Autoritarios, radicales, narcisistas y otros rasgos que unen a Petro y Milei

Autoritarios, radicales, narcisistas y otros rasgos que unen a Petro y Milei

Los dos presidentes, que políticamente están en orillas diferentes, comparten rasgos de carácter que los definen mucho más que las ideas que pregonan

Por:
abril 11, 2024
Autoritarios, radicales, narcisistas y otros rasgos que unen a Petro y Milei

Los patrones clínicos de la personalidad reflejan características de funcionamiento generalizadas y profundamente arraigadas que pueden perpetuar y agravar las dificultades cotidianas. Estas características están tan integradas y son tan automáticas que a menudo la persona no es consciente ni de su naturaleza ni de su potencial autodestructivo. Los rasgos de carácter se utilizan a menudo para describir la personalidad de una persona. También se pueden utilizar para predecir cómo es probable que se comporte una persona en una situación determinada

Cuando analizamos en el blog anterior los riesgos que enfrentan los presidentes de Argentina y Colombia, Milei desde la extrema derecha libertaria, y Petro desde la extrema izquierda socialista, para predecir sus actuaciones presentes y futuras para enfrentarlos, es fundamental entender sus patrones de personalidad. Estos pueden afectar dramáticamente la manera en que estos mandatarios enfrenten estos riesgos, su gobernabilidad, y las posibilidades de que se aumenten sus tendencias dictatoriales, como ye se ven en casos emblemáticos como los de Bukerque en El Salvador, o Maduro, en Venezuela.

Lea también: Tres enfermedades graves que han acorralado a Gustavo Petro

Veamos primero el caso de Milei y su similitud con Petro. Desde que se lanzó al a arena política y ganó las elecciones a finales del año pasado, ha mostrado varios rasgos que son muy preocupantes y que le han ganado el sobrenombre “del loco” . Algunos de los rasgos que hoy comentan varios analistas son:

Autoritario. Su elección se basó en un ataque frontal contra “la casta” política y empresarial que durante más de dos décadas ha llevado a la Argentina a la postración actual. Milei considera que la situación es tan grave que no da para paños tibios. A sus antecesores los considera sus enemigos. Evidentemente esta postura lo lleva a una falta de apertura al diálogo y la participación ciudadana, lo que le puede socavar la legitimidad de su gobierno y dificultar la construcción de consensos políticos, especialmente cuando no tiene mayorías en el Congreso.

Petro ha ido demostrando con el tiempo un rasgo similar. Esto explica por qué no tolera rodearse de personas que le lleven la contraria y premie la incondicionalidad a la capacidad. El costo que estamos pagando los colombianos es inmenso y mucho de los daños que se están produciendo van a ser muy difíciles de reparar.

javier milei

Inflexible. Milei muestra una personalidad rígida en sus posiciones, lo que se traduce en sus políticas y decisiones. Esta forma de ser le va a obstaculizar la capacidad de su gobierno para responder de manera efectiva a los desafíos y rápidos cambios en el entorno político, económico y social nacional e internacional. Esta falta de adaptabilidad podría generar más estancamiento y obstaculizar la implementación de reformas necesarias.

Esta característica también la tiene Petro y se le ha requintado a medida que enfrenta mayor resistencia a sus propuestas de cambios sin medir sus consecuencias. Sus diatribas explosivas diarias son cada vez más incendiarias.

Impredecible. En un entorno tan convulsionado como el argentino, este rasgo puede minar rápidamente la credibilidad en un gobierno. La transparencia sufre, lo que se ve reflejada en su disposición responsable a rendir cuentas y no buscar chivos expiatorios afuera para desviar la atención sobre sus propios errores. Y como corolario, la falta de transparencia, favorece un entorno para encubrir los casos de corrupción dentro del gobierno, aumentando la desconfianza que ya existe hacia los políticos y las débiles instituciones del Estado.

Otro rasgo compartido con Petro, donde lo único predecible es su imprecibilidad.

