Carta abierta a William Ospina

La campaña electoral dejó en la palestra a personalidades que, como William Ospina, plantearon su posición política a costa de duros cuestionamientos

Por: Damián Pachón Soto.
junio 23, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Carta abierta a William Ospina
Fotos: Archivo/zasilvape en Pixabay

Señor William Ospina,

En una carta del 12 de mayo de 1948, el filósofo Herbert Marcuse, uno de los miembros más sobresalientes de la primera Escuela de Frankfurt, le escribió una carta a su antiguo maestro Martín Heidegger

En ella le decía lo siguiente: “sería imposible explicar el hecho de que un hombre como tú, capaz de comprender la filosofía occidental como ningún otro, pudiera ver en el nazismo una renovación espiritual de la vida en su completitud”.

Guardadas las proporciones, pues no es usted un pensador de la talla de Heidegger, sino un notable escritor y pensador público, cuesta pensar que hipotéticamente un ciudadano, en un futuro no muy lejano, tenga que escribirle una carta semejante por su apoyo a Rodolfo Hernández, quien, sin duda, tiene bastantes estribillos de dictadorzuelo. 

No es necesario ahondar en las cualidades de un hombre carismático como Hernández, que hace propuestas demagógicas, que lo acercan bastante a un hombre autoritario. 

|Le puede interesar: Diez banqueras se preparan para enfrentar el palo de Petro

Basta señalar aspectos que usted seguramente conoce bien y que no están descontextualizados, como la afirmación de Hernández de querer iniciar un gobierno declarando un estado de conmoción interior, es decir, un estado de excepción. 

Sí. Esa misma figura que antes se llamaba “estado de sitio” y con la cual se gobernó el país en muchas ocasiones desde la nefasta constitución de 1886, ideada por Miguel Antonio Caro.

Hay que recordar que los estados de excepción, en los años veinte, fueron teorizados por ese constitucionalista llamado Carl Schmitt que fue un simpatizante del nazismo y le terminó ofreciendo herramientas jurídicas al Führer para que se pusiera por fuera de la ley. 

Hitler era el Estado y su voz era el derecho mismo. Él era la garantía misma de la unidad de Alemania, y también era su salvador en medio de la profunda crisis que vivía la sociedad alemana después de la Gran Guerra (1914-1918). 

Pues bien, en Colombia vivimos una crisis permanente…y nos hemos acostumbrado a vivir así, a la intemperie, esperando, tal vez, como ocurrió en el año 2002, que aparezca un mesías para salvarnos. 

Ya conocemos el resultado del uribato en Colombia: destrucción del Estado de derecho, reelección fraudulenta, persecuciones, chuzadas, autoritarismo, y 6.402 falsos positivos. 

El problema y, este es el asunto de fondo, es que Rodolfo Hernández se presentó de la misma manera: el mesías contra la corrupción y la politiquería

Pero ni lo uno ni lo otro: ha estado rodeado de gente cuestionable y tiene calidad de imputado por celebración indebida de contratos, un delito contra la administración pública.

Tal vez, hubo en su apoyo a Hernández una ceguera inexplicable, tal vez autoimpuesta. Es posible que haya confundido su Franja Amarilla con un personaje cantinflesco, autoritario, que representa justamente lo que usted en sendos ensayos ha criticado

En una intervención pública usted afirmaba que la culpable de todos los males en Colombia era la ciudadanía, y que había que cambiar lo que en teoría se ha llamado un gobierno de personas por “un gobierno de ideas”. 

Pues bien, su apoyo a Hernández traiciona ese viejo ideal, porque él representa justamente un “gobierno de los hombres”. 

Su ignorancia no es la de un hombre sensato, es la ignorancia de un hombre con personalidad autoritaria y con mucha obscuridad alrededor. 

Ese gobierno que iniciaría con un estado de excepción muestra su talente, el mismo de ponerse por encima o por fuera de la ley, de irrespetar las altas cortes, el congreso de la república, y las instituciones cuya fuente última de legitimación está en esa ciudadanía que usted invoca para salir del estado actual de cosas.

En este caso, usted no percibe los signos de los tiempos, como dicen los teólogos; ni las alarmas, tal como no las percibió Heidegger o como no las quiso percibir, pues como han mostrado muchos estudiosos de ese lamentable affaire, había similitudes entre su filosofía, su pensamiento y las promesas de ese “racismo heroico popular” que fue el nazismo.

Sabemos que los intelectuales surgieron como categoría sociológica en 1898, en el famoso caso Dreyfus. Surgieron como un tribunal del espíritu que lucha contra la mentira, la corrupción, la manipulación mediática, la injusticia como sistema, el poder, la arbitrariedad. 

Creo que Rodolfo Hernández representa todos estos males y que usted traiciona su pública condición de intelectual, tal vez por ingenuidad o por un deseo inconsciente de probar sus tesis. 

En este caso, es posible que usted confunda su utopía con lo que pudo llegar a convertirse en la pesadilla de otros y los colombianos tendríamos que seguir como en una de sus obras, en busca de la Colombia perdida.

 

-.
0
600
Con plata robada a pensionados, los estafadores de Estraval vivían a lo grande en EEUU

Con plata robada a pensionados, los estafadores de Estraval vivían a lo grande en EEUU

Los Pachón, la familia que inventó el helado de lechona, el postre de moda en Bogotá

Los Pachón, la familia que inventó el helado de lechona, el postre de moda en Bogotá

El guerrillero asesino  de las farc que acabó con Romaña, el Paisa y Santrich

El guerrillero asesino de las farc que acabó con Romaña, el Paisa y Santrich

Con latas de cerveza y en una terraza de Bogotá, se hacen prótesis dentales a 120 mil pesos

Con latas de cerveza y en una terraza de Bogotá, se hacen prótesis dentales a 120 mil pesos

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus