'Cucho' Hernández, ¿la última decepción de la Selección Colombia?

Prometía ser el nuevo James pero la terrible temporada en España se le atraviesa como una sombra en su futuro

Por:
agosto 30, 2019
'Cucho' Hernández, ¿la última decepción de la Selección Colombia?

Noche de otoño en el Red Bull Arena de Nueva Jersey, aforo de 25 mil espectadores, tribunas pintadas de amarillo y rojo, escenario del amistoso entre Colombia y Costa Rica y en la cancha hay empate a un gol. El entrenador interino de la Selección, Carlos Arturo Reyes, se dispone a hacer dos cambios con tan solo 20 minutos restantes para el pitazo final. Salen Juan Fernando Quintero y Carlos Bacca por Edwin Cardona y Juan Camilo Hernández. Este último, de incipientes 19 años de edad, está debutando con el equipo absoluto de su país después de atraer la atención de periodistas y aficionados por su rendimiento en la temporada anterior con la Sociedad Deportiva Huesca, con quienes ascendió a la primera división del fútbol español y anotó en 16 oportunidades.

Ese día, 16 de octubre de 2018, Hernández, mejor conocido como ‘el Cucho’ por la similitud física que tenía de niño con el argentino Esteban Cambiasso, esperaba impaciente a Bacca en la línea lateral para poder hacer efectiva la modificación. Chocó manos con su compañero, tan pronto este llegó, se agachó a rozar el césped con la yema de sus dedos, se persignó y entró corriendo. Lucía el número 14 a su espalda.

Segundos después, James Rodríguez recibió la pelota en tres cuartos e hizo un defectuoso pase a Radamel Falcao que no logró controlarlo. La suerte estuvo del lado colombiano porque el esférico terminó en los pies de Juan Guillermo Cuadrado con la defensa rival retrocediendo. Un tiro potente, pero centrado, salió de la derecha del volante de la Juventus y fue atajado por el portero costarricense. Como destinado para aquel momento, ‘el Cucho’ apareció para capturar el rebote y enviarla al fondo del arco con un cabezazo. Ni siquiera dos minutos, 90 segundos, y ya había conseguido saltar al estrellato.

Celebró a rabiar en el tiro de esquina a donde fueron a felicitarlo James, Falcao, Cuadrado, Borja, Cardona y demás. No sería su única oportunidad de festejo.

En el tiempo de reposición se gestó una contra que culminó con Cuadrado dejándole en bandeja de plata otro gol, un “tome y hágalo” que no fue desaprovechado. Dos tantos en su primer partido, carta de presentación de antología para quienes no lo conocían y muchas predicciones de un futuro promisorio.

Volvió al Huesca a dar una mano en la lucha por no descender. De origen humilde en comparación con otros gigantes de La Liga, el club aragonés contaba con una nómina austera y Hernández era de sus principales figuras. Domingo tras domingo, a pesar de que se intentara hasta lo imposible, la pérdida de categoría parecía cada vez más inminente y se concretó el primer fin de semana de mayo con una dolorosa goleada a manos del Valencia.

La participación del colombiano fue activa, pero su historial goleador escaso. Participó en 34 partidos y logró cuatro tantos. Entre sus víctimas estuvieron los dos grandes, el Real Madrid y el F.C Barcelona.

Por la penúltima posición del Huesca (33 puntos en 38 partidos), los reproches cayeron sobre Hernández y sus compañeros. Se acusó al plantel de pobreza de talento y falta de talante para sobreponerse a las situaciones adversas que surgieron por pelear el descenso.

Cabizbajo tuvo que volver a la disciplina del Watford de Inglaterra, dueño de su pase, pero antes se asomaba el mundial de fútbol juvenil en Polonia como una puerta hacía la redención. Carlos Arturo Reyes, el mismo que meses atrás lo llevó a Estados Unidos a debutar con la selección de mayores, lo incluyó en la lista de 21 convocados como el referente de una nueva generación de futbolistas colombianos. Se esperaba mucho de él. Tanto que la carga, así como las expectativas, sobrepasaban el normal devenir de un joven deportista en proceso de madurez.

Los titulares, sensacionalistas por naturaleza, proponían su nombre como la figura del campeonato. No se esperaba menos de aquel muchacho, de ahora 20 años, que tenía más roce internacional que sus contemporáneos y completaba dos temporadas compitiendo en el balompié europeo. Por eso, cuando Hernández y compañía vencieron al equipo local en su primer partido, llovieron críticas en su contra por no aportar al marcador. ¿Cómo era posible que un delantero no convirtiera? La presión solo iría en aumento.

No sería suficiente, entonces, su hat-trick contra Tahití en la última fecha de la fase de grupos. El bajo nivel del rival oceánico sirvió como razón para menospreciar el esfuerzo de Hernández. Y ese mismo argumento se afiló cuando no pudo brillar en el enfrentamiento de octavos de final con Nueva Zelanda. Un milagro en la tanda de penaltis mantuvo a los muchachos peleando por el torneo, pero el arco no se les abrió más. No se le abrió a ninguno, ni Sinisterra, ni Carbonero, ni Arroyo, y tampoco ‘el Cucho’ estuvieron dulces. La Sub 20 se fue, sin pena ni gloria, de la cita orbital.

De vuelta al país, mercado de transferencias veraniego corriendo y la suerte de la joven promesa en vilo. Watford no se pronunciaba y nadie demostraba interés en sus servicios. Los medios, los mismos que meses atrás lo posaban sobre un pedestal futbolístico, ahora lanzaban diatribas en su contra. Inflado fue, quizá, la censura más recurrente. Olvidaron que no son pocos los jóvenes talentos que vivieron ese espejismo de gloria para luego caer golpeados sobre la lona del fracaso por culpa de la emotividad periodística que predomina en Colombia. Johnnier Montaño, Libis Arenas, Hugo Rodallega, Wason Rentería, Marco Pérez, Pedro Franco, Michael Ortega y Marlos Moreno son algunos de los ejemplos más resonantes.

Y, pese a todo esto, ‘el Cucho’ aun tiene mucho por mostrar. El pasado abril cumplió 20 y la vida le sonríe con una nueva posibilidad de jugar al más alto nivel. El Real Club Deportivo Mallorca, onceno que volvió a primera división después de seis años, anunció su incorporación, a modalidad de préstamo, para la temporada que se avecina.

Puede que Hernández estalle. También puede que no. Pero lo segundo, en todo caso, sería absolutamente normal en un jugador de su edad. Talento hay. Falta confianza, tiempo y que lo dejen ser.

 

-Publicidad-
0
18900
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Discriminación de colombianas en Argentina

Discriminación de colombianas en Argentina

¡A pueblear! Medellín le apuesta a internacionalizar su campo

¡A pueblear! Medellín le apuesta a internacionalizar su campo

Alejandro Lyons será deportado a Colombia

Alejandro Lyons será deportado a Colombia

Nota Ciudadana
Aquí no tenemos gobernantes, alcaldes, ni funcionarios públicos, lo que tenemos son magos

Aquí no tenemos gobernantes, alcaldes, ni funcionarios públicos, lo que tenemos son magos