Colombia, el país latinoamericano que menos invierte en investigación

Solo recibe el 0.2 % del PIB. Solo Burundi y Namibia invierten lo mismo que nosotros

Por: Carlos Fernando Márquez M.
septiembre 29, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Colombia, el país latinoamericano que menos invierte en investigación
Foto: tomada de eluniversal.com.co

Para el año 2012 Colciencias tuvo un presupuesto de 416 mil millones de pesos, para el 2015 fue de 337 mil y para el 2016 a duras penas alcanzará los 257.665, 70% de los cuales está destinado a la financiación de becas de doctorado, sin incluir el desarrollo de las tesis de grado. El recorte, significativo y sistemático, ha motivado enérgicas manifestaciones de inconformidad por parte de la comunidad académica y de investigadores del país, para quienes esto significa una condena a ser eternos compradores de tecnologías foráneas, sin posibilidad de producir las propias. Los microscopios electrónicos, equipos de resonancia magnética nuclear y áreas estériles, entre otros, están hoy fuera de cualquier posibilidad de producirse en el país.

Colombia es el país latinoamericano que menos invierte en investigación, apenas el 0.2 % del PIB. Brasil invierte el 1.2 % y Argentina el 0.6 %. Burundi y Namibia invierten lo mismo que nosotros en Ciencia y Tecnología. Etiopía, Senegal y Mali están invirtiendo cantidades superiores, lo cual da una idea del rezago en que vivimos sin que se tomen medidas efectivas para superarlo.

El gobierno piensa que los recursos provenientes de las regalías son suficientes para financiar la investigación en el país, dice Dolly Montoya, Vicerrectora de Investigación de la Universidad Nacional, pero eso no es cierto. En la actualidad solo el 25% de los proyectos que se presentan y que cumplen los requisitos exigidos son financiados por Colciencias. No alcanza para más.

Actualmente hay 8280 grupos de investigación registrados ante Colciencias y un presupuesto de solo 28000 millones para financiar sus proyectos, es decir, alrededor de tres millones cuatrocientos mil pesos en promedio por grupo si se financiaran todos los que se presentan.

Sin embargo, para algunas instituciones y grupos de investigación, el panorama es diferente y alentador: el Instituto de Investigaciones Científicas del Sur de la Amazonia, SINCHI, por ejemplo, obtuvo para la vigencia del año 2015 la suma de 43.752 millones de pesos, casi todos provenientes de fondos del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. A cambio de su abultado presupuesto el SINCHI ha desarrollado algunos estudios interesantes pero cuyo aporte a la solución de las necesidades de desarrollo tecnológico que tenemos no es suficiente.

Planes de manejo del cedro, caoba, palo de rosa y evaluación de poblaciones naturales de roble, Bagres de la Amazonia Colombiana: Un recurso sin frontera, Caracterización y usos potenciales del banco de germoplasma de ají amazónico, Cómo conservar y utilizar los desperdicios del pescado: El ensilado biológico como alternativa, son algunos de los títulos publicados por el SINCHI.

Son resultados interesantes pero, sin duda alguna, es más importante y urgente para el país invertir sumas de esta magnitud en el desarrollo de vacunas, medicamentos, métodos diagnósticos, equipos avanzados y nuevos materiales que la adquisición de un conocimiento enciclopédico sobre las propiedades y delicias del ají amazónico o la fisiología del bagre.

Es necesario unificar y depurar los criterios empleados para la selección de los proyectos a financiar. La distribución de los dineros debe hacerse en función de su impacto en la generación del conocimiento científico y tecnológico que se requiere. Los mecanismos de asignación de los dineros de regalías, que en este momento dependen del Departamento Nacional de Planeación, DNP, deben ser definidos y administrados por Colciencias, con un criterio estrictamente técnico, alejado de consideraciones políticas o de cualquier otra índole, única manera de garantizar que la inversión hecha se vea reflejada en la producción del conocimiento que el país requiere para avanzar.

Los recientes anuncios gubernamentales de incrementar el presupuesto para ciencia y tecnología hasta el 1 % del PIB para el año 2018 tiene que ir acompañado, necesariamente, de un nuevo modelo de evaluación de proyectos y administración de recursos, de otra manera estaremos cada vez más lejos de superar el vergonzoso atraso científico y tecnológico en que vivimos.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
8864

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Qué pasa con la ciencia en Colombia?

¿Qué pasa con la ciencia en Colombia?

La verdad sobre la salida de Paula Arias de Colciencias

La verdad sobre la salida de Paula Arias de Colciencias

Nota Ciudadana
Qué equivocados estamos con la ciencia en Colombia

Qué equivocados estamos con la ciencia en Colombia

Nota Ciudadana
Comunidad indígena no permitirá inicio de expedición botánica Colombia Bio

Comunidad indígena no permitirá inicio de expedición botánica Colombia Bio