Carlos Yepes y el Spotlight colombiano

Análisis de la decisión de Papa Francisco de suspender al sacerdote paisa acusado de pederastia y la importancia que tuvo la investigación de Juan Pablo Barrientos en este caso

Por: José Julián Herrera
mayo 02, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Carlos Yepes y el Spotlight colombiano
Foto: Juan Pablo Barrientos al lado del libro "Dejad que los niños vengan a mi"

La suspensión del sacerdote Carlos Yepes por parte del Vaticano es otro paso en lo que se perfila como el caso Spotlight colombiano. No es de la autoría propia la relación con el conocido caso de la iglesia de Boston (EEUU) y la publicidad obtenida, gracias a la película ganadora del Premio Óscar y los diferentes titulares de prensa que se han leído desde los inicios del situación.

Lo que se si se resalta es el hecho que, más allá de la relación de los sucesos, el local marcha a paso rápido en comparación con otros similares. Guardando las proporciones en el alcance de cada uno, tanto el americano, con 25 años de demora en el reconocimiento por la “Santa” Sede,  así como los 70 años  y 8 años en que se valoraron, respectivamente, los publicitados casos de los curas Marcial Maciel en México y Luis Fernando Figari en el Perú. No tuvieron la celeridad de la situación colombiana cuyo escándalo reventó a menos de dos años de la publicación del periodista Juan Pablo Barrientos “Dejad que los niños vengan a mí”.

Llama la atención este aspecto a la espera de la desclasificación de información confidencial de la iglesia católica para aportar a la investigación de casos de pederastia, lograda por la tutela de este mismo periodista hace poco. El proceso, ya acogido por la iglesia de Medellín, y a la espera de hacerse efectivo con trámites luego de  la terminación de la cuarentena, habrá de mostrar información contundente que explicaría la rapidez de la respuesta y la posibilidad de conocer la verdad sobre los demás casos mencionados por Barrientos; lo que indica que la iglesia se adelanta a mostrarse efectiva frente a la gravedad de los hechos que se avecinan.

El símil con el logro informativo del diario El Globo de Boston con el del joven periodista se extiende a los reconocimientos del gremio informativo por sus labores; al avalar con el Pulitzer  y el premio Simón Bolivar las respectivas investigaciones, se enfatiza en la construccción objetiva y científica de estas producciones periodísticas; las que, a su vez, se convierten en dossier tanto para las autoridades competentes, como para la iglesia misma bajo la dirección de la conocida Congregación para la Doctrina de la Fe, el bastión más ortodoxo del catolicismo que reforzara en su momento Ratzinger y que apoya su sucesor.

Con base en lo anterior, el Spotlight colombiano conlleva un posicionamiento de los actores implicados como sucediera en su momento con el original: gana el periodismo investigador con su papel como cuarto poder que busca vigilar y publicitar los otros poderes, como el del Vaticano. Precisamente, éste también gana, por que genera confianza no sólo a sus seguidores sino al reclamo mundial de la opinión pública. Gana la iglesia local, como la de Medellín, la cual venía en una actitud si bien cooperativa, todavía reactiva frente al tema. Ganan los fieles desde un sentido objetivo, porque el hecho les llevará a reflexionar cómo la fe es una experiencia personal, más allá de vínculos con instituciones, como los sostiene el célebre teólogo Karl Rahner; donde el hombre que hoy es inquirido por la justicia humana no tiene nada de diferente al político, al empresario, al profesional, a quienes se endilga el mismo delito. Y, esta es también la ganancia para los sacerdotes investigados, como Carlos Yepes: probar que Dios no es propiedad humana; si gana, habrá puesto en tela de juicio los designios de una de las instituciones más antigua del mundo; si pierde, las personas creerán más en la humanidad  divina y menos en ideales de perfección que ni el más probo de los hombres resistiría.

-.
0
4902
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La responsabilidad de Luis Carlos Sarmiento Angulo con la vía al Llano

La responsabilidad de Luis Carlos Sarmiento Angulo con la vía al Llano

Nota Ciudadana
Caricatura: Cortina de virus

Caricatura: Cortina de virus

Nota Ciudadana
El tren cercanías Cali-Jamundí: ¿Hasta el norte del Cauca?

El tren cercanías Cali-Jamundí: ¿Hasta el norte del Cauca?

La lección de dignidad que le está dando Falcao a James

La lección de dignidad que le está dando Falcao a James