Bojanini, el poderoso del GEA que atormenta a Quintero

Él es uno de los hombres con mayor poder económico y empresarial en Antioquia, cabeza del GEA y baluarte de las administradoras privadas de pensiones

Por: Fredy Alexánder Chaverra Colorado
abril 20, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Bojanini, el poderoso del GEA que atormenta a Quintero

Dice el alcalde Daniel Quintero que en todas las correrías que hace por la ciudad lo acompañan tres sillas vacías, memoria visual de la confrontación que viene librando con las cabezas del GEA y una invitación al diálogo, a establecer un consenso sobre los principales problemas de la ciudad, eso sí: la línea roja es EPM. La metáfora es similar a la que empleó cuando fue coordinador de la campaña del síen el plebiscito e instalaba en espacios públicos sillas abiertas al diálogo. Según expresó en reciente entrevista en Semana, esas tres sillas están reservadas para cuatro poderosos insatisfechos con su visión de ciudad, especialmente con el desmonte del esquema de gobierno corporativo en EPM y la demanda a los responsables de la contingencia en Hidroituango.

La silla principal está reservada para un “poder detrás del poder”, tal vez uno de los hombres con mayor poder económico y empresarial en Antioquia, la cabeza del GEA y baluarte de las administradoras privadas de pensiones, David Emilio Bojanini García.

El poder político empresarial

En la tensión de Quintero con el GEA hay varios actores políticos de segunda línea, principalmente Sergio Fajardo y Federico Gutiérrez. Cuando Fajardo llegó a la alcaldía de Medellín en 2003, con el aire de un outsider y antipolítico, la opción “descontaminada y descontaminante”, rápidamente dirimió la tensión que su antecesor, Luis Pérez Gutiérrez, tenía con parte del empresariado antioqueño y diseñó un modelo de gobierno corporativo que se enquistó en las huestes de EPM. Así se estableció un binomio político-empresarial expresado en la junta directiva de EPM y que resultó muy funcional en las movidas de la política local.

Durante dos décadas la ecuación fue la siguiente: los grandes empresarios financiaban campañas, impulsaban candidatos (a veces varios en una misma elección) y sus intereses permanecían estables. Los defensores de ese binomio defienden la importancia de la tríada gobierno-empresa-sociedad; sin embargo, los riegos son altos porque los mandatarios pueden terminar secuestrados por sus financiadores, convertidos en el apéndice político de una plataforma empresarial y ante hechos contingentes como el ocurrido con Hidroituango, obligados a acomodarse a quienes los ayudaron a llegar al cargo (y los financiarán en próximas elecciones).

El factor Quintero

Esa ecuación falló primera vez en dos décadas cuando Quintero se trepó en las encuestas y se convirtió en el primer alcalde distante a los intereses del GEA. Ya en otras publicaciones he analizado ese momento como la génesis de la actual crisis que vive la ciudad. A la derecha local y al GEA les ganó el triunfalismo y la “certeza” de considerar imposible que un candidato arrojado a la izquierda “castrochavista” y que apoyó a Petro en segunda vuelta ganara en Medellín. También creo que Federico Gutiérrez consideró que estaba en la capacidad de dejar un sucesor directo (como lo hizo Fajardo en 2007 con Alonso Salazar) sin tener que pasar por un acuerdo con el uribismo. Fue un grave error porque terminó dividiendo el voto de la derecha y dispersando la financiación del GEA. Además, que su candidato se puede calificar como el peor en la contienda. Sin carisma, capacidad discursiva o don de gentes. Seguro Fico pensó que su popularidad era suficiente para imponer a Santiago Gómez, resguardar su legado y asegurar la financiación para su aspiración presidencial, ¿acaso dudan de qué estará por fuera de los intereses del GEA?

