Colombia, ¿un caldo de tiranía?

Columna de opinión sobre la coyuntura política y social que atraviesa el país y el rol del gobierno de Iván Duque frente a la mayor crisis en décadas

Por: Antonio Segundo Vargas Mendoza
junio 09, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Colombia, ¿un caldo de tiranía?

Colombia presencia un poderío que promueve la corrupción más espantosa, es un poder que se concentra en un individuo que delega en unos pocos funcionarios amiguetes y serviles que gobiernen sin ninguna ética y se apoderen de las instituciones sin ser sometidos a ningún tipo de leyes suscitando una descomposición gubernamental sin precedentes en nuestra historia reciente. “Acostumbrando a la sociedad a la resignación y una comunidad así difícilmente aprenderá el ejercicio de la libertad” decía el filósofo Frances Montesquieu, la libertad hay también que aprenderla y esta debe estar asegurada por los límites de poder y de las leyes. En el Gobierno de Iván Duque (un hombre que renunció a la autonomía) cada suceso supera al anterior en términos de alevosía y las instituciones estatales más infectadas.

Las opresiones exigen obediencia absoluta, quieren controlarlo todo: la imaginación, palabra, el pensamiento y de paso impiden la posibilidad de desarrollar una vida digna. Si se cumpliera en Colombia los viejos ciclos históricos esta tiranía tendría que caer por su propia barbarie y más de un ciudadano querrá ser testigo de ello, no para efectuar venganzas absurdas, si no para inhalar un sorbo de cambio y de dignidad. Esto no vendría mal en estos tiempos espinosos. Tengo la curiosidad en ver cómo terminará toda esta realidad, si continúa la vulgar clase política actual y su entusiasta ignorancia ordinaria que han fabricado (la masa amorfa que no sabe para donde va) o por el contrario somos capaces de trazarnos un destino diferente como país y perseguirlo. El ser humano es el único que puede vislumbrar un propósito y luchar hasta obtenerlo.

La historia nos ha develado que las tiranías más feroces han caído, por ejemplo, el dictador Leónidas Trujillo Molina gobernó por más de treinta años a la República Dominicana de forma directa en unas ocasiones y también valiéndose de presidentes títeres en otras, (¿se les hace conocido?) apodado el “chivo” fue tan cruel que gracias a él se conmemora el “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer” por el asesinato a garrote limpio y estrangulamiento de las hermanas Mirabal o las Mariposas opositoras al régimen Trujillista (leer los textos: “en el tiempo de las mariposas” de Julia Álvarez o “la fiesta del chivo” de Mario Vargas Llosa)

Así mismo, las tiranías siempre han sido un caldo de cultivo para el arte y reclamo. Este último para evidenciar otro ejemplo y mostrar la presión de vivir bajo regímenes despóticos, pero también para revelar que son posibles los cambios. La película “la vida de los otros” del director Alemán Florián Henckel von Donnersmarck, trata sobre la vida de un agente al servicio de la Stasis (policía secreta del ministerio de seguridad del Estado) en la república democrática alemana (RDA), puntualmente en Berlín del este en el año 1984; cuya función es espiar a otras personas con la finalidad de descubrir posibles enemigos y escarmentar la disidencia política del régimen que por su naturaleza no saben tener contradictores si no enemigos, el que no está conmigo es mi enemigo siendo ello un principio autocrático.

Ahora bien, llama la atención que ese agente, un hombre frío, aislado, solitario, estricto,  gris, poco empático, que vive apartadamente, al ser elegido para espiar una pareja  de artistas termina  acercándose a la cultura descubriendo las palabras a leer un poema de Beltorch Brech llamado: “recuerdo a María”, y en otro momento en pleno seguimiento de sus víctimas presta oído a la “sonata para un hombre bueno” de Ludwig Beethoven y empieza a percatarse que conoce mas a los otros que así  mismo y son los otros los que lo conllevan a comprender que no tiene una vida, que los otros a pesar de las circunstancias si la tienen, que en la obediencia ciega a un poderío luciferino no hay esperanza de vida digna y libre, iniciando así su un cambio personal y lo que se creía imposible, se cristaliza.

Algunos pensaran que esto es un poco romántico, pero no, la reunificación Alemana se daría entre 1989 y 1990 y la tiranía del este daba paso a un nuevo escenario histórico. Ojalá más colombianos ante esta rasgada realidad nacional y en estos días de malestar reflexionemos sobre lo malévolo que son los despotismos y lo que sufrimos bajo presiones arbitrarias y oscuras y nos demos cuenta que si hay formas de salir, que hay posibilidades de cambio, que el poder humano y ciudadano puede y tiene que frenar al poder despótico, que hay que reivindicar el sujeto de la democracia que es el pueblo y esta tiene que ser una comunidad pensante, consciente, connivente, humana, donde las teorías sanguinarias no tengan cabida.

Este momento histórico en Colombia devela un gobierno tiránico y desvergonzado tanto que en tiempos de la Peste siguen persiguiendo y matando líderes sociales a diestra y siniestra, los ladrones de recursos públicos siguen dándose su banquete y las instituciones degradadas a mas no poder. Qué firmeza la que tiene el crimen en Colombia que no hay autoridad que los contenga ni pandemia que los debilite. De la ciudadanía depende que esto siga así o por el contrario tomemos la decisión de ir al rescate de las palabras: Autonomía, dignidad, ética y participación, características esenciales de una verdadera democracia.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
1001

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Los esperados dividendos de Ecopetrol para el 2019

Los esperados dividendos de Ecopetrol para el 2019

El olvido en el que RCN sumió a Luis Mesa, el malo de Betty la fea

El olvido en el que RCN sumió a Luis Mesa, el malo de Betty la fea

Invasión de colombianos en Madrid ya es vista como una plaga

Invasión de colombianos en Madrid ya es vista como una plaga

La riqueza del río Apaporis

La riqueza del río Apaporis