Consulta con el pediatra, un examen de peso para las madres

Muchas se sienten desalentadas con la lactancia cuando les indican que sus bebés están bajos de peso; sin embargo, eso no debe desanimarlas

Por: Ingrid Tatiana Navarro Acosta
marzo 01, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Consulta con el pediatra, un examen de peso para las madres

María dice: “quiero contarles mi historia, a ver qué me aconsejan, por favor. Mi bebé tiene 4 meses, fuimos a la cita de control y según la báscula del pediatra se bajó de peso con respecto a la cita de los 3 meses (30 gramos). Ella come solo LM... entonces el Dr. me mandó a complementar con fórmula”.

Ella desesperada por ayudar a su amiga comenta: “el pediatra le mandó leche de fórmula y le dice que la leche de ella ya no es suficiente para el bebé, que por obligación le debe dar tetero, pero el bebé no lo recibe”.

Johana habla de tener los oídos curtidos de escuchar lo mismo y agrega: “Me entristece oír de esos pediatras que desaniman y subestiman a las mamitas. Creo que muchos necesitan urgente capacitación en lactancia materna”.

A Paola le piden cuantificar las tomas: “Hola, mi bebé de 3 meses está bajita de peso y venimos con LME. El pediatra me pidió cuantificar lo que toma y lo que produzco y resulta que…”

Jeniferth con emojis tristes dice: “Hola niñas nuevamente yo. Les cuento que hoy tuve cita con el pediatra y me dijo que Santi está bajo de peso: me mandó a darle 1 CM de bicarbonato tres veces al día por 7 días”.

Los anteriores comentarios son el pan de cada día de los cientos de mensajes reales de mamás que buscan refugio en los grupos de apoyo a la lactancia, deseando encontrar información y respaldo después del control con el pediatra de sus bebés; mujeres que incluso llegan a sentirse malas mamás por insistir en lograr una lactancia materna exclusiva, pensando que en su empeño podrían estar retrasando el desarrollo de sus hijos; mamás que fijan en el calendario la cita con el pediatra como un pistolazo de salida en una carrera por engordar a su bebé los gramos exactos que el pediatra y todos en la familia necesitan ver en la báscula.

Es que nos sentimos presentando un examen, sí, digo sentimos porque también escuché del pediatra: “Debes establecer horarios para tu lactancia”, “15 minutos en cada seno”, “debes complementar con fórmula porque no se ubica en el percentil adecuado de peso para la talla”. Es como si automáticamente se instalara en los hombros el peso que no ganó nuestro bebé y el peso de sentir que no lo estamos haciendo bien. Estos pediatras no tienen en cuenta el impacto negativo que causan sus palabras al hacernos dudar de nuestra producción y calidad de leche, peor aún, si una madre no está informada la puede llevar al fracaso de su lactancia.

Muchas madres lactantes temen la visita al pediatra y no haber logrado “rellenar” lo suficiente a sus bebés, como si se tratase de un pavo en navidad, para entrar en las temidas curvas de crecimiento soportadas en percentiles de bebés alimentados con fórmula, que además inician alimentación complementaria desde los 4 meses; lo cual no es lo mismo al de un bebé alimentado con lactancia materna, quienes son capaces de autorregular su ingesta de leche alimentándose en la cantidad perfecta a desemejanza del que toma biberón con fórmula que no puede parar el fluido fácil, por lo cual no hay punto de comparación ni por qué insistir ser parte de esos percentiles. Por eso desde el 2006 la Organización Mundial de la Salud presentó unas nuevas tablas para bebés alimentados con leche materna, pero en desavenencia muchos profesionales de la salud lo desconocen.

No es común encontrar pediatras con conocimiento en lactancia o como bien se les titula “prolactancia”, profesionales que nos motiven a continuar amamantando, que al encontrar bajo peso se pregunten qué puede estar pasando. Es preocupante un país como Colombia, donde de acuerdo con cifras presentadas por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en 2017 solo el 30% de las colombianas logran una lactancia materna exclusiva como recomienda la OMS hasta los 6 meses. Con esta cifra tan alarmante debería haber más pediatras amigos de la lactancia, más teniendo en cuenta los recientes hallazgos de la revista científica The Lanzed en el lanzamiento global de su serie en lactancia materna la cual arroja:

“1 de cada 3 niños es amamantado hasta los 6 meses en países en desarrollo. Incrementar la cantidad de niños amamantados puede evitar la muerte de 820 000 niños menores de cinco años. De estos, el 87% serían menores de 6 meses. Prevendría el 88% de muertes en niños menores de 3 meses relacionada a infecciones, la mitad de todos los casos de diarrea (54%) y un tercio de las enfermedades respiratorias (32%). Las admisiones hospitalarias por diarrea disminuirían en 72% y por infecciones respiratorias en 57%. Se identificó que amamantar protege contra otitis media aguda en menores de 2 años, diabetes tipo 2 y obesidad”.

Esto es tan solo una nimiedad de los beneficios comprobables e indiscutibles de la leche materna, sin mencionar los que tiene para la madre. Entonces ¿qué ocurre?, ¿por qué no nos sentimos respaldadas amamantar?

