Cuando conocí a Raúl Gómez Jattin, el poeta loco

En una visita a su hermana a Cereté, lo vio por primera vez. Charlo con él sin saber quién era hasta que finalmente descubrió el nombre de tan peculiar personaje

Por: Douglas Iván Páez Sosa
junio 13, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Cuando conocí a Raúl Gómez Jattin, el poeta loco
Foto: Cortesía

A comienzos de los años ochenta (tendría aproximadamente 14 años), mi hermana Faride se encontraba realizando su año de prácticas de Instrumentación Quirúrgica en la ciudad de Cereté, Córdoba.

Mi madre y yo íbamos con frecuencia a visitarla. Siempre era grato recorrer esas extensiones inmensas de tierra plana, dotadas de abundantes prados verdes, con sus ganados blancos y pardos, robustos y bien cuidados, los cuales podíamos apreciar desde la carretera al pasar. Praderas inmensas e interminables, sembradas de algodón, eran lo más similar que podíamos tener, en estas tropicales latitudes, a un prado cubierto de nieve.

Se quedaba mi hermana hospedada en la casa de la familia Rodríguez Espitia, ubicada en el barrio Venus. Es una casona antigua, grande y de madera. Su color, verde claro. Además, con un elaborado jardín que demarca el camino de la entrada.

Justo enfrente de esta casa, un brazo del río Sinú pasa agrandado y veloz en época de invierno. Es una vista hermosa, pero intimidante al mismo tiempo. Ver todo ese caudal bravío y poderoso de aguas turbias, fluyendo tan cerca del límite del desborde, siempre me asustó.

Un mediodía cualquiera, y después de haber caído un torrencial aguacero, sentados en la sala y reposando el almuerzo, degustábamos un tinto. De repente, irrumpió en medio de la sala un hombre inmensamente alto. Fue tan rápido e inesperado su arribo, que nos sorprendió cual aparición.

Era fornido, de piel blanca pero curtida, no sucia, bronceada. Su cabeza, notoriamente grande, estaba cubierta de cabello liso, negro y ligeramente alborotado.

Vestía una camisa guayabera gris, de cuatro bolsillos, la cual se veía algo gastada. La combinaba muy bien con un pantalón negro, remangado a los tobillos; ambas prendas estaban limpias. Pero lo que resaltó de inmediato y captó toda mi atención, fueron sus enormes pies descalzos; trajinados y untados de barro.

Su tono de voz era grave, hablaba fuerte y con mucha seguridad; parecía ser allegado, o por lo menos, cercano a esta familia. Usando buen léxico y denotando modales, pide un tinto y se sienta con nosotros.

Era una imagen extraña—por decir lo menos— ver a este señor sentado con sus piernas elegantemente cruzadas, pocillo en mano, vestido de guayabera y pantalón largo; pero sus pies, totalmente desnudos y llenos de barro.

Empezó a dialogar y con mucha tranquilidad comenzó a interrogarnos.

Inició con mi madre, le preguntó sobre su ocupación, cuál era la relación de ella con la familia Rodríguez, su procedencia, etc. Luego se dirigió a mí. Preguntó el parentesco entre mi madre y yo, mi edad, colegio, año que cursaba... y así de repente y salido de contexto, me preguntó, refiriéndose a mí en tercera persona: ¿Y a Douglas Iván le gusta la poesía? Respondí que sí, y acto seguido comenzó a declamar uno de sus poemas. Uno que hablaba de que él era un Dios en su pueblo o algo así.

Quedé asombrado. ¿Cómo alguien, evidentemente desquiciado, podía haber escrito algo tan bonito y coherente?

Después preguntó por mi dirección en la ciudad de Cartagena. Esthercita Rodríguez Espitia, hija de la dueña de casa, me hizo unos ademanes a espaldas del sujeto que no entendí. Y le di mi dirección.

Cuando este extraño sujeto terminó su café, de la misma forma atrevida e irreverente con la que irrumpió, se marchó. No sin antes prometer visita a nuestra casa en Cartagena. Apenas salió, Esthercita, algo preocupada me dice: no te asombre si llega a tu casa. Él tiene una memoria excelente. "¿Y quién es él?", pregunté preocupado. Es Raúl Gómez Jattin, alguien a quien la inteligencia lo llevó a la locura.

Nunca me visitó, cosa que agradezco, porque la verdad es que el personaje me intimidaba.

Años después, estando de amores con quien fue mi esposa y madre de dos de mis hijas, estábamos sentados en el parque de San Diego de la ciudad de Cartagena. Tomábamos vino y escuchábamos canciones de Silvio Rodríguez. De repente, llegó Raúl. Lo reconocí de inmediato. Pidió un trago de ron Tres Esquinas a otro grupo de muchachos que estaba cerca de nosotros; ellos, con tono displicente, le dijeron que no.{

Raúl, visiblemente enojado, hace como quien se marcha; pero a escasos metros se regresó corriendo, y sin que nadie lo esperara, de un zarpazo les arrebató la botella. Allí, de pie y delante de estos chicos y nosotros, empinó la botella y se tomó un desbordante sorbo de licor. Y lo poco que dejó en la botella, haciendo gala a su locura, carácter e irreverencia, lo reventó contra el piso; salpicándonos de vidrios y licor a todos los allí presentes. Después, con una carcajada estridente, despavorido corrió y se perdió entre las estrechas callejuelas del barrio de San Diego.

¡Loco hijueputaaa! Como salido del alma, alcanzó a gritarle uno de los afectados, pero después todos, absolutamente todos, soltamos una contagiosa carcajada. Es que ver la osadía y desfachatez del personaje fue muy gracioso.

Pocos días después de aquel suceso, leí en el periódico local la trágica noticia de su muerte. Murió atropellado por un bus a las seis de la mañana en inmediaciones del puente de Chambacú, frente a la mirada fija y estática de la India Catalina.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
915

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Tarde Raúl (I)

Tarde Raúl (I)

Tarde Raúl (II)

Tarde Raúl (II)

Nota Ciudadana
Raúl Gómez Jattin, el poeta

Raúl Gómez Jattin, el poeta

Nota Ciudadana
Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin