Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Colombia, un paso más en la protección de la niñez

La ampliación de la licencia de maternidad nos pone en el camino de la modernidad, pero ¿cómo acabar con la percepción de que estos beneficios generan más discriminación?

Por:
Enero 10, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

El año pasado, dos de las empresas tecnológicas de punta en el mundo, Netflix y Microsoft, sorprendieron a muchos al otorgar a sus trabajadores licencias remuneradas durante el primer año de vida de sus hijos.

La nueva política implementada por Netflix supera a Ernest & Young y Cisco, que ofrecen 39 semanas. Google, considerada una de las mejores empresas para trabajar en Estados Unidos, ofrece a las nuevas madres 18 semanas, ya que en EE. UU., por ley, no hay licencia de maternidad remunerada a pesar de ser la mayor potencia económica del mundo y ser parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Según la Organización Internacional del Trabajo solo 34 países en el mundo cumplen con su recomendación de conceder al menos 14 semanas de licencia a la madre y un grupo de prestaciones que no sea inferior a dos tercios de sus ganancias laborales previas.

En definitiva, según la OIT, la amplia mayoría de las trabajadoras del planeta – alrededor de 830 millones – carece de suficiente protección de la maternidad. Casi el 80 % son de África y Asia.

Se destacan en protección a la niñez a través de la licencia de maternidad: Reino Unido (315 días de permiso), Noruega (315), Suecia (240) y también los países de la Europa del Este como Croacia, que con 410 días de permiso es el que garantiza el permiso más largo en el mundo. Dentro de estos últimos, Montenegro, Bosnia y Albania también ofrecen 365 días de licencia cada uno.

Otra cuestión es el salario que reciben las mujeres trabajadoras de estos países. Las pagas son variables. Por ejemplo, según OIT, en Reino Unido 6 semanas son abonadas con un 90 % del salario, de la semana 7 a la 39 se paga algo menos del 90 % y a partir de la semana 40 no se remunera. Croacia ofrece el 100 % del sueldo hasta los seis meses (luego ofrece un auxilio) y en Noruega, se paga el 100 % del salario si se acogen a 35 semanas o el 80 % si se acogen las 45 semanas que ofrece. Suecia ofrece un 80 % del salario durante todo el periodo.

En América Latina seguimos atrás en protección a las madres y a la niñez y las normas son muy desiguales, algunos Estados incluso se sitúan en la cola del mundo. La ley de Venezuela establece 26 semanas (182 días) de permiso de maternidad con un 100 % del salario. Chile al igual que Cuba ofrece 156 días, según la OIT, y llega a ofrecer hasta el 100 % del salario en ese tiempo. En Brasil y Costa Rica se ofrece 120 días con un 100 % de paga. Más atrás se quedarían ya Argentina, Bolivia y Perú con 90 días de permiso.  Más abajo están Paraguay, Ecuador, México, Uruguay, El Salvador, Honduras y Nicaragua que conceden apenas 84 días de licencia. El país de la región con menos días concedidos es Puerto Rico, con 56. Hasta el 4 de enero Colombia estuvo en esos últimos lugares.

Y aunque hubo temores de una posible objeción presidencial a la ley que ampliaba la licencia de maternidad de 14 a 18 semanas, el presidente Juan Manuel Santos sancionó el proyecto y lo convirtió en la ley 1822 de 2017.

 

Las mujeres en periodo de lactancia tendrán un espacio digno
donde puedan extraer la leche materna durante la jornada laboral
para luego transportarla a sus hogares

 

Santos también sancionó la ley 1823 de 2017 o “Ley de Salas Amigas de la Familia Lactante”, que tendrá aplicación en todas las entidades públicas y en las empresas privadas con capitales superiores a los 1500 salarios mínimos o que tengan más de 50 empleadas. Esta iniciativa busca que las mujeres en periodo de lactancia dispongan de un espacio digno que cuente con la higiene y salubridad en sus lugares de trabajo, donde puedan extraer la leche materna durante la jornada laboral para luego transportarla a sus hogares.

Estas dos leyes son muy buenas noticias para el futuro del país, el acceso de los niños y niñas a la leche materna y al afecto de madres y padres sobre todo en sus 5 primeros años de vida, los hará más sanos física, sicológica e intelectualmente. En definitiva y hablando solo económicamente, este es un paso sustantivo para ser una nación más productiva, con mejores trabajadores.

Lamentablemente representantes de los empresarios como el presidente de Fenalco, Guillermo Botero, no logran ver muy lejos, ni parecen sentirse muy responsables del futuro de los colombianos, y solo advierten problemas inmediatos en utilidades y competitividad. El señor Botero advirtió que para una empresa es muy complicado tener una ausencia en su producción de más de cuatro meses, y generará discriminación contra las mujeres que no serán contratadas ante el temor de las largas licencias de maternidad.

Quizás, a veces, reconocer derechos a las trabajadoras, cualquiera este sea, siempre es mal recibido por algunos empresarios. Pero sin duda estos son importantes avances en la protección a la maternidad y la niñez. Es obvio que los gremios económicos colombianos siempre amenacen con que estos beneficios sociales atentan contra la generación de empleo, a pesar de que el costo de la ampliación de la licencia, sea asumido por el sistema de seguridad social en salud. ¿Pero cómo acabar con la percepción de que más beneficios a la maternidad generan más discriminación?  Los empresarios deberían pensar que esta ley está comenzando a poner las bases de una sociedad con hombres y mujeres más sanos, es decir, trabajadores más productivos e innovadores.

Estas leyes nos ponen un paso adelante en el camino de la modernidad y el establecimiento del estado social de derecho prometido por nuestro constituyente en 1991. Celebramos el avance y esperamos prontamente el desarrollo de más y mejores derechos laborales.

¡En buena hora!

Publicidad
0
489
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Edwin Palma Egea

La champeta y la huelga

La champeta y la huelga

En esta coyuntura de la huelga de los pilotos de Avianca, es urgente que concertemos una ley para desarrollar el derecho de huelga
El fracaso de la ministra de Trabajo

El fracaso de la ministra de Trabajo

Falló la ministra de Trabajo al convocar el tribunal de arbitramento sin importar los compromisos del Estado con gobiernos como los de EE. UU. y Canadá y con organizaciones como la OIT
Sindicalismo y política

Sindicalismo y política

Los trabajadores no podemos seguir exigiendo derechos laborales y más garantías sindicales si no nos metemos en los asuntos políticos y económicos del país
Reformismo laboral permanente

Reformismo laboral permanente

En este despelote del derecho laboral nos encontramos diariamente con sorpresas judiciales, que han sido, por decirlo así, favorables a los trabajadores. Hay que reivindicarlas e insistir en lograr más
Venezuela clama paz

Venezuela clama paz

Con el chavismo internamente dividido sobre el futuro político y la oposición dividida sobre su participación en la constituyente, el pueblo espera ansiosamente una salida a la crisis
Que no se nos pierda el entusiasmo por la paz

Que no se nos pierda el entusiasmo por la paz

El establecimiento nos ofrece una paz sin reformas para hacer democrática nuestra débil democracia, por eso los acuerdos deben seguir siendo respaldados activamente por la sociedad civil
Defendamos la industria minera y petrolera

Defendamos la industria minera y petrolera

Si eliminamos de tajo la industria minera y energética, ¿cómo sostenemos Familias en Acción, viviendas de interés social, régimen subsidiado de salud, vías 4G y 175 000 empleos formales directos?
Señora ministra de Trabajo, ¿y la agenda laboral para la paz, cuándo?

Señora ministra de Trabajo, ¿y la agenda laboral para la paz, cuándo?

Tenemos la esperanza de que la ministra se empodere de la agenda laboral para la paz que alcanzó a proponer la ministra saliente. Sobre ello no hemos tenido pronunciamiento alguno