Para responder a esta pregunta y otras más he invitado a esta publicación al pediatra mexicano prolactancia David Barreto, quien es seguido por cientos de madres en sus redes sociales; convirtiéndose a distancia en un referente de apoyo, información y motivación profesional para continuar sus lactancias:

¿Por qué cree, si hay amplios estudios sobre las bondades de la leche materna, que muchos pediatras siguen formulando leche artificial ante el poco aumento de peso en lugar de tener como primera opción de complemento la leche extraída de la madre? Teniendo en cuenta que por cada biberón de leche de fórmula se deja de estimular las mamas y de esta manera se disminuye la producción de leche.

DB: Considero que la principal causa por la que se indica formula es multifactorial: el desconocimiento de temas tan importantes como la lactancia materna; el miedo a que el niño se deshidrate y que se demande al médico; el miedo a perder al paciente en la medicina privada.

En los grupos de apoyo es recurrente encontrar mensajes de madres desesperanzadas pidiendo apoyo porque el pediatra de sus bebés les manda a complementar con leche artificial de marcas específicas, lo que nos lleva a pensar si es por falta de formación en lactancia materna o intereses comerciales. ¿Cuál es su opinión?

DB: Desgraciadamente ambas causas están presentes, el médico pediatra no está formado en temas de lactancia materna, es por ese motivo que a veces se hacen recomendaciones de iniciar tal o cual leche sin pensar en que lejos de hacerle un beneficio al niño, están comprometiendo su salud.

En segundo lugar la influencia de marcas comerciales, ofreciendo regalías a médicos por indicar su marca en específico, congresos, cursos, premios, o en el mejor de los casos fuentes bibliográficas todo auspiciado por las empresas y bajo el agua, debido a que la aplicación del código de sucedáneos de la leche materna lo prohíbe, pero a pesar de esto aún se práctica.

Si el médico pediatra se formará en lactancia materna, dudo mucho que la indicación de fórmulas fuera como lo actual, a los 3 meses en México solo el 13% de las madres siguen amamantando de forma exclusiva a sus bebés.

Como líder de un grupo de apoyo de LM y participante en otro encuentro que los percentiles de crecimiento son el argumento en donde más se apoyan los pediatras para concluir que un bebé al tener poca ganancia de peso debe ser suplementado con leche artificial. ¿Siendo pediatra y con formación en lactancia materna cree usted que este debe ser el único requisito a tener en cuenta para decirle a la madre que el bebé debe ser suplementado?

DB: Los percentiles son muy importantes para tomar decisiones, pero ahí caeremos en otro abismo negro, la falta de formación en temas de puericultura como crecimiento y desarrollo. Los niños pueden nacer y crecer en un percentil bajo, por ejemplo en un p15, y no ser niños de talla baja, pero también habrá niños con peso y talla en p85 y no ser obesos, hay niños robustos y hay niños delgados, bebés altos y bebés bajitos, la influencia de la genética es fundamental en estos casos, la incidencia de enfermedades, pero sobretodo que el bebé se esté alimentando correctamente del seno materno. Hay bebés que enferman con frecuencia, que les niegan tomas nocturnas o que les dan agua u otros líquidos en lugar de amamantarlos, cada caso se debe analizar y en ninguno de ellos será suficiente el valorar una sola medición, si no más conveniente el análisis de la tendencia.

Ahora, en el caso de que se compruebe poca ganancia de peso debido a mala alimentación se deberá extraer leche materna primero y dársela al bebé con vaso y cuchara, si esto no fuera posible, entonces suplementarlo con leche materna donada y si esto tampoco fuera posible suplementarlo con fórmula.

Muchas madres nos sentimos poco o nada motivadas por pediatras a continuar nuestra lactancia materna, pediatras que siguen promoviendo tiempo determinado para las tetadas, que nuestra leche pierde beneficios nutricionales a los 6 meses... entre muchos otros mitos que en comunidades de apoyo a la lactancia materna se intentan derrumbar. ¿Qué mensaje alentador le quiere envía a esas madres para continuar con su LM?

DB: Mi mensaje es que no pierdan la esperanza, la naturaleza no se equivoca, nos ha otorgado el mejor alimento que puede recibir un bebé, la leche materna, que no solo nutre al niño, sino que además le da protección contra enfermedades agudas y crónicas, y le da el beneficio de fomentar que su madre sea la principal figura de apego, donde no solo encuentre satisfacción de necesidades si no también protección y amor. Busquen un profesional que compruebe sus conocimientos sobre lactancia materna y confíenle la atención de sus bebés.

Mamás no dejen caer peso innecesario sobre sus hombros, infórmense, prepárense, busquen apoyo confiable, crean en su naturaleza y griten “aquí sí hay leche”.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1053

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
No, Taliana, no hay evidencia científica sólida de que la malta ayude a la lactancia

No, Taliana, no hay evidencia científica sólida de que la malta ayude a la lactancia

Nota Ciudadana
¿La publicidad de fórmulas lácteas en detrimento de la lactancia materna?

¿La publicidad de fórmulas lácteas en detrimento de la lactancia materna?

Nota Ciudadana
María Clara Rodríguez, no tienes que tomar nada raro para poder amamantar

María Clara Rodríguez, no tienes que tomar nada raro para poder amamantar

Nadie está en contra de la lactancia, pero…