Breve historia de dos símbolos que conviven en el corazón de Tunja

Por un lado, un monumento a Simón Bolívar se alza en la plaza central. Por el otro, un enorme escudo se erige en el edificio de la Alcaldía. ¿Qué significan?

Por: Rodrigo Andrés Ballesteros Hernandez
mayo 21, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Breve historia de dos símbolos que conviven en el corazón de Tunja

En pleno corazón de la ciudad de Tunja, capital del departamento de Boyacá, se hallan reunidos en el mismo espacio dos símbolos antagónicos e irreconciliables. Se trata de dos pilares esenciales de la historia nacional. Dicho espacio no es otro que la Plaza de Bolívar, cuyo nombre fue dado como muestra de reconocimiento, tal y como ocurre en las otras 1.122 plazas centrales de Colombia (menos la de Pasto), a la persona de Simón Bolívar, el Libertador.

Pues bien, en el centro de la plaza pública se alza un enorme monumento para exaltar a Simón Bolívar quien, con sobrios ademanes, viaja al lomo de su igualmente célebre corcel palomo. Esta estatua que vino a reemplazar en 1891 a la efigie, que databa de 1541, de Juan el bautista es, entre otras cosas, muestra de la sepultura que algunas fuerzas ideológicas de la joven república quisieron dar a todo lo relacionado con el antiguo régimen. Con esta estatua se quería intencionadamente marcar distancias con el pasado, es decir, con los 300 años en que esta parte del mundo estuvo incorporada al imperio español (y parece que lo lograron porque de nuestros 500 años de historia suelen resaltarse tan solo 200).

Ahora bien, en lo alto del edificio de la Alcaldía de Tunja, frente a la estatua de Bolívar, se encuentra suspendida una enorme águila bicéfala de metal. En su vientre descansa un escudo, enmarcado en el collar de la orden del toisón de oro, en el que se ven dos sendos castillos, dos leones rampantes y una granada. En la parte superior una corona imperial desciende sobre las dos cabezas de la susodicha ave. Se trata del emblema heráldico de la ciudad de Tunja, concedido a la ciudad por el propio emperador Carlos I en el año de 1541.

Sobre el escudo y el título real de la ciudad de Tuja dice Juan Flores de Ocáriz en Las Genealogías del nuevo Reino de Granada:

Dióle el Rey el título de ciudad, a 9 de marzo del año de 1541, y armas, que son las de León y castilla, el primero y último cuartel del campo blanco león rampante coronado, y en los segundos, en campo colorado, castillo de color de piedra, y en lo bajo del escudo, mediano los dos cuarteles, escudete blanco como en triángulo con una granada, y abrazando todo el escudo una águila negra de dos cabezas coronadas de oro con el escusón pendiente de las alas; tiene tres parroquias y conventos de religiosos dominicanos, franciscanos y agustinos y de monjas de Santa Clara y de la Concepción, colegio de la Compañía de Jesús y hospital a cargo de la religión de San Juan de Dios y cuatro ermitas; y en su jurisdicción el convento de la candelaria, de religiosos recoletos agustinos, y la casa de Nuestra Señora de Chiquinquirá, en una como aldea, asistida de religiosos de la Orden de predicadores. Está subordinada a esta ciudad la villa de Nuestra Señora de Leiva, en quien pone alcaldes y regidores añales; es cabeza de corregimiento, de provisión de Su Majestad, y tiene setenta encomenderos de indios; sus edificios son de muy buena fábrica y ostentación.

A propósito de lo anterior cabe citar las estrofas dos y tres del himno de Tunja, donde vuelven a citarse los dos personajes:

Te dio Carlos V por armas tonantes
las que ennobluieron Castilla y León:
Águila bicéfala, leones rampantes,
torres almenadas, granada y toisón.

Arca de leyendas de galantería,
asiento de hidalgos de férrea virtud
y taller de libres, Bolívar un día
te llamó en sonora voz de excelsitud.

Lo que quisiera hacer notar de todo lo anterior es que el símbolo del emperador que intentó fundar la universitas christiana (el imperio universal católico) y bajo el cual se cristalizaron en América los más grandes y épicos logros del imperio debe compartir espacio con el símbolo del hombre que fracturó aquella unidad del imperio en los virreinatos de la Nueva Granada y del Perú.

-.
0
300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Feijoa, la fruta que le cambió la vida a los campesinos de Boyacá

Feijoa, la fruta que le cambió la vida a los campesinos de Boyacá

En redes
Los insultos uribistas que dejaron a Pirry en un hospital

Los insultos uribistas que dejaron a Pirry en un hospital

Nota Ciudadana
La mesa de concertación por la cultura en Tunja

La mesa de concertación por la cultura en Tunja

Nota Ciudadana
¿Cómo va el manejo del COVID-19 en Tunja?

¿Cómo va el manejo del COVID-19 en Tunja?