Opinión

Celos de hombre

La bella y risueña de la Diana recibió un bofetón tan fuerte que le hizo sangrar la nariz y en menos de diez segundos sentía caliente la quijada.

Por:
Enero 13, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Celos de hombre
Entre aterrada y asqueada, se cubrió la cara para evitar otra bofetada… Foto: Pixabay

Justicia divina (Fernando y Diana I) 

                        La bella y risueña de la Diana recibió un bofetón tan fuerte que le hizo sangrar la nariz y en menos de diez segundos sentía caliente la quijada. Miró a Fernando sin decir nada, entre aterrada y asqueada, se cubrió la cara con una mano para evitar otra bofetada y con la otra ayudó a sus piernas para aligerarse y salir de ahí cuanto antes. Abrió la puerta de la habitación conyugal con su mano libre y volvió a mirar a su marido que parecía pedirle perdón. Estuvo la mañana en el parque, viendo a niños juguetear y pensando en qué hacer, si ir a la policía a donde nunca ha ido, ¿a qué, ¿a denunciar por un bofetón, una bofetada de nada? más cosas tendrán que hacer en la policía, y cuando pregunten por antecedentes, ¿qué va a decir?, que mi marido es empleado y no conoce la cárcel, ¿pegado?, no, señor agente, ¿o me interrogará una mujer policía?,  no me habrá pegado más de diez veces, de verdad, ¿que si lo he denunciado?, no nunca, a veces también es mi culpa, que él tiene su genio y hay que entenderlo, que no le gusta a veces que me vista llamativa, que él dice que parezco una fulana, una mujerzuela de la calle, y recordó que el curita le dijo, ah, el padre Santi, que es un ángel de Dios, pues que les dijo que en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad, y todo eso tan bonito que dicen, y se besó con Fer, ¿en qué andará?, debe estar preocupadísimo, ¡pobre!, y sin saber si iba a ser bien recibida subió al tercer piso a pie, que el ascensor no haga ruido, entró a su casa temblándole el cuerpo pero con determinación, y si, que ya me limpié la sangre y ya no me sale nada, ¿y esto hinchadito que me siento?, un poco de nada que cualquier crema limpia, y la bella y risueña de la Diana preguntó en voz baja, ¿Fer, cariño…, estás por ahí?

 

 

Y hablando de…

Y hablando de finales, este micro termina el siguiente domingo con dos gotitas más

 

Justicia materna (Fernando y Diana II)                     

Esta vez la bofetada fue tan espectacular que hasta la sintió el lector, unos taparon sus ojos para no saber más y otras cerraron el libro para no ver recuerdos. Fue fuerte, sí, tanto que todo el cuerpo de Diana se echó de pa´atrás, perdió el equilibrio y fue a golpearse la cabeza con la esquina de la mesa que soporta con elegancia la foto de matrimonio, ambos bellos y de blanco, inocentes, aunque mentimos al decir bofetón, ya que fue un golpe con los nudillos, hacia adentro, logrando dejar un diente bailando. Le dolió la cabeza por el golpe con la mesa, más la boca, sentía el diente suspenderse, aunque lo peor fue la quijada, el epicentro de todo. Fernando en forma inmediata fue en su ayuda, a levantarla, socorrerla, que perdóname, amor, que tu sabes que me voy, que no controlo, y en efecto se había comenzado a ir cuando vio a Diana llegar de la calle, que la cogió a gritos, que pareces una puta, una puta, una fulana de la calle, a empujarla con vehemencia, a darle irónicos golpecitos con los dedos sobre sus cachetes, puta, que eres puta, que se te ven todas las tetas, que mira como sales a la calle, provocando, ¡pero qué dirá todo el mundo!, claro, que la hueva del tercero b tienes unos cachos que le llegan hasta el cielo, que se te ven las tetas, Diana, ¿o no te das cuenta?, y solo fue que Diana dijo que mira Fernando que no es para tanto, que tengo todo cerrado y solo se ve una esquinita del sostén, que no es nada, y ahí él comenzó a calentarse y se fue de más a más y acabó como se ha relatado. Ella salió de su casa, sin mirar, tomando el primer abrigo que sus manos tocaron, como cuando uno introduce una mano en la bolsa del mago para extraer quién sabe qué. La última vez había ido al parque de enfrente, a hablar con su conciencia y con Dios. Ambos habían perdonado, la conciencia porque también el tiene su puntico de razón y dios con todo ese cuento de ofrecer la mejilla, o algo así. Ahora fue donde su madre a buscar mejor consuelo. Consuelo, su madre, la recibió con un cariño inimaginable, le colocó toallitas húmedas en la quijada, que dolía, en el chichón de la cabeza, el diente ya estaba casi caído y después de media hora de remilgos y carantoñas le aconsejó volver con su marido, ¿tú qué vas a hacer a estas alturas de la vida, cariño?, y que si lo miras bien él hace todo esto porque te quiere, que te ama, que quiere que seas suya, solo suya, mi amor, no te quiere compartir, y no estás sola en esto, ¿sabes? O, ¿tú no crees que tu padre también tuvo sus momentos?, que no todos los hombres son ángeles de dios, créeme. Diana volvió a su casa a eso de las nueve de la noche, sin un diente, y dijo decidida sin saber si la oían: ­-Fer, tenemos que hablar.

 

.

 

 

-Publicidad-
0
3745
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Manuel Mejía G.

Por suerte casi los mato

Por suerte casi los mato

Celos de hombre (II)

Celos de hombre (II)

Seis micros agradeciendo a los gringos

Seis micros agradeciendo a los gringos

Feliz 2019 con cinco gotitas

Feliz 2019 con cinco gotitas

¿Sabrá la ciencia la verdad?

¿Sabrá la ciencia la verdad?

Solo dio para tres, como un mal polvo

Solo dio para tres, como un mal polvo

El primero no va contra nadie

El primero no va contra nadie

Otra vez con siete sin “Hablando de…” que me excedo

Otra vez con siete sin “Hablando de…” que me excedo