la extinción,  es probable que concluyéramos por consolarnos de la pena de la ausencia de uno y otros.

Pero no.

Porque los amores contrariados y los libros no dan razones cuando son desperdigados u obligados a exiliarse en lugares que nunca imaginaron ni desearon. Ni se devuelven para condenarnos por haberlos abandonado sin piedad ni misericordia en este mundo horro de amores y poesía.

En fin, esa vida de perdularios de un lugar en el que encontrar reposo y sobrellevar su éxodo irredimible el amor derrotado y los libros desperdigados en leguas a la redonda, es asunto que es mejor no meneallo si no queremos terminar condenados por la pena de haberlos matado y empujado en vida a vagar sin rumbo ni destino.

A veces se mueren, otras se recuestan en un hombro o una pared húmeda y carcomida que a poco de sostenerlos, al amor y los libros, se cansa de ellos y se derrumba para aplastarlos como a un gusano o, a una de esas salamandras doradas que van saltando por los pasadizos de la noche y de repente caen a nuestros pies.

Todo este rodeo, así llamamos los vivientes mortales y corrientes cuanto los eruditos, mortales poco comunes y nada corrientes, llaman perífrasis, para contarles a mis lectores que me he mudado de casa y de barrio y conmigo, los libros que en décadas fui acumulando con la fuerza de mis músculos y manos, poco sudo, hasta amontonar una cantidad que se hizo merecedora de un aparador del que, algunos más que otros, bajaban según llegaran los amigos o los curiosos  y se fijaran en su color o tamaño.

Y para decirles, si se apiadan oírme, que en la mudanza han sido bastantes los libros que he desperdigado, con pena y dolor, por los vecindarios del ancestro, los amigos o, simplemente los he dejado en el lugar adonde se dejan otras cosas que han servido, funcionado y acabado inexorablemente, su breve o larga historia de cotidianidades, usos y servidumbres.

Con la esperanza, en la que poco creo por inconstante e intangible, de que alguien, alguno de esos que van recogiendo cosas inútiles, papeles, cartones, para sobrevivir, se los lleve y deposite, por deslustradas monedas, en el crematorio de papeles que son las bodegas del reciclaje de todo.

O los revenda en el mercado de la sobrevivencia; en la subasta perpetua de los pasadizos del hambre de las galerías y plazas de mercado de nuestras ciudades anchas, ajenas y desalmadas hasta los tuétanos.

Mi mujer, que me ha acompañado en el calvario de pesadumbres y nostalgias que ha sido el éxodo de mis libros, para muchos su extinción, me ha visto suspirar hondo, con los ojos llorosos y la mirada puesta tras los pequeños ataúdes repletos de cadáveres de papel que por estos días han salido de la casa que dejo.

Pero no todo tiene que ser muerte y desolación, cadáveres de papel, tinta devenida en ceniza. No, algunos de entre tantos condenados, han sobrevivido, se han salvado del éxodo hacia la muerte; del exilio y la transmigración.

Y uno entre todos: el de una amante secreta de todos los tiempos y a quien sigo siendo fiel.
Una que arrebaté a Modigliani en duelos de tabernas, vino y polenta; borracheras, suicidios, cuellos largos y sensuales de mujeres abatidas por el desamor.

Anna Andreyevna Ajmatova.

Mi amada, mi inmortal, como el patio de mi madre, Anna Ajmatova.

Poeta

@CristoGarcíaTap

[email protected]

-.
0
225
Los viajes chics y sofisticados de Diana Uribe por el mundo

Los viajes chics y sofisticados de Diana Uribe por el mundo

El príncipe de la música popular está en camino;¿Jessi Uribe y Paola Jara planean tener bebé?

El príncipe de la música popular está en camino;¿Jessi Uribe y Paola Jara planean tener bebé?

Por qué Petro se la jugó por José Antonio Ocampo

Por qué Petro se la jugó por José Antonio Ocampo

El incómodo general (r) William Salamanca con el que Petro quiere limpiar la Policía

El incómodo general (r) William Salamanca con el que Petro quiere limpiar la Policía

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus