Cuando La Libertad es sinónimo de cárcel

Un mirada a propósito del puente que partió en dos la historia de El Bagre y su relación con Aníbal Gaviria

Por: Carmelo Antonio Rodríguez Payares
junio 25, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Cuando La Libertad es sinónimo de cárcel

“Hay unos hombres que construyen muros para separarse de los demás, pero hay otros que construyen puentes para unir comunidades y lo que se ganan es un canazo”, dijo un hombre de avanzada edad en la mitad de una conversación que no quiere dejar caer en el olvido el tema que le ocurre al gobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria Correa, quien permanece confinado en su casa, no tanto por las decisiones tomadas en el mundo para enfrentar la pandemia originada por el bicho aquel, sino por la medida que sobre él le dictó la Fiscalía General de la Nación, una providencia que los menos conocedores de las ciencias de la justicia y del derecho, calificaron de aberrante, absurda y llena de inquina con cierta cercanía a la persecución política.

En medio de todo este enredo, la Bella me preguntó acerca del silencio que otras personas han guardado acerca del episodio y que por cosas de la vida participaron en su momento en la tras escena, pero que jamás se imaginaron que la construcción de un puente o de cualquier obra pública desataría toda suerte de sucesos y de hechos, mientras que otros escándalos por obras no realizados se las había llevado el olvido que todo lo puede y es cuando aparece la figura del exalcalde de El Bagre, Luis Manuel Galván Herazo, quien estuvo en el cargo mientras ocurrían estos asuntos y luego de repasar los detalles entregó los siguientes datos.

Todo comenzó el martes 17 de julio del año 2007 en el despacho del mandatario antioqueño, cuando fueron citados a una reunión los alcaldes y concejales de los municipios de El Bagre y Zaragoza, con el propósito de analizar las tareas pendientes que tenían sus gobiernos, y de allí salió la idea de pavimentar la única vía que en realidad enlazaba a las dos cabeceras y que era (y todavía lo es) una trocha endemoniada en cuya mitad del trazado aparecía una hierba como si fuera la anticipación de la línea amarilla que tienen las carreteras modernas, pero a la vez contaba con un puente sobre el río Tigüí, más conocido como el de los Castañeda, que nos servía como sitio de paseo y de cita para los amores eternos, pero al que también se lo tragó el olvido.

Sin embargo, fue el propio alcalde, Galván Herazo, el que dijo que ya que la Troncal de la Paz, que partía desde La Cruzada, en Remedios, hasta Nuevo Oriente, en Caucasia, contaba con la bendición del ejecutivo, era necesario construir un puente en la cabecera de El Bagre, de modo que hiciera las veces de punto de presión para pavimentar el ramal de 11 kilómetros que arrancaba desde el sitio Escarralao hasta Buenos Aires, Palizada, en la margen izquierda del río Nechí, pues desde entonces se notaba el poco ánimo que existía en el ejecutivo nacional para hacer la obra, pues el propio presidente de entonces, Álvaro Uribe Vélez, acompañado de un grupo desconocido para la comunidad de El Bagre, dijo que no había presupuesto para la misma.

Habrá que decir que muchos de los hechos aquí narrados fueron asuntos controversiales en su momento, porque muchos de sus protagonistas querían aparecer como los inspiradores de la obra cuando no lo hicieron y sus seguidores contaron el cuento sin tomarse la molestia de consultar con la realidad que es una sola. Así fue como el entonces concejal de El Bagre, William Ortega Vásquez, e Iván Rivas Méndez, cada uno por su lado, dieron por descontado que el proyecto del puente la Libertad nació en aquella reunión del piso 12 de la Gobernación de Antioquia. Incluso este último lo tiene claro porque para la fecha todavía estaba perturbado por las consecuencias de la celebración de su cumpleaños, en plenas fiestas del Carmen.

