Candelaria, la musa del vallenatero Abel Antonio Villa

Historia de quien fuera el amor del juglar del vallenato o padre del acordeón y compositor de "El Higuerón", "Amalia Vergara", entre otras

Por: Alvaro Rojano Osorio
abril 28, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Candelaria, la musa del vallenatero Abel Antonio Villa

Ella era una mujer delgada, de mirada severa, de entradas en su frente, pelo lacio, de maneras frágiles y dulces y de un corazón lleno de amor para dar todos los que la rodeaban. Había nacido en Santa Inés del Monte en lejano 1924 en el hogar que conformaron Antonio Anaya y Zoila Del Portillo y era la última entre diez hermanos.

Abel Antonio la conoció después de haber prestado el servicio militar, a mediados de los años cuarenta del siglo XX. Éste recordaba que iba de Moler a visitarla montado en un burro con esterilla. Pero ese amor encontró la oposición de Zoila Del Portillo, la madre de Candelaria.

Ella desaprobaba que su hija, de piel clara, se fuera a enamorar de un negro, que era como caracterizaba a Abel Antonio. Otra razón que daba era que los Anaya Del Portillo tenían la posición económica y social de la que Abelito carecía por ser pobre.

Sin embargo, nada detuvo a la pareja. Candelaria se enfrentó a su madre en lo que quizá contribuyó su posición económica solvente e independiente producto del rendimiento que los bienes, muebles e inmuebles heredó de su padre. También la impulsó el amor que sentía por Villa. Se fueron a vivir juntos y cuando intentaron casarse apareció, nuevamente, la oposición de Zoila, quien valiéndose de su pariente, el sacerdote Chiquillo, que después fue monseñor, impido que se realizara la ceremonia.

Después, nació el primogénito de la pareja y de Abel Antonio, quien tuvo varios hijos con otras mujeres. Lo llamaron Martin y es a quien se refiere su padre en la canción. Cuando le pregunté a Martin por qué dice que se lo quieren quitar, me respondió que él quería llevárselo para donde vivía, pero su mamá y abuela se oponían.

Eso fue después del matrimonio de Abel Antonio con Débora Caña, lo que llevo a Zoila  a enviar a Candelaria para Barranquilla con el fin de alejarla de Villa. Él averiguó dónde estaba y la fue a buscar, producto de éste reconcilio nació Julieta Villa Anaya Del Portillo, como le gusta que le llame.

-Tía Candelaria sólo tuvo Amor para Abelito. Esos fueron amores que ya no existen- afirma, con voz de conocedora, Ofelia Núñez, quien, además asegura que Candelaria fue quien lo apoyó cuando éste tomó la decisión de hacer de la interpretación del acordeón y el canto, su profesión. Esta, además, afirma que fue su tía quien le compró un acordeón nuevo con la que reemplazó la que recuerda como completado con espejitos y pedazos de pitas, para representar el estado en que se encontraba.

Abel Antonio le pidió a Candelaria que si moría primero lo esperara en el cielo, porque si él era quien fallecía lo iba a hacer. Ella murió y lo esperó por dos años. La espera larga y dolorosa fue la que tuvo en vida, llena de amor estuvo anhelando que volviera y éste jamás regresó.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
800

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El violinista que sacaron del metro de Medellín

El violinista que sacaron del metro de Medellín

Nota Ciudadana
¡Basta ya de Coronavirus!

¡Basta ya de Coronavirus!

Nota Ciudadana
La UGPP y su sistema inquisitivo en pensiones

La UGPP y su sistema inquisitivo en pensiones

Nota Ciudadana
Caricatura: Fiscal de bolsillo 2.0

Caricatura: Fiscal de bolsillo 2.0