Populista de derecha para tomar decisiones de corto plazo que satisfagan las demandas inmediatas de la población, pero que no abordan de manera efectiva los problemas estructurales de Argentina. El populismo podría generar expectativas poco realistas y aumentar la vulnerabilidad del país ante crisis futuras.

Petro es cada vez más populista, al punto que ya se quiere brincar la Constitución acudiendo “al pueblo” porque cada vez más le estorban los mecanismos que lo restringen para hacer los que se le da la gana sin medir las consecuencias.

Ahora veamos a Petro, quien después de dos años en el poder y cuando ya se ha quitado la máscara, muestra sus rasgos verdaderos de personalidad y su preocupante impacto en el manejo del poder..

Radical, provocador y tóxico para atizar conflictos y polarizar a la sociedad. Petro se deleita generando confrontaciones permanentes a través de su cuenta X y sus monólogos en las plazas públicas, ahora que está en campaña permanente por todo el país en lugar de gobernar. Desde estos rasgos de personalidad divisiva, ha demostrado la tendencia a la descalificación de quienes no piensan como él, degradando el debate político para confrontar a sus opositores, recurriendo sin pudor a las mentiras y los insultos personales. Y aún más grave, a desconocer todo lo bueno que tenemos como país, para demolerlo sin importar el inmenso daño que se produzca.

gustavo petro

Este rasgo también lo tiene Milei de manera superlativa. No hay, sino que ver el video de su discurso en la inauguración del nuevo Congreso donde tiene una minoría insignificante y donde arremetió contra todos los congresistas.

Mesiánico. Petro tiene una visión distorsionada de sí mismo, por lo que detesta llegar a consensos y a negociaciones gana gana. Esta característica es más grave cuando sirve para impulsar su visión ideologizada del mundo que quiere imponer a cualquier costo, bloqueando una posición reflexiva que le permita reconocer el estar equivocado y aprender de sus errores.

Milei en esto es muy similar. Piensa que es la única persona con “los cojones” para enfrentar “la casta” y saber cómo arreglar los problemas de su país, sin tener las mayorías para hacerlo ni la experiencia en el manejo público.

Narcisista:  este rasgo lleva a Petro a tener una autoimagen sobredimensionada de sí mismo, a abusar del carisma que puede tener, a buscar la atención, y a una sobrevaloración de sus propias habilidades y toma de decisiones. Petro muestra recurrentemente una falta de consideración hacia otras perspectivas y a tomar decisiones unilaterales, sin tener en cuenta las necesidades y preocupaciones de quienes no piensan como él, ni las consecuencias desastrosas de las mismas.

Milei claramente también se le podría adjudicar esta característica con todas sus consecuencias. Su impacto se estará viendo muy pronto en su gobierno.

Descuidado en los detalles.  Petro ha demostrado una muy baja capacidad de control y de gestión efectiva. Después de casi dos años, las marcas más evidentes del gobierno de Petro son su incapacidad de ejecución y el desmadre institucional que está creando. Su descuido le impide aterrizar en hechos concretos sus ambiciones de cambio radical de la sociedad colombiana. Lo que le falta en ejecución le sobre en los globos que permanentemente está flotando para distraer a la opinión de los escándalos diarios que propicia.

En este rasgo si hay una diferencia abismal con Milei. Este personaje es un obsesionado de los detalles y un trabajador incorregible.

Lea también: Las 3 mujeres a las que obedece Javier Milei, el machista que se convirtió en presidente de Argentina

Mientras la incapacidad de gestión de Petro debilita cada día más a las instituciones, su ideología de extrema izquierda lo impulsa a radicalizar cada vez más su posición, sus rasgos de carácter que definen su personalidad, minan cada vez más su credibilidad y la confianza, requisitos fundamentales para la construcción de consensos políticos y para implementar las reformas urgentes que el país necesita.

En el caso de Milei, después de cuatro meses en el poder, su radicalismo lo ha llevado a pisar todos los cayos posibles y generar enemigos por donde pasa. Siente que su modo directo y confrontaciones, se necesita para romper el estatus quo que tiene postrado a la Argentina. Y como lo opina mucha gente, lo puede hacer porque es tal el caos que dejaron sus antecesores, que no había mucho que perder porque el país ya había tocado fondo.

