¿Cómo se convirtió Argentina en el escondite de narcos colombianos?

El diario El Clarín reveló la forma en que 'El Loco Barrera' y sus aliados se mudaron a aquel país y organizaron una red criminal que tardó en ser descubierta

Por:
septiembre 10, 2019
¿Cómo se convirtió Argentina en el escondite de narcos colombianos?

Argentina siempre pareció un país distante para el narcotráfico colombiano. Mientras los titulares de noticieros y prensa suelen apuntar a Estados Unidos y España siempre que se refieren a la captura de algún capo o el descubrimiento de un cargamento de droga, el país al sur del continente figura por otras cosas. A veces por el talento de sus futbolistas, como Lionel Messi que acapara miradas cada vez que anota un gol en la Liga Española, y otras por las idas y vueltas de su economía que no parece encontrar un repunte cercano tras la victoria del peronismo en las elecciones primarias del pasado 11 de agosto.

Es por esto que llamó la atención de muchos, tanto argentinos como extranjeros, el artículo que publicó el diario El Clarín, en el transcurso de la presente semana, en donde se reveló la forma en que un grupo de temidos narcotraficantes colombianos se asentaron en la provincia de Buenos Aires por aproximadamente diez años. El reportaje cuenta cómo, lejos del foco de las autoridades y sin levantar sospechas, estos delincuentes y sus familiares vivían en exclusivos condominios campestres y gozaban de los millonarios ingresos que les generaba el envío de droga a Norteamérica.

Daniel Barrera Barrera, más conocido por su alias de ‘el loco’, era la figura visible de este clan que, además de utilizar a Argentina como un refugio, aprovechó para convertirlo en el centro de operaciones de su red criminal. Nacido en el departamento de Santander, Barrera saltó a la fama cuando investigaciones de inteligencia durante la presidencia de Andrés Pastrana arrojaron que era uno de los principales compradores de cocaína a las FARC. En 2005, ante los crecientes enfrentamientos con la fuerza pública y bandas ilegales, optó por enviar a sus dos exesposas, con sus respectivos hijos, y a su hermano José a Buenos Aires. Era una forma de mantenerlos seguros y explorar otros horizontes, territorios que a la postre también le servirían para afincarse unos años más tarde.

Sin embargo, nada fue dejado al azar. Barrera se cercioró de que sus familiares tuvieron el mayor de los cuidados y por eso delegó a tres de sus hombres de confianza con este fin. Ellos, que ya habían tanteado las posibilidades que brindaba Argentina en términos de seguridad y oportunidades de negocio, fueron los encargados de que nada le faltara a la familia de ‘el loco’.

Dos de ellos eran una pareja de hermanos caleños, los Álvarez Meyendorff. El que más tuvo participación en los negocios ilícitos fue el mayor, Ignacio alias ‘el mono’, que desde 2004 migró con todos sus allegados a suelo argentino después de que su madre fuera víctima de un secuestro extorsivo en Colombia. El menor, Juan Fernando alias ‘Mechas’, era experto en la construcción de submarinos que se empleaban en el envío de cocaína. Ambos no desperdiciaron el tiempo y para blanquear los dineros fundaron empresas, compraron propiedades e hicieron inversiones a su nombre y de sus demás familiares. Cuando la Policía Argentina descubrió todo el entretejido, habían llegado a involucrar a su madre, su padrastro, sobrinos, hijos y nueras.

Las sospechas en su contra empezaron por un reporte de operación sospechosa que inició una unidad de información financiera argentina. ‘El mono’ fue indagado acerca de las elevadas cantidades de dinero que tenía en su haber. Su explicación fue de película. Según él, su riqueza era de vieja data y se remitía a los años zaristas en Rusia.

"El origen de mi familia se encuentra emparentado con la aristocracia del imperio ruso de la época del Zar Nicolás II, donde incluso se le otorgaron títulos nobiliarios" afirmó Álvarez Meyendorff a la funcionaria encargada de la pesquisa.

Se aproximaba su fin.

En abril del 2013, con las agencias internacionales respirándole en la nuca, Juan Fernando decidió entregarse a la justicia en Estados Unidos. Dos años atrás, su hermano había sido capturado cuando regresaba de unas vacaciones en Tahití en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza y sería extraditado a una cárcel federal en Florida. Hoy ambos pagan condena.

Para su caída, la entrada en desgracia que propició la incautación de sus más de 20 propiedades y 700 millones de dólares en otros activos, fue clave el tercer hombre en la baraja de ‘el loco’ Barrera.

Luis Agustín Caicedo alias ‘don Lucho’, responsable del 45% de la cocaína que ingresaba a Estados Unidos, fue detenido en un lujoso centro comercial de Buenos Aires por agentes de la CIA en 2010. Al interior de su lujoso traje Armani, portaba un falso documento de identidad en el que acreditaba ser ciudadano guatemalteco y llamarse Carlos José Martínez. Esto último fue rápidamente desacreditado. Meses después admitiría su historial delictivo y, con el objetivo de recibir beneficios, prendió el ventilador y destapó todos los negocios que había fraguado con los Álvarez Meyendorff.

En enero de 2010, Caicedo Velandia se reunió con Ignacio Álvarez Meyendorff en una granja en la Argentina para hablar de una nueva operación conjunta. Se trataba de enviar embarques de drogas ocultas en contenedores de barcos que viajaban de Venezuela a México para su distribución en los Estados Unidos” afirmó, hablando en tercera persona para mantener oculta su identidad.

Fue cuestión de tiempo para que el castillo de naipes se derrumbara. Hoy todos, incluido ‘el loco’ Barrera, son reclusos del sistema penitenciario estadounidense. Este fue descubierto en Venezuela luego de que se interceptara una llamada suya a su hijo que residía en Buenos Aires.

 

-Publicidad-
0
3300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Mi contribución a la mesa de conversaciones

Mi contribución a la mesa de conversaciones

Como en Venezuela: anarquía

Como en Venezuela: anarquía

Así viven guerrilleros de las FARC en un campamento rebelde de Colombia

Así viven guerrilleros de las FARC en un campamento rebelde de Colombia

“Por eso te amo, Cristina, no te vayas nunca”

“Por eso te amo, Cristina, no te vayas nunca”