Autismo, el superpoder de Greta Thunberg

Aunque la joven activista reconoce que cuando fue diagnosticada sintió que el Asperger podría ser limitante, hoy ya no ve así las cosas

Por: Johanna Crane De Narváez
octubre 15, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Autismo, el superpoder de Greta Thunberg
Foto: Twitter @GretaThunberg

Mientras me siento a escribir estas palabras me llegan notificaciones en todas las redes sociales acerca del impacto de las manifestaciones convocadas por Greta Thunberg y su movimiento “Viernes para el Futuro” para concientizarnos sobre el cambio climático. Hace un año fue en un colegio noruego, luego en el Parlamento Noruego, ¡hoy es en todo el mundo! Greta Thunberg no para y gracias a ella el mundo puede llegar a ser un poco mejor.

Muchos podrían sorprenderse de que la activista sueca Greta Thunberg de 16 años, nominada al Nobel de Paz 2019 por su liderazgo a favor de la concientización del cambio climático y quien ha llevado a 4 millones de personas de más de 160 países en septiembre 20 de 2019 a manifestarse en las calles, sea autista o neurodivergente. Ella describe su condición como “un regalo que (le) permite ver las cosas desde otra perspectiva”.

Cuando Greta tenía 11 años entró en una depresión severa, se aisló totalmente de su entorno y dejó de hablar y comer. En ese momento fue diagnosticada con el síndrome de Asperger (un tipo de autismo de alta funcionalidad), trastorno obsesivo-compulsivo y mutismo selectivo; diagnósticos que alarman y que nos llevan a pensar que hay que “curarla” y que tiene que pasar innumerables horas de su vida en terapia. Sin embargo, cinco años después vemos a una Greta cambiando el mundo.

La revista Time la llama el “líder de la próxima generación”, mientras otros describen su impacto en el escenario mundial como el “efecto Greta Thunberg”. Habrá que ver su impacto, pero conociendo a las personas con características autistas no me puedo imaginar hasta dónde va a llegar Greta… ¡pero va a ser muy lejos!

A los 8 años Greta escuchó por primera vez acerca del cambio climático en su colegio. Su interés y preocupación acerca del tema fue muy fuerte y gracias a su autismo, su inquietud permaneció en ella.

“Mis compañeros de clase estaban preocupados cuando vieron la película, pero cuando esta terminó comenzaron a pensar en otras cosas. Yo no pude hacer eso. Esas imágenes estaban pegadas en mi cabeza”, dijo Greta Thunberg

Luego vino la crisis de depresión a los 11 años, de la cual salió al sentirse escuchada. En el 2018, a los 15 años, comenzó una huelga ella sola en su colegio, sentada afuera con un letrero escrito en una tabla que decía “Skolstrejk para Klimatet”, que en español quiere decir “Huelga escolar por el clima”. Luego fue en el Parlamento Sueco en compañía de varios jóvenes y meses más tarde en todo el mundo, acompañada de millones de personas.

Greta reconoce que su diagnóstico fue inicialmente limitante, pero hoy día no ve su Asperger como una enfermedad; en su lugar, lo ve como un superpoder. Su autismo, su preocupación y todo su ser se han encargado de concientizarnos de que el mundo y nuestros comportamientos exigen un cambio.

“Para aquellos de nosotros que estamos en el espectro (autista), casi todo es blanco o negro. No somos muy buenos para mentir y por lo general no disfrutamos participando en este juego social al que el resto de ustedes parece tan aficionado. Creo que, en muchos sentidos, los autistas somos los normales mientras que el resto de la gente es bastante extraña, especialmente cuando se trata de la crisis de sostenibilidad”, dijo en TED Talk

En los últimos días Greta Thunberg ha sido el centro de atención por lo que está haciendo en cuanto al cambio climático. Sin embargo, también deberíamos ver en ella la otra cara del autismo. El autismo es descrito por el DSM-V como un trastorno, lo que nos lleva a pensar que es algo que debe arreglarse o curarse. Pero eso no es así; el autismo es una forma diferente de ver, sentir y entender el mundo. Es una diversidad neurológica que lleva a la persona a percibir el mundo de una manera única y diferente. Esto hace que los autistas sean y se comporten de manera distinta.

Una de las características más sobresalientes del autismo es la capacidad para ser perseverantes en las ideas, algo que les permite ahondar profundamente en la situación. Esto hace que la persona con autismo llegue a ser muy innovadora, creativa y transformadora. Esa es Greta Thunberg.

Sin embargo, no todas las personas con autismo son como Greta. Aunque en todas ellas encontramos características fabulosas y procesos increíbles, también vemos que les cuesta mucho trabajo la interacción social, la comunicación o seguir los lineamientos sociales en cuanto al comportamiento. Muchas de estas personas no han recibido el tratamiento adecuado o no han tenido la fortuna de encontrar procesos educativos apropiados; pero más importante que todo esto, no han sido tomados en serio y se les ha querido cortar las alas.

Las obsesiones y los intereses particulares y excéntricos no son más que “superpoderes” que llevan a las personas con autismo a ser incansables, perseverantes, detallistas y luchadoras. Su diferencia no las hace inferiores. Por el contrario, las hace personas con habilidades y características diferentes, las cuales se deben respetar incondicionalmente.

Es hora de que empecemos a respetar, guiar y celebrar a las personas dentro del espectro autista. Debemos dejar de cortarles las alas y tratar de limitarlas en lo sencillo y limitante que es nuestro mundo. Si pensamos que el autismo es un superpoder, como lo dice Greta Thunberg, entonces tenemos que dedicarnos a fortalecer las capacidades y características de las personas con autismo, en lugar de tratar de curarlas y eliminarlas como si fueran prohibidas o dañinas. Nuestro mundo necesita de gente innovadora y perseverante, que vea la otra cara de la moneda y que traduzca la otra realidad para que cada día seamos mejores seres humanos y logremos retirar el velo que frecuentemente cubre nuestros ojos.

“Cuando los que odian persiguen su apariencia y sus diferencias, eso significa que no tienen a dónde ir. ¡Y luego sabes que estás ganando! Tengo Asperger y eso significa que a veces soy un poco diferente de la norma. Y, dadas las circunstancias correctas, ser diferente es una superpotencia”: Greta Thunberg en Twitter.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1200

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Y para cuándo la ley que lleve a la inclusión laboral del autista?

¿Y para cuándo la ley que lleve a la inclusión laboral del autista?

Nota Ciudadana
El día sin compras: un necesario golpe al consumismo

El día sin compras: un necesario golpe al consumismo

Nota Ciudadana
El mayor informe de toda la historia de la ciencia

El mayor informe de toda la historia de la ciencia