En el caso colombiano, la situación es bastante diferente. Si bien es cierto que el proceso de paz de Santos había que terminar de consolidarlo, y que se necesitan hacer ajustes importantes en temas como la salud, las pensiones y los temas agrarios, también lo es que la economía que recibió Petro de su antecesor estaba creciendo a tasas superiores al 7% y unos indicadores macro económicos muy positivos. Sin embargo, Petro resolvió demoler los avances y girar hacia una estatización de la sociedad, desconociendo la gran debilidad del Estado.

Lo paradójico de Petro, es que propone el “CAMBIO” pero lo hace desde una postura personal que no lo habilita para liderarlo uniendo al país. Está generando una resistencia creciente y una polarización cada vez mayor en la sociedad.   Hoy, este individuo que ocupa la Presidencia de Colombia, tiene su credibilidad en picada gracias a sus acciones explosivas diarias, y sus incumplimientos sistemáticos, lo que genera cada vez más desconfianza sobre sus verdaderas intenciones de perpetuarse en el poder.

Mientras tanto Milei con su forma frentera, les ha advertido a sus compatriotas que no va a ser una tarea fácil el proceso de retomar un nuevo rumbo para Argentina. Admite que los ajustes en los próximos meses, que comenzaron desde el primer día de su posición, van a ser muy duros, pero son necesarios para evitar seguir el camino de Venezuela. Estando hace dos semanas en Argentina, me impresionó en varias conversaciones que tuve, que este es un referente que lo tienen muy claro muchos argentinos, lo que no sucede con el común de la gente en Colombia, a pesar de tener en su frontera el ejemplo patético de destrucción generado por Chávez y Maduro.

La falta de habilidades de negociación que Petro ha demostrado hasta la fecha, sumados a sus rasgos de personalidad, lo han llevado a radicalizar su posición y evidenciar su incapacidad de compromiso para respetar sus propias promesas. Se está generando un estancamiento político muy complejo y una obstaculización a la implementación de políticas efectivas.

Mucho me temo que a Milei que también tiene una personalidad agresiva, de confrontación permanentes e inflexible en sus posturas, le va a costar mucho negociar con quienes ha definido como “la casta” y la culpa de la situación que recibió de su país. Lograr resultados en estas condiciones sin tener las mayorías parlamentarias, va a generar muchísimas frustraciones en la gente que votó por él. 

A todo lo anterior de Petro y Milei, hay que sumarle la falta de experiencia en la administración pública y la gestión gubernamental por parte de sus equipos que los rodean, lo cual se traduce en muchas ineficiencias y obstáculos en la implementación de políticas y programas que quieren mover a toda costa, como también para gestionar los asuntos públicos del día a día y los más estructurales para enfrentar los problemas de fondo que reclama la sociedad colombiana y argentina.

En resumen, hay una paradoja en el análisis de los retos que enfrentan estos dirigentes políticos que hoy gobiernan a países ubicados en los dos polos geográficos e ideológicos de Sur América. A pesar de sus diferencias desde la extrema derecha y la extrema izquierda, los une un común denominador:  sus rasgos de personalidad, que determinan la forma de enfrentar su visión particular del mundo y sus comportamientos públicos y privados, y que van a terminar siendo sus peores enemigos y de las sociedades que dicen gobernar.

La pregunta que queda es muy sencilla, pero a su vez compleja: ¿cómo debemos lidiar los colombianos y los argentinos con individuos con rasgos de personalidad tan complejos y destructivos que le pueden hacer tanto daño a la sociedad?

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Los Gilinski, César Caicedo, Felipe Henao y otros empresarios colombianos que aterrizan en Venezuela

Los Gilinski, César Caicedo, Felipe Henao y otros empresarios colombianos que aterrizan en Venezuela

Por qué Petro comete un error dándole la espalda al petróleo y al carbón, según Amylkar Acosta

Por qué Petro comete un error dándole la espalda al petróleo y al carbón, según Amylkar Acosta

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--