La molestia de Bojanini

El otro gran derrotado en la elección de 2019 fue Bojanini. Según viene comentando Quintero, el empresario fue a su casa, se sentó en “la silla” y le exigió que dejara a Jorge Londoño en la gerencia de EPM. Nada más. No había un interés adicional por la Medellín Futuro o el Valle del Software. Sin el secuestro del financiador, Quintero tuvo la independencia para no dejarse imponer un gerente o ceder ante la presión del empresario. Como dice el refrán popular: el que pone la plata pone las condiciones, pero tras la victoria de Quintero, el GEA no estaba en posición para imponer condiciones o exigir que en EPM las cosas continuaran como estaban. Eso bien lo podía haber hecho si hubiera ganado Ramos, Gómez (el candidato de Bojanini) o Juan David Valderrama. Bojanini subestimó la obsesión de Quintero con EPM y se hizo el de las gafas con los cuestionamientos que desde 2018 el Quintero activista venía haciendo sobre la contingencia que puso en vilo la integridad del megaproyecto y la vida de cientos de comunidades. Se levantó de la silla comprendiendo que no podía imponer su criterio y doblemente derrotado. Desde ese momento Quintero lo ha invitado a sentarse nuevamente, eso sí, el tema de EPM no está en la agenda.

La oposición empresarial

Tras la reventada de la junta directiva en EPM sobrevino la oposición del GEA. Ahí es donde el alcalde mete a todos los sectores críticos a su administración y no entiende que la oposición es diversa. Personalmente, considero que las decisiones en defensa de lo público que Quintero ha tomado con el tema de EPM son acertadas, pero sí cuestiono el riesgo de cooptación de la empresa por la politiquería local (muy presente en su gabinete) y la excesiva injerencia del alcalde en la empresa. Mis diferencias con Quintero se relacionan más con su visión represiva de la protesta social, la autorización del ingreso de la fuerza de choque del Esmad al campus de la Universidad de Antioquia, la cesión de porciones de la administración a la politiquería local y su silencio con las irregularidades que rodearon a Óscar Hurtado, el secretario que nunca aclaró los movimientos de la empresa de su familia en la alcaldía y que me intimido con su “poder”. Con los empresarios el cuento es diferente y ellos si han movilizado estrategias de presión y hostigamiento desde los medios con sectores políticos afines al fajardismo y el uribismo.

Ad portas de una elección presidencial

Dos de los principales jugadores en las elecciones del 2022 tienen su mirada en Medellín, por un lado, se encuentra Petro que respalda sin reserva a Quintero y, por el otro, Fajardo que se ha convertido en uno de sus  principales opositores. Con Fajardo también se evidencian sus vasos comunicantes con el GEA y su responsabilidad como artífice del modelo de gobierno corporativo que fue más un esquema de cooptación empresarial. Además, devela los intereses de sus eventuales financiadores y ahí bien puede hacer equipo con Fico Gutiérrez; por ejemplo, ambos son alérgicos a la propuesta de la Colombia Humana de reducirle el control a los privados en el sistema pensional para fortalecer Colpensiones (algo que a mediano plazo podría liberar recursos billonarios). No es gratuito que los dos sean cercanos a Bojanini y este sea un defensor de las administradoras privadas. ¿Qué tanto influirá la polarización en Medellín en la próxima contienda presidencial? Eso todavía no es claro.

La silla vacía

Quintero seguirá recorriendo la ciudad con tres sillas, por el momento, vacías y sin perspectiva de ser ocupadas. Sería interesante que también se las ofreciera a quienes hemos venido ejerciendo una labor de oposición y veeduría por fuera las huestes de GEA. También nos preocupa el rumbo de la ciudad y su actitud hostil hacía la oposición resulta preocupante. Con el GEA solo tendrá una opción: sentarse y ceder. Algo que evidentemente tampoco va a ocurrir.

-.
0
3600
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Dos nuevos miembros de la Junta EPM: uno llega con problemas

Dos nuevos miembros de la Junta EPM: uno llega con problemas

Contraataque del exgerente de EPM: Quintero, a responder por su despido

Contraataque del exgerente de EPM: Quintero, a responder por su despido

Nota Ciudadana
¿Por qué tanta insistencia con la revocatoria de Quintero?

¿Por qué tanta insistencia con la revocatoria de Quintero?

Nota Ciudadana
A un mes del escándalo en Metrosalud, ¿por qué Óscar Hurtado ni Daniel Quintero se han pronunciado?

A un mes del escándalo en Metrosalud, ¿por qué Óscar Hurtado ni Daniel Quintero se han pronunciado?