Aníbal Gaviria Correa, dueño y señor de las decisiones, se apartó del querer de los zaragozanos y fue así como se iniciaron los trámites respectivos para materializar la obra cuando apenas faltaban menos de cinco meses para entregar su cargo y le dio las instrucciones del caso a Margarita María Ángel Bernal, quien estaba al frente de la recién creada y fortalecida Secretaría de Infraestructura Física para el Desarrollo de Antioquia, para de esta manera entregar una de las iniciativas de mayor trascendencia social y económica para esta atribulada región en la que no cesan de pasar los hechos que la mantienen paralizada. Así las cosas, la delegación de El Bagre no resistió el deseo de brindar por aquel triunfo y definió escuchar vallenatos y celebrar por lo alto en un establecimiento por los lados de la carrera Palacé, mientras a sus vecinos de Zaragoza les quedó el consuelo de haber luchado por una obra que hoy todavía permanece inconclusa y olvidada.

Para los días finales del mes de diciembre de aquel 2007, se pactó una reunión con la comunidad de El Bagre para asistir a la entrega de una serie de obras como el tramo de la pavimentación correspondiente de la Troncal de la Paz, así como las renovadas instituciones educativas del 20 de julio y Bijao, además del Centro Administrativo Municipal, con el cierre natural y su broche de oro que fue la proyección de lo que sería el anhelado puente, obra por la que muchos bagreños ya no daban crédito porque durante los últimos seis meses nadie fue testigo del arranque de las obras. Sin embargo, fue ese mismo día, jueves, para ser exactos, cuando el ingeniero Luis Fernando Solarte Viveros (representante legal del Consorcio Troncal de la Paz) y sus hermanos Carlos y Paola Solarte, acompañados por Ignacio Narváez, mostraron en una proyección de lo que serían los 365 metros lineales de la obra.

Fue allí, en el transcurrir de los eventos sociales, cuando se conoció que la “magna” obra llevaría el nombre del asesinado gobernador Guillermo Gaviria Correa, con el apellido de la Libertad, pero que por esas cosas de la política no se pudieron consolidar porque faltarían, además, dos personajes en la historia que le cambiaron el rumbo a la misma. Se trata de Gumercindo Flórez Mendoza, quien debió haber estado en la reunión de aquel 17 de julio, pero a la fecha había renunciado a su curul para aspirar al cargo de alcalde, y el de Luis Alfredo Ramos Botero, quien fue el ejecutor de la obra y el que se negó al bautizo con el nombre del malogrado gobernador.

Han transcurrido casi diez años desde su inauguración y son muchos los que hoy reconocen que fue gracias a este puente como a El Bagre le comenzó a cambiar su ambiente y sus expectativas de convertirse, tal cual fue señalado desde siempre, en esa despensa agrícola, minera y piscícola de todo el Bajo Cauca. No obstante, no ha tenido aquella fortuna de contar con una clase dirigente comprometida con su desarrollo y de una comunidad con el verdadero sentido de pertenencia, al punto de que ha sido muy poco el agradecimiento que se les ha brindado a quienes desde sus cargos en el Concejo Municipal y en la Alcaldía, como Luis Manuel Galván Herazo, fueron los verdaderos promotores de la obra, así otros hayan aparecido en la foto inaugural.

La suerte que pueda correr el gobernador Aníbal Gaviria Correa en los vericuetos de la política y de la justicia no podrá eclipsar los sueños de esta población que acaba de ver perturbados sus sueños de tener un día del padre en paz, solo porque una turba de salvajes le apuntan a que serán los fusiles, y no los argumentos, los que se impondrán en la región.

Así que mil gracias a quienes dejaron para la historia este bello puente, ícono y punto de referencia del municipio de El Bagre.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
1500

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Niños en El Bagre estudian en salones inundados

Niños en El Bagre estudian en salones inundados

Nota Ciudadana

"En el bajo Cauca antioqueño era más fácil ser paraco o guerrillo que profesional"

Nota Ciudadana
El Bajo Cauca Antioqueño, Aquiles y la tortuga

El Bajo Cauca Antioqueño, Aquiles y la tortuga

Nota Ciudadana
¿Cómo se integra el acuerdo de paz a los planes de desarrollo del Bajo Cauca antioqueño?

¿Cómo se integra el acuerdo de paz a los planes de desarrollo del Bajo Cauca antioqueño?