Belén, la ciudad de Jesucristo donde no existe paz ni justicia

“La ciudad del mensaje de paz es una gran cárcel a cielo abierto, donde los palestinos no pueden practicar nada con libertad por las restricciones que impone Israel”

Por: Rim Kanaan
diciembre 28, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Belén, la ciudad de Jesucristo donde no existe paz ni justicia

Belén, la cuna del cristianismo y el lugar de nacimiento de Jesucristo, es hoy una ciudad palestina que celebra la Navidad sufriendo la ocupación militar israelí. Belén, asfixiada por los muros construidos por Israel, rodeada por asentamientos de colonos israelíes ilegales, acorralada por soldados y decenas de puntos de control, donde todos los palestinos deben pasar para poder moverse por su propio territorio.

La ciudad donde se divulgó el mensaje de paz, es ahora una gran cárcel a cielo abierto, donde los palestinos no pueden practicar sus ritos con libertad debido a las restricciones de movimiento que impone Israel. Entre las ciudades de Belén y Jerusalén se encuentra un muro erigido por el gobierno israelí, que priva a cualquier palestino de moverse de una ciudad a otra, teniendo en cuenta que la distancia entre ambas ciudades es de tan solo 8 Km. Esto implica que los cristianos de Belén que desean peregrinar a Jerusalén tengan que reprimirse de ello.

Este muro fue considerado un crimen contra la Humanidad según la Corte Internacional de Justicia en el 2004, puesto que implica lo siguiente:

Destrucción y requisa de bienes; restricciones a la libertad de circulación de los habitantes del territorio palestino ocupado; impedimentos al ejercicio por los afectados del derecho al trabajo, a la salud, a la educación y a un nivel de vida adecuado; cambios demográficos en el territorio palestino ocupado. (Asamblea General de la ONU, Consecuencias Jurídicas De La Construcción De Un Muro En El Territorio Palestino Ocupado Opinión Consultiva De 9 De Julio De 2004).

Así pues, el día antes de Navidad, el 24 de diciembre, el arzobispo latino y administrador apostólico de Tierra Santa, Pierbattista Pizzaballa, no tuvo más remedio que atravesar ese muro que separa Belén de Jerusalén para poder llegar a la Basílica de la Natividad. Un humillante momento por el que la autoridad cristiana tiene que pasar por un punto de control donde soldados israelíes le chequean.

Además de eso, el pasado 28 de noviembre, el patriarcado de Jerusalén confirmó que Israel confiscó 25 hectáreas de tierras que pertenecen a la Iglesia para construir un cuartel militar.

Volviendo al recorrido del arzobispo, una vez pasado el puesto de control israelí, la autoridad católica fue recibida por miles de palestinos que pudieron acudir a los festejos a pesar de los obstáculos que coloca el ejército israelí. Los peregrinos extranjeros también esperaban su llegada con alegría e ilusión. A pesar de la situación política sensible, estas fiestas han batido récords en lo que se refiere al turismo. Según datos del Ministerio de Turismo palestino, 3 millones de turistas han visitado el país en 2018.

Siguiendo con las costumbres, el arzobispo fue recibido con cantos y danzas de los scouts palestinos en la plaza de la Natividad donde le esperaba el presidente del Estado de Palestina Mahmoud Abbas, el primer ministro palestino Rami Alhamdallah, la ministra de Turismo, Rula Maaya, entre otros ministros, y el alcalde de Belén Antón Salmán, entre otras autoridades.

A medianoche, el arzobispo dio la Misa del Gallo en presencia de las autoridades palestinas. El presidente palestino dio un discurso muy emotivo donde comunicó su esperanza y deseo de que el 2019 sea el año en el que, por fin, se termine la ocupación que Israel está practicando ilegalmente sobre Palestina y el control abusivo y adulterino que realiza el gobierno israelí sobre las vidas de los palestinos. Asimismo, lograr las aspiraciones nacionales de establecer un Estado totalmente independiente y soberano con las fronteras pre-guerra de 1967, con Jerusalén Este como capital palestina.

El presidente Abbas hizo también un llamamiento a todos los creyentes del mundo para que recen por la paz en Palestina, la justicia y la igualdad que día tras día Israel priva, por el simple hecho de ser palestinos y vivir en su propia tierra. De manera que el derecho a los palestinos de vivir en dignidad y libertad está siendo negado desde que se creó el Estado de Israel hace poco más de 70 años. Las políticas racistas de Israel han llevado a convertirlo en un Régimen de Apartheid, igual o incluso peor que el que existió en Sudáfrica hace varias décadas.

¿Cómo puede el mundo cristiano celebrar la navidad mientras la mismísima ciudad donde nació Jesucristo está amurallada, sus habitantes no saben lo que es gozar de la libertad de movimiento y están siendo controlados por otra potencia que les priva de los más básicos derechos?

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
2535

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Jerusalén, ¿motivo de una nueva guerra entre musulmanes y judíos?

Jerusalén, ¿motivo de una nueva guerra entre musulmanes y judíos?

Masacre en Gaza 2014: una estrategia política calculada

Masacre en Gaza 2014: una estrategia política calculada

Nota Ciudadana
El lugar donde no llegará diciembre

El lugar donde no llegará diciembre

Nota Ciudadana

"No hay escuela, ya no quedan niños en Gaza"