Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

¿Por qué como cristiano le digo Sí al acuerdo de paz?

Fabián Mora tiene claro cuál va a ser su voto el próximo 2 de octubre: “Quienes hablamos del amor de cristo no podemos calificar al otro como imperdonable”

Por: Fabián Adolfo Mora Caviedes
Septiembre 12, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Por qué como cristiano le digo Sí al acuerdo de paz?
Foto: es.aleteia.org

Ante el fin de las negociaciones entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc, ahora, los colombianos nos avocamos en menos de un mes a la refrendación de los acuerdos a través del plebiscito.

Al conocer la arrecia promoción de algunas iglesias cristianas contra el plebiscito, haciendo uso de la predicación, cuyo eje debería ser cristo, me veo en la obligación de aclarar que esas posiciones marcadas por calificativos irresponsables, no representan mi posición como cristiano.

Expongo a continuación, lo que es a mi parecer, los resultados de una negociación política que tardó 4 años; y que estando ad portas de su aprobación, refleja una oportunidad histórica para Colombia y las futuras generaciones.

Para quienes lo desconocen, el registro de víctimas ha totalizado cerca de 8 millones de colombianos, la muerte de más de 220 mil personas en el marco del conflicto armado y 27 mil secuestros, dados especialmente en zonas rurales del país.

Con la puesta en marcha del cese bilateral al fuego y de hostilidades, según el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (CERAC), desde hace 68 días no se registran acciones ofensivas atribuibles a las Farc.  A esto se suma que en los últimos 13 meses se presentó la menor intensidad del conflicto en sus 52 años de historia.

Estos datos nos deben servir como elemento de análisis en la decisión que como colombianos nos corresponde el 2 de octubre. Pensar en el país previo al acuerdo, puede ser una mirada a lo que puede llegar a ser si se aprueba o no lo pactado entre el Gobierno y las Farc.

Ahora, con la reiterativa discusión de creer que lo acordado entre el Gobierno y las Farc es sinónimo inmediato de paz, se cae en un error parcial. El acuerdo plantea, como lo dice el título, la construcción de una paz estable y duradera, por ende, la implicación de esa construcción está en todos los colombianos, aún para aquellos que tienen inquietudes en algunos puntos de lo acordado. De igual manera, calificar los acuerdos como la entrega del país al castro-chavismo es por sí solo irracional e irresponsable. La veeduría internacional en el proceso otorga garantías del mantenimiento del sistema democrático colombiano.

La participación ciudadana en los acuerdos permitió la recepción de 5835 propuestas; a partir de esas propuestas se invitaron a expertos en el tema agrario, líderes de asociaciones campesinas, académicos, organizaciones indígenas, afrodescendientes, organizaciones de víctimas, organizaciones juveniles, ambientalistas, centrales y organizaciones sindicales, raizales, comunidades religiosas, empresarios, entre otras.

Ese múltiple espectro conversando sobre temas específicos generó, en su momento, una mayor confianza e instó a un intercambio de saberes y opiniones. Por eso, insisto, que calificar lo acordado como la entrega del país a las Farc es fuera de la realidad.

El acuerdo en su integralidad, estuvo pensado teniendo como centro de discusión a las víctimas. Dentro de las medidas de reparación se plantea el reconocimiento de la responsabilidad, que de hecho desde ya hemos vislumbrado en casos específicos como el de Bojayá, en donde las Farc cara a cara con las víctimas, pidieron perdón por lo ocurrido.

El otro caso fue el reciente encuentro entre los familiares de los diputados del Valle, asesinados en cautiverio por las Farc, en el que las propias víctimas reclamaron, preguntaron y lloraron ante la propia guerrilla por los hechos ocurridos en el 2007. En esa reunión las Farc se comprometió a pedir perdón en un acto público; eso, a la postre busca construir la mayor verdad a las víctimas y garantizar la no repetición de hechos atroces que marcaron la historia de Colombia.

En el punto del perdón no puede resultar ajeno, para quienes profesamos una fe cristiana, la necesidad de propender por una reconciliación desmarcada de los odios, los rencores y la venganza. No podemos ser nosotros, quienes hablamos del amor de cristo, calificar al otro como imperdonable, cuando Jesús en sus enseñanzas, profesó la necesidad de amarnos unos a otros, aun cuando ese otro resulte lleno de odio, tristeza y rencor. Nosotros, los cristianos, podemos ser hoy posibilitadores de una Colombia reconciliada, que por fin vea un escenario distinto a la guerra y que para infortunio de la humanidad, ha significado la vida de miles de colombianos.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
Queremos seguir siendo independientes, pero no podemos solos. ¡Apóyenos! Con la tecnología de TPaga
$20.000 $50.000 $ 100.000 $300.000
Donaciones en pesos colombianos ($COP) a la Fundación Las Dos Orillas. NIT 900.615.503 para la operación de Las2orillas.co
0
2155

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Más cantantes colombianos siguen vendiéndole su alma al reguetón

Más cantantes colombianos siguen vendiéndole su alma al reguetón

Shakira, Carlos Vives, Silvestre Dangond, entre muchos otros, seguramente con temor al olvido y ver sus finanzas en cero, se han sumado a este género
Más que las Farc, el peligro más grande siempre fue la corrupción

Más que las Farc, el peligro más grande siempre fue la corrupción

"Colombia está llorando, Colombia necesita borrar un pasado que hace daño y escribir un presente que nos saque de esa lista negra en la que estamos ante el mundo"
La Mojana en la sombra de la calamidad

La Mojana en la sombra de la calamidad

Si las lluvias continúan existen altas posibilidades de inundación en esta zona
Las presuntas irregularidades en la elección al consejo académico de la U. Cundinamarca

Las presuntas irregularidades en la elección al consejo académico de la U. Cundinamarca

Juan David Cetina Parra, candidato, denuncia que el proceso tuvo algunas inconsistencias