Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Josías Fiesco

Josías Fiesco

Analista Político U. Javeriana de Bogotá. Desde su etapa universitaria colabora como columnista en diferentes medios de comunicación del país. @josiasfiesco

Los engañados, esta es la hora

Los engañados, esta es la hora

No más politiquería, mermelada, el año que viene será el año del criterio en las urnas, el año del cambio de rumbo de Colombia
Conocí al héroe

Conocí al héroe

La maravillosa historia de un superhéroe que lo superó todo y se dedicó, con pasión, a ayudar a los demás. Jeison Aristizábal, la discapacidad solo existe en el corazón
Turbulencia con altura

Turbulencia con altura

Avianca ha manejado de la mejor manera el conflicto en lo que atañe a los usuarios, el servicio al cliente ha sido impecable
Si nos capan de nuevo…

Si nos capan de nuevo…

Estas son las elecciones más importantes de la historia nacional contemporánea. Un punto de quiebre. Tenemos suficientes elementos de juicio para barajar las cartas. ¡A cambiar de rumbo!
Los indiferentes tienen un ego superior

Los indiferentes tienen un ego superior

Eso de la democracia lo miran de reojo, con desprecio y desinterés, son rebeldes de tiempo completo, “no le siguen el juego a los políticos”, los dejan jugar
Otra misa…

Otra misa…

La vida es sagrada. Pero no, en las calles de Bogotá sigue valiendo un celular
Nadie pidió en Barcelona una curul

Nadie pidió en Barcelona una curul

El odio está incrustado en el corazón de la globalización, y en medio del tsumani apocalíptico los organismos internacionales se convierten en eunucos burocráticos incapaces de hacer algo por detenerlo
Un baño de rosas donde huele a podrido

Un baño de rosas donde huele a podrido

Lo que han llamado posconflicto no puede ser una frivolidad de “aquí no ha pasado nada”. La paz no se logra con un baño de rosas maloliente
Por favor, léelo

Por favor, léelo

“Sálvate, la vida te espera”, uno de los libros más impactantes que he leído últimamente
Siguen más o menos iguales

Siguen más o menos iguales

Por más que hagamos alardes, en cuanto a los derechos de las mujeres seguimos a paso de tortuga, no lo podemos negar