Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

La culpa es de la puta: Así aplaudimos (y nos reímos) de una violación en Colombia

“Pura mierda, Que hace desnuda entonces?” “estoy indignado, esos manes no me invitaron…” se lee en FB sobre lo de los jugadores de Santa Fe. “La culpa, de ella”

Por: Juan José Jaramillo
Julio 16, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La culpa es de la puta: Así aplaudimos (y nos reímos) de una violación en Colombia

Me escribió por Facebook un profesor de Inglaterra: “Me tengo que acordar de nunca, NUNCA, leer los comentarios de las noticias en Facebook. Pierde uno la fe en la humanidad.” Me lo escribió ayer en la tarde hablando de la denuncia de una prostituta contra los jugadores de Santa Fe. En el trabajo estábamos volando con lo de Uribe y Daniel Samper, con lo de Santrich y un video de Tumaco, pero paré a ver qué era lo que decía. Me metí a las noticas en Facebook de todos los medios, y me puse a leer los comentarios. No me pude volver a concentrar.

Bajar por los comentarios de lectores fue degradante. Nunca lo hago, porque siempre el tono está subidito, pero nunca pensé que en este caso puntual pudiera haber mucho debate. Esta es una galería, de la vergüenza, de lo que uno se encuentra.

Acá la cuestión no es si el evento sucedió o no. Así salga mañana y diga que se inventó todo, o salga la Fiscalía diciendo que no hubo violación, para mí el tema en este momento es otro.  Estos prohombres del comentario en Facebook están asumiendo que sí pasó, que sí hubo un abuso, y sus reflexiones son sobre ello. Por lo general lo que descalifican es que sea una prostituta y se queje de violación. Dios mío. Pasé por todas las etapas de la indignación. Iba a escribir esto en caliente, lleno de insultos. Hice después la ponderación de que eran casi la mitad mujeres las que culpaban a la prostituta por ser violada, y caí en una semidepresión. Pensé “gracias a Dios no quiero hijos” y de ahí a recordar el argumento de una ex: “Parce, es que ser mujer en esta sociedad es mucho más difícil que ser pobre”.

Con esa expareja tuve suficiente del feminismo. Me dejó mamado, me regañaba por llevar comida para que compartiéramos en su casa, “es que es mi casa y yo te puedo dar”, pero cada una de las motivaciones de su convicción son verdaderas. Estos son los casos que lo demuestran. Somos una sociedad que abusa (no solo de manera sexual sino de todas las maneras posibles) de la mujer. No creo que solo de ella sacamos provecho, pero sí son un blanco constante. Por eso me siento tan orgulloso que en mi círculo laboral y familiar mandan, indiscutidamente, señoras. Pero no es suficiente. Cada una de esas personas en los comentarios, que son tal vez miles, siente eso, serán cuando menos permisivos contra el abuso, cuando más…

El nivel de odio que destilamos como país no tiene límites. No creo que sea algo exclusivo de Colombia, pero sí creo que estamos en otro nivel. Incluso, en un tema que da para desahogarse de todo tipo de abusos del deporte, la fama, etc., hubo gente que volvía y metía a las FARC en este escándalo.

El problema es que termina uno pensando en esto, y se vuelve un reaccionario (el problema es de la redes, del Internet, bla bla bla) o termina haciendo un análisis académico, pero no soy capaz todavía de entender qué hay que hacer para que dejemos de echarle leña al fuego. En Tinta Indeleble, la biografía de Guillermo Cano, él cuenta que una de sus obsesiones era no hacer periodismo que incitara al odio. No la tenía fácil, le tocó capotear la Violencia, luego el inicio de las guerrillas y al final la fractura de la sociedad con el auge del narcotráfico.

¿Cómo hacer hoy para no incitar al odio desde el periodismo? ¿No mencionar los nombres que sabemos generar esos sentimientos, convertirlos en innombrables? No, por ahí no puede ser. Hacer pedagogía… Eso no es periodismo. Escribir con responsabilidad, sin adjetivos y solo con hechos, pues eso es lo que intento hacer y no sirve mucho para que dejemos de odiar en este país.

La verdad quedé pasmado, sin saber cómo guiarme por ese mantra de Cano. Cualquier cosa que se publique, los comentarios en las redes son abrumadores, pero en este caso, que de ser cierto sería una violación, un 30 o 40 por ciento de la gente le cayó encima a la mujer y la dejaron como ropa de trabajo. Siento que se sale de las manos de los que contamos historias, uno se compromete hasta el punto que puede, cuando el pan sale del horno, pero como se lo coman ya es cuestión de cada quien. Y hoy en redes, pues se sale de las manos los memes que hagan con ese pan.

@jjjaramillo2

PD: Un poco más del muro de la vergüenza.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
Queremos seguir siendo independientes, pero no podemos solos. ¡Apóyenos! Con la tecnología de TPaga
$20.000 $50.000 $ 100.000 $300.000
Donaciones en pesos colombianos ($COP) a la Fundación Las Dos Orillas. NIT 900.615.503 para la operación de Las2orillas.co
0
32531

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¿A dónde vamos a parar con tanto falso Feminismo?

¿A dónde vamos a parar con tanto falso Feminismo?

'Necesitamos una equidad de género, no una sociedad enfermiza que piense que las mujeres son las únicas que tienen derechos'