¿Cuántos webinars más aguanta?

Aunque hay eventos virtuales maravillosos y altamente productivos, hay personas que se quejan y verbalizan estar cansadas

Por: Carlos David Martínez Ramírez
octubre 30, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Cuántos webinars más aguanta?
Foto: Pixabay

Es común que algunos se quejen por las condiciones actuales de teletrabajo, en algunos casos con justa causa y en otros para no perder el hábito. Claramente, en un país tan desigual como Colombia, lo verdaderamente difícil está en las situaciones de las personas que se quedaron sin trabajo o que tienen que salir a l rebusque porque no pueden trabajar desde casa.

Aclarando que es peor no tener trabajo que tener trabajos agobiantes, resulta interesante analizar el cansancio que algunos experimentan hoy frente a agendas muy apretadas, ya sea porque efectivamente tienen muchas obligaciones o porque las labores se cruzan con las actividades domésticas o del cuidado de otros.

En esa curva de aprendizaje, hoy que está de moda hablar de curvas y picos, es posible que algunos se hayan adaptado ya a combinar muchas actividades en espacios y tiempos que antes eran extraños, como puede que para otros aún haya muchos conflictos.

En este escenario se ha impuesto la moda de los webinar, algunos obligatorios en los trabajos, otros en el contexto de eventos académicos, culturales, artísticos e incluso en el marco de emprendimientos de diversos tipos. Aunque hay eventos virtuales maravillosos y altamente productivos, hay personas que se quejan y verbalizan estar cansadas de tanto webinar.

Frente a esto pueden surgir varias preguntas, por ejemplo: sobre la calidad de los eventos virtuales en comparación con las actividades presenciales; también podríamos indagar sobre los criterios que se manejan para medir el impacto de este tipo de actividades.

Acá resultaría muy ligero despreciar los eventos virtuales solo porque los presenciales son mejores, la cuestión es que si no tenemos de otra, vale la pena cuestionar cómo se pude mejorar su calidad en lugar de simplemente rechazarlos.

Por otra parte, si privilegiamos los contenidos y no los medios, muchos criterios de calidad que se aplican a escenarios presenciales, también pueden aplicar, prácticamente sin ajustes fundamentales, a espacios virtuales.

Una hipótesis viable puede ser que los webinar representan (o simbolizan), para algunos grupos de trabajadores, la saturación de las agendas y el fastidio que muchos experimentan hoy frente a las medidas restrictivas, los cambios obligatorios en los hábitos, o todo esto al mismo tiempo.

Posiblemente, antes de que fuera obligatorio, trabajar desde casa era el sueño de muchos; pero hoy, paradójicamente o irónicamente, escoja la figura literaria que mejor le parezca, es posible que muchos se quejen por tanto evento virtual, en lugar de agradecer el tiempo ahorrado en desplazamientos o el tiempo ganado para compartir en familia.

Remembrando la visión de Baudelaire, de la Francia de mitad del siglo XIX, de repente nos puede estar pasando que el no tener algo que queremos nos genera ansiedad y cuando lo tenemos llega el hastío.

-.
0
100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Entre la felicidad y el agotamiento

Entre la felicidad y el agotamiento

Los sindicatos nos movemos en tiempos de covid-19

Los sindicatos nos movemos en tiempos de covid-19

Los trabajos de la pospandemia

Los trabajos de la pospandemia

Nota Ciudadana
Teletrabajo y gobierno digital: ¿podemos adaptarnos a un mundo más virtual?

Teletrabajo y gobierno digital: ¿podemos adaptarnos a un mundo más virtual?